RevistaArcadia.com

¿Por qué?

Alberto de Brigard reseña "Claraboya" de José Saramago. Editorial Alfaguara.

2012/04/18

Por Alberto de Brigard

Considerando las consecuencias finales, propongo que los admiradores de Saramago elevemos un pensamiento de gratitud al editor que en 1953 engavetó el manuscrito de un joven escritor portugués. El resultado, según Pilar del Río, esposa de Saramago y responsable de la aparición de esta novela, fueron dos décadas difíciles, llenas de inseguridades, hasta que Saramago se decidió a volver a publicar, primero volúmenes de poesía y crónica, para reincidir en la novela en 1977 con Manual de pintura y caligrafía, que abre la magnífica serie de obras que lo llevaron a Estocolmo en 1998.

Claraboya cuenta la vida de varias familias que conviven en un edificio en un barrio de clase media de Lisboa. Asistimos a episodios de lucha contra las dificultades cotidianas de matrimonios bien y mal avenidos, al arribismo y la hipocresía de personas que defienden su respetabilidad en un entorno de pobreza y estancamiento, a los intentos de algunos jóvenes por encontrar salidas a través del idealismo o de la aniquilación de escrúpulos. Es posible que sus tímidas audacias al mencionar temas de política y de sexo la hubieran podido llevar a conflictos con la mezquina censura que regía toda la península ibérica en su momento; hoy esos atrevimientos solo recuerdan su fecha de vencimiento.

Desde la cómoda perspectiva del futuro leemos esta novela a través de lentes de respeto y afecto por su autor, o de interés histórico, pero es difícil encontrar en ella las semillas de lo que admiramos en obras posteriores. En su trama realista no hay nada que anticipe las poderosas premisas fantásticas de las obras de la madurez, y los diálogos ni siquiera sugieren la gran habilidad que adquirirá Saramago para convertirlos a la vez en motores y elementos integrales de una narración. Haciendo todas las salvedades relativas a que Claraboya es una novela de principiante, su lectura nos confirma que los años de trabajo anónimo trajeron mucho de bueno al estilo y a las preocupaciones estéticas y filosóficas del escritor portugués. Al terminarla no se lamentan las obras que hubieran podido llenar el lapso entre este libro y las grandes novelas de la década de los ochenta, sino que se hace evidente la maravilla de la consolidación de una voz tan personal, poderosa y digna de permanencia a partir de un descortés, pero quizá justificado, rechazo editorial.

...............................

 Si le interesa comprar este libro haga clic aquí.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.