RevistaArcadia.com

Por tierras baldías

Luz Mary Giraldo reseña "Pasaporte del apátrida" de Juan Manuel Roca. Editorial Pre-textos.

2012/04/18

Por Luz Mary Giraldo.

“Pintar un tren, treparse a uno de sus vagones, partir sin despedirse”, es condición del apátrida, ese individuo desamparado que deambula sin rumbo. Como sigue en el poema que cito, “Lecciones ácratas 2”, el pintor de mundos y de viajes sin tiempo ni lugar desea “Dibujar una estación, bajarse en la marcha / Y borrar uno tras otro los tramos de la carrilera”, lo que significa no dejar huellas para el regreso. Y, finalmente, “Diseñar una casa en mitad de la nada, / Pintar una marina, deslizar su llave bajo la alfombra del mar”, es decir, no querer abrir más la inútil puerta que conduce a ningún sitio. Puede tener pasaporte y ser apátrida o NN; qué más da, si “el pasaporte tiene un matasellos ilegible / Un retrato velado por el vendaje de la niebla” y en algún lugar se enmiendan “al basural de la historia”. Estamos ante ese ser sin patria que es Nadie, a veces hijo pródigo, personaje desterrado o derrotado que transita el laberinto y solo encuentra a su paso hechos amargos, ruinas, dolor, abandono, soledad.

Pasaporte del apátrida refiere con sugestiva ternura y agudo sarcasmo la condición de ese huérfano de lugar que no encuentra refugio sino en la poesía y en los poetas. La redención se percibe en los “pequeños heroísmos” y milagros que se dan a diario: en las puertas que se abren o cierran con todos sus secretos, en los cementerios de autos, en las ruinas del sueño, en ese país secreto o “atlas del olvido” que tiene “la hoja limpia de su cielo”, en la música, en el arte, en el horror y la belleza, en el sugestivo bestiario que acompaña fantasmas o en la geografía de un cuerpo que se busca “en los mapas de la ausencia”. La salvación se encuentra al soslayar la risa que exorciza la tragedia y el dramatismo de la realidad.

Parábolas, minipoemas y casi minificciones, contrastando lo solemne con lo banal, en un oleaje que deja ver cómo pasa la vida con su sombra. Subyacen obras anteriores afirmando la imposibilidad del paraíso y el desarraigo, en esas nuevas formas migratorias que encierran naufragios del tiempo, arqueologías del vacío, “oscuras profecías”, cortejos.

............................................

Si le interesa comprar este libro haga clic aquí.
 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.