La cantaora de flamenco Marina Heredia. Foto: Pako Manzano / MarinaHeredia.com

El blog del festival: El sueño de oriente

El Festival Internacional de Música de Cartagena se inauguró ayer a las siete de la noche en el Teatro Adolfo Mejía, en medio de un clima cálido en plena temporada turística.

2015/01/07

Por Daniel Correa


El teatro Heredia estaba a reventar. La noche empezó con un piano controlado y cascadas de escalas menores y modos evocativos del mediterráneo y oriente. Entre un tono sosegado y una calma misteriosa y juguetona transcurrió la primera parte del concierto con algunos preludios del compositor francés Claude Debussy como Las Montañas de Acapri interpretadas por el pianista ruso Alexander Melnikov. No fue un momento de éxtasis pero tampoco resultó aburrido. Entre los aplausos del público y la belleza del escenario apareció la Orquesta Mahler, dirigida por Teodor Currentzis, inspirado y vestido como un Charly García/Marilyn Manson de pelo negro hasta los hombros, flaco y con pantalones totalmente pegados a sus flacas piernas. El teclear del director la nota de afinación hizo que la expectativa con la que muchos habíamos llegado se hiciera mayor con el sonido de los chelos y contrabajos, los violines y los oboes. De repente la orquesta entera se volcó sobre el escenario manteniendo la distancia y armonía justa para que todo encajara y fluyera como un mar a veces salvaje y otras veces manso en un choque eterno, y así llevarnos a un vaivén que fue como un viaje en el mar, como fue pensado el Concierto Egipcio No. 5 por el francés Camille Saint-Säens.

 

Después de un merecido intermedio la orquesta de cámara Mahler retomó esta vez ya no con el piano como eje principal sino con la voz flamenca de la cantaora Marina Heredia. Ya con el cante jondo la orquesta se deleitaba interpretando cada nota de El Amor Brujo, de Manuel de Falla. Con los asistentes excitados por la voz gitana y pasajes instrumentales de esta magnífica obra del compositor español transcurrió un concierto que hizo que los asistentes se perdieran entre pasajes/paisajes sin mapa con una altísima nota para esa canción andaluza que a muchos les quebró el alma y los dejó en llanto.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación