BUSCAR:

Alex de la Iglesia inauguró el Hay Festival

El director Álex de la Iglesia conversó con Roberto Pombo en el evento de apertura de la octava edición del Hay Festival de Cartagena

Hay Festival 2013

Ante un auditorio lleno, el director habló con el director de El Tiempo, Roberto pombo, en el evento inaugural del Festival.

Por: RevistaArcadia.com

Publicado el: 2013-01-25

En la conferencia inaugural del Hay Festival, Álex de la Iglesia enfrentó a su público con el mismo elemento que utiliza en sus películas para transformar el horror de la realidad: el humor. El guionista y director de cine reaccionó con una carcajada cuando el entrevistador Roberto Pombo incluyó la caracterización de “filósofo” en su presentación. También, manifestó que no era realmente Álex de la Iglesia sino un actor y explicó que su identidad o sentido de pertenencia, bien sea como español o como vasco, se habían formado más que todo cuando se había sentido aludido en los insultos contra estos grupos.

Y fue precisamente el humor lo que el cineasta señaló como el elemento que orienta su proceso creativo. Tal y como de la Iglesia lo entiende, el humor es “violencia civilizada”. Se trata de romper una determinada estructura, bien sea introduciendo algo inapropiado dentro de lo serio y respetable, o lo contrario, introduciendo coherencia en lo transgresor. El humor supone así la posibilidad de enfrentar la violencia y se suma a las dos menos efectivas posibilidades de oponerse o rehuirla.

El cine le ha permitido a de la Iglesia reelaborar la hostilidad del franquismo de su infancia a través del humor como mecanismo para disolver los problemas o sobrellevar el horror. De la Iglesia considera que en el cine no se puede “rodar lo bonito, pues es el horror o la degradación lo que causa interés” y afirma que una buena película es aquella donde el personaje del villano tiene más peso. Sin embargo, encuentra en el humor el medio con el cual enfrentar al dictador, al asesino o al intransigente. Aunque el cineasta no es optimista y considera que son pocos los momentos en los que la realidad no resulte áspera, supo dejar claro en su conferencia que siempre podremos contar al menos con que “la carcajada nos salva la vida”.