BUSCAR:

Segunda jornada del Hay Festival

Herta Müller

Hay Festival 2013

La segunda jornada del Festival contó con dos premios Nobel: Herta Müller y Mario Vargas Llosa. Le presnetamos lo más destacado de la agenda del viernes.

Por: RevistaArcadia.com

Publicado el: 2013-01-26

Uno de los protagonistas del segundo día del Hay Festival fue el español Javier Cercas. En conversación con Juan Gabriel Vásquez, el autor de Los soldados de Salamina y Anatomía de un instante habló sobre el proceso de la escritura. “Las novelas que me interesan tienen en su corazón un punto ciego, una pregunta sin respuesta”, dijo Cercas, quien concibe la escritura como un proceso de averiguación. Fue una charla literaria –algunos extrañaron preguntas más generales– en la que los dos escritores, que también son buenos amigos, terminaron señalando la importancia del pasado en la escritura. “El pasado es una dimensión del presente”, dijo Cercas y criticó el “presentismo” de la sociedad actual. La tradición, continuó el español, es para comérsela con salsa picante. El público del teatro Adolfo Mejía, lleno como de costumbre, se despidió con un gran aplauso. En primera fila, elegantísimo y sonriente, estaba Mario Vargas Llosa a quien durante la charla Cercas hizo varios guiños literarios.

La charla entre la nobel rumana de origen alemán Herta Muller y su traductor al inglés Philip Boehm, el viernes 25, se centró en dos temas: el idioma alemán y las plantas. Dos elecciones en apariencia azarosas que, sin embargo, dieron paso a una interesante explicación de Muller sobre su infancia en el campo y su experiencia con la dictadura de Ceausescu en Rumania. Muller habló de lo difícil que había sido para ella ser parte de una minoría alemana en Rumania, y de la segregación que empezaba desde el idioma. Luego contó que cuando era pequeña debía vigilar a las vacas para que no se comieran el pasto del campo vecino que era propiedad del Estado. La pequeña Herta jugaba con las platas y las comía porque quería ser una de ellas. “Ver las plantas y los animales, ver su existencia independiente de la mía, me hizo comprender por primera vez lo que era la eternidad”, dijo Muller. En la mañana del sábado, Muller dio una rueda de prensa en la que retomó el tema de los animales, habló de los títulos de sus novelas y de su lectura de Cien años de soledad.