RevistaArcadia.com

Arriba las mujeres II

Arcadia y 'Hay para contar' hicieron las mismas preguntas a dos personas radicalmente distintas, pero que están unidas por una causa común. Lea aquí esta entrevista doble a Laura Bates y Drucilla Cornell, defensoras de los derechos de la mujer.

2015/01/30

Por Marta Orrantia


¿Cómo ha cambiado la lucha feminista en los últimos años?

En este momento estamos viviendo una guerra contra el feminismo. La ultraderecha conservadora ha atacado a las instituciones pro aborto, hay ataques contra las inmigrantes, contra los matrimonios del mismo género, en fin. Y creo que el Tea party, por ejemplo, lo que tiene es nostalgia de aquellas familias perfectas de antes, que ya no lo son más, porque la sociedad ha cambiado, pero eso no es culpa del feminismo.

Por otro lado, el feminismo debe ser también una lucha antirracista, antiimperialista, anticapitalista, y siento que aún no lo es del todo. Tampoco es una lucha global, en la medida en que esa lucha varía dependiendo del lugar.

¿Cómo puede definir usted a una feminista en la actualidad?

El feminismo no es solo la lucha por los derechos de la mujer. Va mucho más allá. El feminismo es la lucha porque a una mujer se le permita vivir de una manera diferente, única.

¿Qué tan importante es para un proceso de paz y de reconciliación el hacer una reflexión sobre las mujeres como víctimas en el conflicto? ¿Cuáles podrían ser las consecuencias de no profundizar sobre este tema para un país que se encuentra en medio de un proceso de paz?

Por supuesto, es vital. Pero hay que hacer una diferencia en este tipo de reflexión. Hay mujeres víctimas de violación dentro del conflicto, y es necesario abordar este asunto con honestidad y abiertamente. Pero por otro lado, están las mujeres que de alguna manera se involucran en el dolor de la lucha armada. Sufren por sus familiares muertos o, como en el caso de Winnie Mandela, que han tenido que esperar durante muchos años a sus maridos ausentes.

Pero, ¿Qué ocurre si no se trata este tema? Sería desastroso. La gente piensa que el feminismo es muchas veces tirar los sentimientos en una caja y olvidarlos. Eso no es así. Empezando porque el amor y la sexualidad se rompen en la lucha armada. En este tipo de conflictos hay quienes se refieren a la ética del sacrificio. Y eso puede ser muy cruel, porque significa que la vida no se valora, que es algo por lo que en teoría se lucha, pero que no es real, porque ya la vida, como concepción individual, perdió sentido.

¿Cuáles han sido las consecuencias positivas de abordar el tema del sexismo que se vive a diario (la discriminación salarial, el acoso sexual en el lugar de trabajo, entre otros)?

Así como es importante hablar de los temas macro, es en lo cotidiano, en los detalles, donde resulta crucial la lucha. En mi país (Estados Unidos) abordamos este tema con frecuencia. Tengo un grupo al que llamamos "Las cornudas", en el que soy la única blanca, y ejercemos acciones cotidianas en pro de la mujer a cada rato. Le pongo un ejemplo. El otro día, un hombre no pagaba la manutención de su hijo, y no queríamos meterlo en la cárcel, porque sabemos que un tercio de los hombres negros están en la cárcel, así que fuimos a su trabajo y explicamos lo que ocurría y las consecuencias que eso tendría. Entonces sus compañeros de trabajo comenzaron a acosarlo. A ponerle en su casillero mensajes y a increparlo por lo que hacía. La consecuencia es que hasta el día de hoy no ha dejado de pagar el cheque mensual por su hijo.

¿Son las mujeres las que en cierta instancia perpetúan el sexismo?

Sí, de alguna forma. Recuerde que en la ultraderecha también hay mujeres.

¿Cree usted que es posible cambiar esta dinámica?

Por supuesto. Pero, aunque respeto las leyes, no soy partidaria necesariamente de recurrir al Estado. Creo que debemos actuar de manera colectiva y hacer acciones creativas, como la de aquel hombre que le contaba. Una mujer que se sienta sola, no actúa.

¿Cree usted que se puede llegar al punto en el se logre que los asuntos relacionados con las mujeres hagan parte de la agenda de las naciones?

Sí y no. Mientras que existan partidos de ultraderecha, hay hombres y mujeres que reaccionarán contra el feminismo.


Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com