'The Everyday Sexism Project'

Arriba las mujeres

Arcadia y 'Hay para contar' hicieron las mismas preguntas a dos personas radicalmente distintas, pero que están unidas por una causa común. Lea aquí esta entrevista doble a Laura Bates y Drucilla Cornell, defensoras de los derechos de la mujer.

2015/01/30

Por Marta Orrantia

Ambas han luchado por la misma causa, no desde la igualdad con el hombre sino desde la individualidad. Bates creó el Everyday Sexism Project, una página web que documenta formas de discriminación sexual en todas partes del mundo (acoso laboral, diferencias salariales, acceso a la educación). Cornell, por su parte, es una filósofa y teórica del feminismo, cuyo trabajo desde la academia –donde es profesora de estudios de género, literatura comparada y ciencia política– ha servido para dar forma al feminismo estadounidense en el ámbito legal, ético y filosófico.

Las dos mujeres relataron sus puntos de vista sobre el feminismo, las mujeres, los procesos de paz y las víctimas de la violencia.

Laura Bates

¿Cómo ha cambiado la lucha feminista en los últimos años?

La lucha feminista, de muchas maneras, continúa siendo muy similar a la que se dio en décadas anteriores: todavía peleamos por equidad en los salarios, batallamos contra de la violencia sexual y doméstica, y protestamos en contra de la diaria y normalizada desigualdad de géneros que tiene un gran impacto en las mujeres alrededor del mundo. Pero tenemos mucha suerte de habernos beneficiado de algunas de las victorias de las mujeres que empezaron antes que nosotras. Ahora bien, nosotras también estamos lidiando con nuevos retos y problemas: desde el impacto del porno en internet hasta las violaciones y amenazas de muerte que envían a las activistas de los derechos de la mujer a través de las redes sociales.

¿Cómo puede definir usted a una feminista en la actualidad?

Para mi una feminista es cualquiera que cree que cualquier persona tiene que ser tratada de la misma manera sin importar su sexo.

¿Qué tan importante es para un proceso de paz y de reconciliación el hacer una reflexión sobre las mujeres como víctimas en el conflicto? ¿Cuáles podrían ser las consecuencias de no profundizar sobre este tema para un país que se encuentra en medio de un proceso de paz?

Pienso que es de vital importancia que las experiencias y las voces de las mujeres estén en el centro de cualquier proceso de reconciliación exitoso. Durante un largo periodo el impacto de los conflictos en las mujeres (particularmente las violaciones y violencia sexual), ha sido considerado como algo inevitable, o como un tema al margen de los asuntos principales. Pero en realidad las violaciones son un arma de guerra calculada y deliberada y por lo mismo tienen que ser vistas como tal. Para que la reconciliación se lleve a cabo de manera exitosa, dichas experiencias tienen que ser reconocidas como crímenes en contra de la humanidad, tal como lo son, y las mujeres tienen que estar en la mesa cuando se llevan a cabo las negociaciones de paz. Al mismo tiempo, tienen que hacer parte del proceso de reconstrucción desde el comienzo, y no como una idea tardía.

¿Cuáles han sido las consecuencias positivas de abordar el tema del sexismo que se vive a diario (la discriminación salarial, el acoso sexual en el lugar de trabajo, entre otros) a través de Everyday sexism Project? ¿Se está llevando a cabo una mayor reflexión sobre el tema en nuestra sociedad?

Hemos tenido un éxito enorme como resultado de que hemos abordado esos temas a través de nuestro proyecto. En primer lugar, hemos abierto un espacio para crear conciencia sobre un problema que en el pasado era frecuentemente “invisible”. Hemos logrado un cubrimiento amplio sobre de la desigualdad de género a través de la prensa internacional, del The New York Times al Times of India, con millones de visitantes a la página web del proyecto, 200 mil seguidores en las redes sociales y nuevas sucursales en 18 países alrededor del mundo. Segundo, hemos oído de un número incontable de mujeres que han informado de asaltos a la policía, o también sobre la discriminación en los lugares de trabajo a sus empleadores, como resultado directo de que el proyecto las hace sentir apoyadas y capaces de hablar. Hemos oído también de hombres que han cambiado su comportamiento y han empezado a abordar a otros hombres.

Tercero, hemos trabajado con la Policía de Transporte británica para hacer que el proyecto entre directamente a abordar las ofensas sexuales en el sistema de transporte publico de Londres. Esto ha llevado a que se aumenten en un 40 por ciento los reportes y las detenciones de los ofensores. Hemos usado las entradas del proyecto para hablar directamente con los políticos acerca de lo que las mujeres están experimentando, ayudándolos a tomar decisiones que deberán tener un impacto positivo y ayudarán a reducir el sexismo. Y también hemos usado el proyecto para trabajar en colegios y universidades, educando a jóvenes acerca de asuntos como la importancia de tener relaciones sanas y sobre conocimiento sexual. Finalmente, el proyecto ha sido usado en trabajos en el Consejo Europeo, e incluso se dio una sesión sobre sexismo diario en las Naciones Unidas.

¿Son las mujeres las que en cierta instancia perpetúan el sexismo?

Sí. El sexismo está arraigado estructuralmente en toda nuestra sociedad. Esto no solo se da en actos individuales sino también en nuestras políticas, nuestra economía, nuestra cultura y nuestros medios. No es acerca de hombres en contra de mujeres; los hombres pueden ser afectados negativamente por la desigualdad de género y la mujer puede perpetuarlo, algo que sorprende cuando uno se da cuenta qué tan arraigado se encuentra el sexismo a nuestro alrededor. Es entendible que para algunas mujeres esto termine por ser internalizado. No se trata de decir que todos los hombres son sexistas, o que todas las mujeres son víctimas, es acerca de gente que se levanta unida en contra de los prejuicios.

¿Cree usted que es posible cambiar esta dinámica?

Necesitamos un cambio social que normalice las actitudes e ideas acerca de la mujer. Esto, en parte, se puede alcanzar a través de la aprobación de una nueva legislación, por ejemplo, en torno a la violencia en contra de la mujer y la remuneración equitativa. Y por otra parte, a través de apuntar a instituciones individuales como los medios o empresas para que mejoren su trato a las mujeres. Pero también necesitamos un cambio cultural, en los niveles básicos, en el que la gente proteste en contra de cosas que han terminado por aceptarse y ser normales, como por ejemplo hacer chistes sexistas en los lugares de trabajo o gritarle a las mujeres en la calle.

¿Cree usted que se puede llegar al punto en el se logre que los asuntos relacionados con las mujeres hagan parte de la agenda de las naciones?

Yo lo espero. Ciertamente estamos siendo testigos de un enorme cubrimiento internacional sobre esos asuntos, y tener una sesión acerca del Sexismo Diario en las Naciones Unidas me hace sentir esperanzada de que finalmente estamos empezando a tomar estos asuntos de manera seria. Pero todavía tenemos un largo camino por delante.

Lea aquí la segunda parte de la entrevista, con Drucilla Cornell en el Hay Festival Cartagena.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación