Benjamin Black

La rubia de ojos negros

Benjamin Black / Alfaguara

2014/12/12

Por Revista Arcadia

 

 

Al hablar de novela negra es imposible no mencionar a Raymond Chandler, quien tomó ese género literario, lo pulió y, con su personaje Philip Marlowe, le dio al mundo el prototipo clásico del detective. Ese sujeto pensativo, cínico, pesimista e irónico, que siempre habla sumergido en sus pensamientos mientras describe cada detalle de su entorno. En La rubia de ojos negros, Benjamin Black no solo rescata a Marlowe de las garras del matrimonio y una vida monótona donde quedó atrapado al final de la novela Playback, sino que también resucita el estilo característico de Chandler. En esta oportunidad, Marlowe se encuentra aburrido y con pocos casos policiacos hasta que Clare Cavendish entra en su despacho para pedirle que busque a Nico Peterson, su amante desaparecido hace meses. El insigne detective se sumerge en una complicada y peligrosa aventura llena de misterios, mafiosos, tráfico de droga y, por supuesto, un enamoramiento imposible.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com