Quido Tamayo.

El inquilino

Guido Tamayo / Mondadori

2011/12/19

Por Consuelo Gaitán.

La concisión de esta pequeña y hermosa novela es el gran acierto de su autor, quien exitosamente logra en pocas páginas que el lector se sienta asombrosamente cómodo, pues de inmediato se adentra en un relato vívido, contundente, ubicado en Barcelona y que se ocupa de la agonía de un melancólico y errático personaje. Aquí es tan importante o más lo que no se dice que lo que se dice. La elección de este tono elusivo, no exento de humor, parece ser la única posible para ocuparse del acontecimiento más universal y democrático de todos, la muerte, pero que se corresponde perfectamente con el carácter de su protagonista: un hombre prescindible, silencioso, sin nexos, un ser anodino para su país y para su familia y casi para sí mismo. Sin embargo, la historia y el personaje logran interesarnos rápidamente gracias a una prosa sólida, que inspira credibilidad, gracias a su tono y matices que le hicieron merecedor del I Premio Nacional de Novela Breve.

Si le interesa comprar este libro haga clic aquí

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.