Bernlef.

Entre brumas

Bernlef / Plataforma

2011/12/19

Por David Roa.

Entre brumas es un ejemplo de virtuosismo literario. En un largo monólogo, Marteen, un hombre ya viejo que pierde progresivamente la memoria, entreteje sus reflexiones sobre la vida con el propio asombro al comprender que se adentra en un laberinto que confunde los tiempos y los espacios. Marteen se está quedando vacío y lo sabe. Va olvidando a los que ama y finalmente se olvida de sí mismo. En su papel de testigo impotente, el lector casi quiere intervenir para recordarle a esa voz confundida con la que ya ha establecido un pacto de afecto. No es gratuito que Bernlef —seudónimo del escritor y poeta holandés Hendrik Jan Marsman— sea también poeta. El discreto lirismo que caracteriza su prosa es un auténtico placer. Y su asombrosa sensibilidad para capturar los detalles cotidianos, las sutilezas, el suave declive de la vida de Marteen, remueve al lector profundamente. No en vano el Nobel Harold Pinter llamó a Entre Brumas un relato “tremendamente doloroso y muy audaz”. Muchas grandes novelas han girado alrededor del tema de la enfermedad como metáfora de la pregunta por la vida. Por su compasión, su humanidad, su honestidad y su elegancia narrativa, esta es una de ellas.

Si le interesa comprar este libro haga clic aquí.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.