Liudmila Petrushevskaia.

Érase una vez una mujer que quería matar al bebé de su vecina

Liudmila Petrushévskaia / Atalanta

2011/12/20

Por Lina Vargas.

En los cuentos de la escritora rusa Liudmila Petrushévskaia reunidos en Érase una vez una mujer que quería matar al bebé de su vecina, se encuentran de la manera más afortunada lo cotidiano y lo fantástico. Una mezcla entre Poe y Chejov, sugiere la editorial Atalanta. El lector queda perturbado y, en no pocas ocasiones, aterrorizado. Tal vez por eso se ha dicho que los relatos de Petrushévskaia tienen mucho de literatura infantil. Es cierto. Nada más parecido a la sensación que produce en un niño la aparición de una casa embrujada en Hansel y Gretel que la aterradora certeza de que algo muy grave va a ocurrir en estas historias. Y, sin embargo, su autora no descuida la rigurosidad del realismo. Nada está de más. Todo encaja. Higiene, uno de sus mejores cuentos, empieza así: “Una vez, en casa de los R. llamaron a la puerta y una niña pequeña fue a abrir”. Nunca se desvía, usa frases cortas y pocos adjetivos. La tensión se mantiene intacta y el miedo es constante. Es una suerte que su obra, que tuvo que sortear la censura del régimen soviético, esté siendo traducida al español.

Si le interesa comprar este libro haga clic aquí.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.