Devastación del patrimonio cultural en Nepal

La devastación del milenario patrimonio cultural en Nepal

El terremoto de 7,9 grados que el sábado sacudió Nepal ha cobrado la vida de más de 4.000 personas. Al lado de la desgarradora escala humana de la tragedia hay un elemento cultural por la destrucción del patrimonio histórico reconocido por la UNESCO en el Valle de Katmandú.

2015/04/28

Por Marco Bonilla

Nepal es un país que en el imaginario de occidente se relaciona con aventura y misticismo. Junto a sus colosales montañas (el país alberga 8 de las 14 montañas por encima de los 8.000 metros de altura que existen en el mundo), Nepal tiene siete lugares dentro de la lista de patrimonio reconocidos por UNESCO “por su especial significado material y cultural”. La mezcla sincrética entre el hinduismo y el budismo tibetano ha dejado en el país una cornucopia de monumentos que atraen cientos de miles de visitantes al año.

La mayor parte de estos lugares se encuentran en el valle de Katmandú, una región entre las selvas del Terai y los altos himalayas. Esta zona que se vio más afectada por el sismo del sábado. Las imágenes de los edificios históricos reducidos a escombros han circulado ampliamente por las redes sociales: lugares como el centro histórico de Katmandú, las estupas budistas alrededor de la capital y los templos y plazas de Patan y Bhaktapur con sus edificios y estatuaria erigidos entre los siglos XII y XVIII.

En la histórica plaza Durbar de Katmandú, edificios de cientos de años de antigüedad, como el templo Trailokya Mohan, dedicado al dios hindú Vishnu y construido en 1680, han quedado reducidos al polvo. La plaza Durbar es considerada el centro urbano, social, religioso y político de la nación. Y también donde el arte newari -el grupo humano más numeroso de la multiplicidad de etnias que pueblan el país- ha dejado su huella más visible.

Bajo la influencia del poderoso sismo, la histórica torre Dharhara, también conocida como Bhismen se derrumbó. La torre fue levantada en 1832 inicialmente con un propósito militar. De los nueve pisos de la torre blanca -con una escalera de caracol de 200 peldaños y rematado con un minarete de bronce que databa del siglo XIX-, sólo quedan ruinas. La torre cayó al suelo con unas cien personas dentro.

A pocos kilómetros de Katmandú, en la plaza de Bhaktapur, más de la mitad de los templos y palacios han colapsado, al igual que en la plaza de la localidad aledaña de Patan. En  Bhaktapur, las construcciones ya habían sido seriamente afectadas por el terremoto de 1934, que cobró 16.000 vidas. La plaza de Patan, también contenía templos hindúes y budistas y más de 1.200 monumentos. En estas localidades han vivido las familias reales del país en distintos periodos históricos, hasta la abolición de la monarquía en 2007. Estas plazas eran los centros urbanos de las tres ciudades con sus palacios, templos y espacios públicos.

En el valle de Katmandú se encuentran dos de los lugares más sagrados del budismo tibetano, ambos dentro de la lista de patrimonio de Unesco: las estupas de Boudanath y Swayambunath. La primera no ha sufrido daños de consideración salvo agrietamientos, mientras la segunda ha visto el colapso de las edificaciones adyacentes.

Desde la Unesco consideran que todavía es pronto para saber si el patrimonio destruido se va a poder recuperar. La directora de la institución, la búlgara Irina Bokova expresó su “profunda simpatía al gobierno y al pueblo de Nepal” por la pérdida de vidas y la destrucción de los monumentos históricos del valle de Katmandú. El representante de la entidad en Nepal, Christian Manhart, manifestó su confianza en la reconstrucción de los sitios históricos que quedaron destrozados tras el devastador terremoto del sábado. “Tenemos relativa confianza en que muchos lugares puedan reconstruirse”, declaró.  “Es necesario preparar un plan preciso para cada templo”, afirmó el funcionario. “Muchos tendrán que ser reconstruidos por completo”. La Unesco también estudia si la ciudad de Lumbini, donde se considera que nació Buda hace más de 2.600 años también se vio afectada. Lumbini se encuentra a unos 280 kilómetros de Katmandú.

La reconstrucción del patrimonio de Nepal tardará décadas y una inversión de cientos de millones de dólares. Un reto descomunal si se tiene en cuenta que el terremoto ha afectado sensiblemente el crucial sector del turismo en el país. Los lugares considerados patrimonio eran un importante destino para el turismo en Nepal. Este país atrae cerca de un millón de extranjeros cada año quienes acuden por las actividades de aventura y para visitar los templos y plazas del valle de Katmandú. Nepal, es uno de los países más pobres del mundo y depende del turismo para obtener divisas. Más de 8 por ciento del producto interno bruto nepalés proviene de esta industria.

Los lugares más afectados:

 

Templo de Pashupatinath


Foto por: Marco Bonilla

En la ribera del río Bhagmati es el lugar más sagrado del hinduismo en el Valle de Katmandú. Construido en honor al Dios Shiva, ha visto el derrumbe de los edificios adyacentes. En el lugar se encuentra un leprosario, una multitud de plataformas crematorias y las residencias de decenas de Sadhus, místicos hindúes que meditan y practican yoga. 

Swayambhunath

Situada en una colina al occidente del centro de Katmandú, esta es la segunda estupa budista de mayor importancia en el valle. El lugar es famoso porque en sus flancos viven centenares de monos que salen al paso de quienes se animan a ascender su enorme escalinata. La estupa sufrió agrietamientos y la destrucción de las construcciones que rodeaban la estructura principal.

Boudhanath

Situado en las afueras de Katmandú, este complejo de gompas (monasterios) budistas, cafés y tiendas de souvenirs se encuentra alrededor de una estupa, la mayor del mundo. Los refugiados tibetanos llegan a este lugar por miles para circunvalar la estructura principal y poner a girar los rodillos de oración. 

Plaza Durbar

Es el centro religioso y administrativo de Katmandú, Patan y Bhaktapur, las principales ciudades del valle. Se trata de complejos de templos de madera y estatuaria en honor a las deidades del hinduismo y el budismo vajrayana. Las tres plazas fueron declaradas como patrimonio por la Unesco en 1979.

Kasthamandap

Ubicada en el centro de Katmandú. Este templo es uno de los sesenta que se encuentran en la plaza Durbar, de estilo medieval y rodeado de mercados de vegetales, pescado ahumado y abarrotes. Katmandú debe su nombre a esta antigua construcción de madera construida en el siglo XII, a partir de un solo árbol. En las esquinas del templo hay cuatro imágenes del dios hindú Ganesha.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com