El arquitecto portugués Eduardo Souto de Moura, ganador del Premio Pritzker.

Arquitecto portugués Eduardo Souto de Moura gana Premio Pritzker

El arquitecto portugués Eduardo Souto de Moura ganó hoy el Premio Pritzker -considerado el Nobel de la Arquitectura- con su vocación por diseñar edificios que estén integrados en el entorno.

2011/03/28

Trabajó para Alvaro Siza, el primer portugués en conseguir este galardón (en 1992), unos cinco años, hasta que en 1980 abrió su propio estudio en su ciudad natal y donde vive, Oporto.

Ahora el Premio Pritzker le da voz propia y le emancipa definivamente de Siza, si es que había alguna duda de la calidad teórica de Souto de Moura, que el próximo 25 de julio cumplirá 59 años.

Sus edificios demuestran un interés por el minimalismo y por querer facilitar la vida de las personas que los habitan.

De ahí que su concepción de las viviendas unifamiliares de una planta o dos, que siempre es diáfana, sea ya su seña de identidad, así como el cuidado que pone en adaptar la construcción al lugar en el que se halla.

En el pensamiento de Souto de Moura (Oporto, 1952), construcción y entorno son dos constantes que ahora reciben el Premio Pritzer, que reconoce la labor de un arquitecto vivo con "talento, visión y compromiso" y que contribuya al desarrollo de la humanidad con su obra arquitectónica, según el jurado.

Souto de Moura cree que lo que cambian son los materiales, los medios y los sistemas de construcción, pero que la idea de una casa es un concepto universal que no ha evolucionado mucho a lo largo de la historia.

De ahí que las claves para leer sus diseños sean desde percibir cómo ha integrado la estructura en el lugar, ya sea urbano o rural, y cómo integra los muros o paredes, hasta su afán por crear edificios de una o dos plantas diáfanas.

En las viviendas unifamiliares, el arquitecto porteño ha sido uno de los rescatadores, al igual que Mies van der Rohe, de los patios interiores.

Su relación con el minimalismo viene de lejos. Cuando estudiaba escultura en la Escuela de Bellas Artes de Oporto tuvo un encuentro en Zurich con Donald Judd, uno de los artistas estadounidenses minimalistas más importantes por obra e influencia en arquitectos y artistas de la segunda mitad del siglo XX.

Tras esa conversación, Eduardo Elisio Machado Souto de Moura -nombre de pila del arquitecto- se graduó en arquitectura.

No se sabe si el arte perdió en ese momento a un artista, pero la arquitectura ha ganado a un nuevo Pritzker y a un maestro que deja escuela.

Souto de Mora ha sido profesor en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Oporto y en las escuelas de arquitectura de Ginebra, Paris-Belleville, Harvard, Dublin, Zurich y Lausanne. EFE

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.