RevistaArcadia.com

La revolución de Bogotá

Desde hace quince años Bogotá ha vivido una transformación urbana que hoy ofrece sus frutos. La ciudad ha sido elegida como orgullo de la arquitectura contemporánea junto a grandes ciudades como Nueva York o Tokio.

2010/02/09

Por Oswaldo Malo

Desde 1980 se realiza en Venecia la Exhibición Internacional de Arquitectura. Este año, en su décima versión, el evento reúne, desde el pasado 10 de septiembre y hasta el 19 de noviembre, la experiencia urbana de dieciséis ciudades ubicadas en cuatro continentes diferentes: Shangai, Tokio, Caracas, México, Bogotá, Sao Paulo, Nueva York, Los Ángeles, Londres, Barcelona, Berlín, Milán-Turín, El Cairo, Estambul, Johannesburgo y Bombay.

La complejidad de la visión urbana será analizada bajo los proyectos de trece institutos internacionales de investigación; entre ellos, MIT, el MoMA y el Royal College of Art de Londres. Se realizarán dos talleres, once eventos colaterales y exhibiciones de cincuenta países; el evento finalizará con la propuesta de un “Manifiesto para la Ciudad del Siglo XXI”, como ha sido llamado por el curador del evento, el arquitecto londinense Richard Burdett, fundador y director de un programa de investigación y docencia en el London School of Economics y asesor de arquitectura de la ciudad de Londres. Según él. “El ánimo de la exhibición es propiciar un debate sobre la forma en la que planificamos el futuro de la sociedad urbana; una forma de mezclar la estructura física de las ciudades con la dimensión cultural, social y económica de la existencia urbana”.

La exhibición se desarrollará a partir de cuatro ejes principales: Ciudad, arquitectura y sociedad; Ciudades de piedra; Ciudad-Puerto, y un conglomerado de participaciones internacionales. También tendrán lugar las conferencias y exposiciones al aire libre en las calles de Venecia.

Bogotá y su orgullo

Aparte de la exhibición general, Bogotá contará con un salón de exposición propio. A la muestra se le ha llamado Revival of a Proud City y ha sido organizada conjuntamente entre la Alcaldía Mayor de Bogotá, el Instituto Distrital de Cultura y Turismo y la Corporación La Candelaria; fue desarrollada en su totalidad en el Museo de Bogotá, en cabeza de Luis Carlos Colón.

Según Juliana Forero, antropóloga y asistente de dirección del Museo de Bogotá: “El montaje consiste en mostrar el desarrollo de Bogotá durante los últimos quince años, teniendo en cuenta tres líneas básicas: cultura ciudadana, políticas de inclusión social y transformaciones físicas. Éstas a su vez se extenderán hacia temas de gobernabilidad, principios de planeación, movilidad urbana, espacio público, medio ambiente, edificios públicos, zona centro y perspectiva histórica de las políticas de planeación. En conclusión, el proceso en el que se encuentra Bogotá, sus antecedentes y sus proyecciones hacia el futuro”.

Se dispondrán cuarenta páneles con fotografías y textos alusivos a dicho desarrollo, diez videos que recrearán las temáticas mencionadas y recursos multimedia e interactivos que les permitirán a los asistentes elegir en cuál de las temáticas quieren profundizar. “Más que pensar en transformaciones físicas puntuales, ha habido transformaciones en términos de identidad. El ciudadano se apropia de su ciudad, la cuida y desarrolla una pertenencia hacia la misma”, dice Forero.

Para el arquitecto Daniel Bermúdez, diseñador de la Biblioteca El Tintal: “La Bogotá de hoy es la conjunción de varios eventos y la continuidad que se les ha dado a las diferentes políticas. En esta edición, la bienal está orientada más hacia el reconocimiento de la ciudad que hacia los edificios. Los últimos forman las ciudades, pero no son las ciudades. La ciudad es también el individuo que la habita y cómo la habita”.

Según Alberto Escovar: “Uno de los aspectos más destacados en el cambio sufrido por Bogotá, en los últimos años, es que las transformaciones no fueron producto de un evento deportivo como las olimpiadas o de un mundial de fútbol, como fue la situación en Barcelona; tampoco de una política nacional, sino de la sumatoria de una serie de buenas administraciones locales que han continuado con los aspectos positivos de la anterior y han modificado aquéllos que consideraban que podrían optimizarse o que se habían dejado de lado”.

La misma opinión comparte el arquitecto español José María Montaner en su artículo “La ciudad reinventada”, publicado en el diario La Vanguardia de Barcelona y añade: “La ciudad de Bogotá es un ejemplo de creatividad”. Si bien es cierto que Bogotá daba miedo hace quince años, el aire que se respira hoy es diferente: lo prueban los nuevos edificios públicos, las grandes bibliotecas, los parques, el Transmilenio, las ciclorrutas, las escuelas nuevas. Lo prueba la gente que diariamente habita esos espacios y se siente dueña de una ciudad que vive una revolución. .

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.