RevistaArcadia.com
  • Hélène Chatelain, en 2014, la actriz del film, La Jetée, de Chris Marker.

Alteridad del tiempo

François Bucher y Lina López presentan una exposición que reúne diferentes piezas de instalación, escultura y fotografía y que continúa con la reflexión en torno a la percepción del tiempo iniciada en varios trabajos anteriores exhibidos en España, Francia y Estados Unidos.

2015/08/21

Por Camila Corredor* Bogotá

La duración del presente es el resultado de una serie de experimentos de materialización en el espacio, y de diferentes exploraciones de la práctica artística. El trabajo se inscribe en una ruta de búsqueda de la percepción del tiempo que establece un diálogo con momentos y geografías aparentemente disímiles. El proyecto presentado en Bogotá reúne una serie de piezas que surgen de la relación con la concepción del tiempo en el espacio cinematográfico de la película La Jetée, de 1962, del director francés Chris Marker, y de la concepción del tiempo chamánico en un mito de la etnia indígena kogui, que habita el norte de la Sierra Nevada de Santa Marta en Colombia.

La Jeteé [El muelle] es una pieza fundamental de la historia cinematográfica. Se trata de un cortometraje de 27 minutos compuesto únicamente por fotogramas fijos, en el que el movimiento parece transcurrir en otra temporalidad. La secuencia narrativa es el resultado del montaje de las fotografías y el sonido. 

Es una historia fragmentada que sucede en un futuro desolado, donde la humanidad parece estar condenada a un presente apocalíptico luego de que se ha consumado la Tercera Guerra Mundial. El protagonista tiene un recuerdo recurrente en el largo muelle de concreto del aeropuerto de Orly, anterior al inicio de la guerra, cuando sus padres lo llevaban a ver los aviones. Al fondo del muelle se ve el rostro de una mujer, segundos antes de saber que verá morir a un hombre. 

Después de la guerra, el único recuerdo que sobrevive en la memoria del protagonista es el rostro de dicha mujer. En la desolación del presente, ese persistente recuerdo –y el difuso misterio de la muerte del hombre en el muelle– parece anunciar la intersección de todos los instantes pasados y por venir. 

Los vencedores de la guerra hacen experimentos con los prisioneros para intentar llegar al pasado y así viajar en el tiempo. En ese sentido, la película de Marker, plantea que la única esperanza para vivir es el tiempo, y no el espacio. 

Durante los instantes inmediatos al inicio del experimento, el hombre, luego de ver diferentes imágenes, reconoce a la mujer en distintos lugares de la ciudad antes de la guerra: la ve nuevamente en el muelle, camina junto a ella en unos jardines. Él ya no es un niño, pero aún no ha iniciado la guerra, el muelle parece ahora un portal para viajar en el tiempo. El control de los experimentos se intensifica, el protagonista despierta en el complejo subterráneo del presente junto a los hombres con extraños aparatos sobre los ojos. Está acostado en una hamaca y una máscara le cubre los párpados. El viajero vuelve a habitar inmediatamente el tiempo pasado junto a la mujer y a experimentar una casi inexplicable historia de amor: juntos recorren un museo de historia natural observando animales sin vida. 

Las imágenes continúan y el espectador se encuentra inmerso en la proyección de los viajes temporales del protagonista. El éxito del viaje en el tiempo hacia el pasado parece hacer inevitable el viaje al futuro. El protagonista viaja a encontrase con la mujer, la ve en el muelle y corre hacia ella. De repente, reconoce a un hombre extraño que lo ha seguido y que lleva el dispositivo en los ojos. El protagonista ha estado en el muelle cuando era niño observando su propia muerte. 

*

La colaboración artística entre François Bucher y Lina López en La duración del presente parece partir de una suerte de percepción de diversas imágenes internas del tiempo, el sentido en un instante de la percepción interdimensional que encuentran en La Jetée. Su práctica abandona la tradición del conocimiento positivista moderno y la moral en uso que la sostiene. Cuestionan la concepción lineal de un tiempo que avanza del pasado hacia el futuro atravesando el presente.


Foto: Gonzalo Angarita 

Las obras que conforman la exposición en el espacio de Flora ars+natura deambulan en el instante presente cinematográfico de La Jeteé, y se reconocen, en cada una de las piezas, vestigios de las imágenes fragmentadas de la película de Marker, como realidades que viajan en el tiempo al instante de La duración del presente.

Al entrar en el espacio encontramos una proyección de video de un corte de un árbol de secoya sobre un cilindro en el suelo, con los anillos que se proyectan desde el centro hacia la periferia. Memoria del tiempo milenario, sobre el que cae una gota casi imperceptible y cuya vibración momentánea recorre la reunión del tiempo en los anillos del árbol. 

En el horizonte se encuentra una suerte de instalación museográfica, con numerosos muebles sobre los que gravitan unos cuerpos materiales que giran a diferentes velocidades: son semillas de diversos lugares que han reunido los artistas, y que bajo la visión del movimiento giratorio crean nuevas imágenes volumétricas de luz, que parecen estar suspendidas en el espacio. La instalación alude a un mito cosmogónico que narran los koguis del árbol del arcoíris, una planta sagrada con hojas violetas que cuando se desprenden por el viento quedan suspendidas antes de tornarse en mariposas. La vibrante imagen es ambigua: en el centro de la instalación, el cuerpo de una semilla giratoria está contenido en un vidrio cilíndrico congelada en el instante del tiempo, recordándonos el museo recorrido en La Jetée y el artificio de disecar animales para conservar su apariencia de entes vivos. 

En la proximidad de una esquina del espacio, sobre las dos paredes se encuentran unas piezas misteriosas; la primera, una escultura compuesta por dos imágenes que mediante el reflejo en un espejo construyen otras dos nuevas imágenes. Es la transfiguración de una fotografía de Hélène Chatelain, la actriz del film de Marker. La escultura registra el movimiento del tiempo. 

La segunda pieza es una imagen compuesta por dos fotografías en las que vemos a Hélène de espaldas, recogiendo su pelo con la mano. Un pequeño gesto se reproduce en las dos imágenes, una suerte de espejo que provoca una leve modulación del tiempo, al conocer que, junto al fotograma extraído del film, está otro fotograma de ella, repitiendo el mismo gesto mientras camina en los jardines que recorrió en La Jeteé, pero sesenta años después, junto a François Bucher y Lina López. La pieza amplifica la convergencia de significado en un tiempo que se queda.


Hélène Chatelain, en 2014, la actriz del film, La Jetée, de Chris Marker.

El trabajo de estos dos artistas parece un proceso de transferencia y movimiento, en el que confluyen lecturas de diversos lugares en el tiempo, vestigios de la noción o vivencias de prácticas en la periferia de la construcción dominante del conocimiento occidental. 

El cuerpo de trabajo iniciado en la exposición La duración del presente (Notas sobre la frecuencia) realizada en la Universidad de Sevilla ha ido configurando diferentes instalaciones en el espacio que parecen provenir de otras instalaciones y, a su vez, gestan nuevos indicios en el espacio presente. Para esta exposición, Bucher y López tomaron prestado el nombre de un experimento realizado por el científico mexicano Jacobo Grinberg-Zylberbaum, quien fundó el Instituto Nacional para el Estudio de la Conciencia en la unam y desapareció misteriosamente en 1994. Grinberg-Zylberbaum tras desarrollar una carrera en la psicología científica ortodoxa, luego de trabajar con la chamán mexicana Pachita, había cambiado radicalmente su perspectiva en torno a la relación entre la mente y la materia.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com