RevistaArcadia.com

Un buen hombre

Juan Carlos González le rinde homenaje a Paul Newman (1925-2008)

2010/06/30

Por Juan Carlos González A.

¿Cómo competir con James Dean y Marlon Brando? ¿Con qué armas enfrentarlos? La respuesta la tuvo Paul Newman, el gran actor que supo mezclar talento, clase y dignidad en proporciones tan justas que lo convirtieron en un estrella necesaria, cercana y libre de mitos y excentricidades. Eso, a su vez, le permitió ser ante todo un buen hombre, un ser humano entregado a las causas solidarias y caritativas.

Dejó huella entonces dentro y fuera de la pantalla. Para recordar su cine basta asomarse a El estigma del arroyo y verlo convertido en Rocky Graziano, o seguirlo en su relación dolorosa en La gata en el tejado caliente, o acompañarlo a caer en sus propias trampas en El audaz (resucitado años después por Scorsese en El color del dinero), o verlo disparar como Butch Cassidy, o presenciar sus timos en El golpe o mirarlo transformado en un abogado con una segunda oportunidad en Será justicia. Para recordar su vida nos queda su familia, su bella esposa, sus obras sociales. No habrá modo de olvidarlo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.