Las siete visiones del amén

Las siete visiones del amén

Inspirada y sustentada en una obra para dos pianos de Olivier Messiaen, las pianistas de BdeB Dúo, el cineasta Carlos Osorio y El Colegio del Cuerpo hicieron una película que une música, danza y cinematografía, y le da una nueva dimensión a la partitura.

2014/02/28

Por Eduardo Arias* Bogotá

Amén. Una voz hebrea que se utiliza al final de una plegaria para expresar el deseo de que se cumpla lo que en ella se pide. “Quiero que suceda”. Pero tiene muchos más significados. Puede ser resignación fatalista: “Que así sea, puesto que así está escrito”. Puede ser también la confirmación de un hecho: “Así es”. Puede ser parte de un conjuro: “Yo te maldigo por tres generaciones. Que así sea”. Esta fue la premisa que llevó al compositor francés Olivier Messiaen a escribir en 1943 su obra para dos pianos Las visiones del amén, dos años después de haber sido liberado de un campo de prisioneros de guerra en Silesia (Alemania, actual Polonia), donde había compuesto su muy famoso Cuarteto para el fin de los tiempos. Las visiones del amén es una obra muy compleja que combina acordes consonantes con disonancias y una estructura rítmica que exige de los intérpretes una concentración muy fuerte. La obra se compone de siete partes. “Amén de la creación”, “Amén de las estrellas y el planeta del anillo”, “Amén de la agonía de Jesús”, “Amén del deseo”, “Amén de los Ángeles, los Santos y del canto de los pájaros”, “Amén del juicio” y “Amén de la consumación”.

Las pianistas María José Barabaian y María José de Bustos, oriundas del país vasco español, e integrantes de BdeB Dúo; el cineasta Carlos Osorio, un fanático de la ópera y de la manera como Franco Zefirelli la ha llevado al cine; y la compañía de danza contemporánea El Colegio del Cuerpo transformaron la obra en la película Las siete visiones del amén, un espectáculo que enriquece el contenido musical, la expresividad del cuerpo, el vestuario, la iluminación y la escenografía.

El proyecto se les ocurrió a las integrantes de BdeB Dúo. Desde el año 2001 Las visiones del amén forma parte de su repertorio y decidieron convertirlas en una pieza de video arte. “Siempre pensamos que la obra de Messiaen necesitaba algo más que los dos pianos”, recuerda María José de Bustos. En un principio pensaron encargarle a siete artistas diferentes cada una de las partes de la obra, y para realizar un DVD contactaron a Carlos Osorio. Él es un cineasta colombiano radicado en Los Ángeles que dirige Solid Brothers, una compañía que produce películas, comerciales y videos musicales.

Uno de los elegidos para participar en el proyecto fue Álvaro Restrepo, codirector de El Colegio del Cuerpo, de Cartagena, cargo que comparte con la coreógrafa francesa Marie France Delieuvin. El Colegio del Cuerpo, que se fundó en 1997, es un espacio donde niños y jóvenes cartageneros y el público en general, pueden familiarizarse con el lenguaje de la danza contemporánea. El Colegio del Cuerpo trabaja con población vulnerable y busca ser un punto de encuentro entre los distintos estamentos sociales de una ciudad como Cartagena, fracturada por el clasismo y el racismo.

“Me entusiasmó tanto la idea que le hice a María José de Bustos la contrapropuesta de que trabajáramos juntos todas las visiones. Para mí representaba un reto fascinante el enfrentarme con otra pieza de Messiaen”, recuerda Restrepo. En efecto, en 2005 Restrepo creó a partir del Cuarteto para el fin de los tiempos una pieza para 16 bailarines que llamó Cuarteto para el fin del cuerpo. “El título me embrujó desde que lo oí. La profunda espiritualidad y densidad de esta música tan compleja me conectaron con el poder del arte para trascender y ponernos en contacto con otras dimensiones de la existencia humana”. Restrepo señala que su encuentro con Carlos Osorio, a quien había conocido siendo un niño, fue extraordinario. “De inmediato nos conectamos y su reinterpretación de mi concepto espacial y escenográfico no solo fue muy acertado sino que lo mejoró y potenció”. En un comienzo pensaron filmar en la Catedral de Sal, pero no fue posible hacerlo allí. Sin embargo, Osorio señala que la visita a la catedral le dio muchas ideas para el diseño de la escenografía y el manejo de las luces.

El video se rodó en la sala estudio del Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo. Cuenta Carlos Osorio que él le había enviado a Álvaro Restrepo una maqueta de su diseño de la escenografía para que trabajaran con muñecos una idea preliminar de la coreografía. Luego, Restrepo y Delieuvin, junto con los siete bailarines, le dieron forma definitiva a la coreografía.

 Osorio capturó con su lente cada una de las partes como piezas individuales, y a cada una de ellas les dio temperaturas, ritmos, ángulos y colores precisos. Las visiones del amén es una de las pocas obras del repertorio de BdeB Dúo que ellas aún no tocan de memoria. Por ese motivo grabaron la música un día antes de que comenzara el rodaje. En la película ellas interpretan sus instrumentos sobre la pista musical que habían grabado, lo que hace que su participación en la película sea una parte más de la coreografía. Osorio destaca el trabajo de los bailarines, quienes mantuvieron la concentración a pesar de que estaban rodeados todo el tiempo de un equipo técnico numeroso. Además, recuerda, se hacían necesarias muchas tomas de cada fragmento para que los movimientos de las cámaras pudieran ofrecer una gran variedad de ángulos y planos de los bailarines y las pianistas. Por esa razón la película ofrece una mirada de las Siete visiones del amén muy diferente a la que obtiene un espectador que ve la obra desde la silla de un teatro.

Cada una de las partes tiene su particularidad. Los bailarines cambian de vestuario y la iluminación es diferente en cada uno de ellos, lo que acentúa aún más la coreografía. Otro de los grandes aciertos de la filmación es la presencia de los dos pianos de cola enfrentados, con las dos María José vestidas de negro. La iluminación hace que ellas y sus instrumentos estén a la vez dentro y fuera de la obra. Y aunque el propio Messiaen manifestó que su música jamás sería bailada, Restrepo considera que “sus textos y las indicaciones de las atmósferas sonoras son muy visuales, muy teatrales, incluso coreográficas”.

Las siete visiones del amén se estrena en el marco de la Bienal de Arte de Cartagena y hará parte de la programación del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias 2014.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com