RevistaArcadia.com

¿Por qué los colombianos sienten tanta fascinación por los verdugos, como indican los ratings de televisión?

José Antonio Garciandía, médico psiquiatra y profesor de la Universidad Javeriana, responde.

2013/04/12

Por José Antonio Garciandía. Médico psiquiatra y profesor de la Universidad Javeriana.

La maldad es parte de la condición humana. Y todos tenemos un hijueputa dentro. Solo hace falta ponerlo en contexto. En Colombia los verdugos siempre han salido indemnes de la justicia. Ya lo decía el pensador francés Alexis de Tocqueville hace más de un siglo, en su fatal pronóstico sobre el futuro de los países latinoamericanos: la desigualdad de los ciudadanos frente a la justicia impedirá a América Latina su desarrollo social. Y lo dijo en un tiempo en que algunos países latinoamericanos eran más desarrollados que los Estados Unidos. Aquí los poderosos están por encima de la justicia. Puede que la gente crea que los paramilitares no pertenecen a las élites, pero quienes les han pagado sí. Por otra parte, la población colombiana ha sido víctima de la violencia en algún momento de su vida y está acostumbrada a guardar muchos resentimientos. Ver esa violencia en la pantalla le permite identificarse con el agresor, lo cual es un mecanismo de defensa.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.