Cenizas para el viento

Cenizas para el viento, Hernando Téllez

2014/01/23

Por Francisco Barrios

El cuento “Espuma y nada más” de Hernando Téllez (1908-1966) hace parte, con justicia, de casi todas las antologías del cuento colombiano. En este, un barbero que es también un revolucionario en la clandestinidad, afeita al verdugo de sus compañeros y se debate entre cumplir con su deber como el mejor del pueblo en su oficio o degollar a su enemigo. El relato hace parte del libro Cenizas para el viento, que recoge en 19 cuentos todas las formas de la violencia en Colombia durante la primera mitad del siglo xx. Téllez fue funcionario público, periodista y lector autodidacta, y si bien sus relatos acusan errores gramaticales y responden siempre a la fórmula de llegar a un final sorpresivo, dan cuenta del período que los historiadores denominan La Violencia. Téllez, en tanto que fue un liberal en la época de la represión conservadora, pensó y escribió sobre el país que padeció. En relatos como “Cenizas para el viento”, “Lección de domingo”, “Sangre en los jazmines” y “Preludio” se narran episodios brutales de la violencia política. En el primero de ellos, que da título al libro, una familia que se niega a abandonar su rancho es incinerada dentro de este. En el segundo –uno de los mejor logrados por el ritmo de sus diálogos– un matón cuida a los niños de la escuela y bromea con ellos mientras sus secuaces violan a la maestra en una habitación contigua al salón de clases. Episodios así se repitieron en la realidad del terror paramilitar de los años noventa. Pero más allá de las escenas explícitas del conflicto armado, hay relatos que muestran la violencia sexual, social e intrafamiliar, esa que nutre a la violencia política. En “Libertad incondicional”, por ejemplo, el narrador habla de “la tradición de golpear a la mujer, inclusive de odiarla aún en el momento de poseerla”. En “Rosario dijo que sí”, la protagonista “era, en cierta manera, implacable. A los 17 años hubiera querido ser ya esposa, madre y probablemente viuda”. En el relato “Un corazón fiel”, la esposa de un escritor famoso termina justificando la infidelidad de su marido como un acto heroico por guardar una convención social. “Victoria al atardecer” narra la vida de un francés exiliado durante la Segunda Guerra Mundial, que se ve obligado a trabajar con un alemán y percibe a Colombia como “territorio ocupado”. Así pues, Cenizas para el viento parece un catálogo de las formas de la violencia, pero lo que lo hace tan significativo es cómo la narrativa de Téllez sugiere que el autor no se propuso escribir un libro así, sino que no pudo evitarlo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.