Estatua del líder cimarrón Benkos Biohó, en San Basilio de Palenque

La ceiba de la memoria, Roberto Burgos Cantor

2014/01/24

Por Francisco Barrios

Las formas de la escritura y la concepción de su oficio son muchas. Hay escritores que son arriesgados en su experimentación con la forma, hay otros que buscan sorprender a los lectores con golpes de efecto, y los hay también que entrelazan historias que hacen parte de un tema que atraviesa toda su obra. Este es el caso de Roberto Burgos Cantor (Cartagena de Indias, 1948). En La ceiba de la memoria, publicada en el 2007 y finalista del Premio Rómulo Gallegos 2010, la esclavitud en la Nueva Granada, el holocausto judío y el conflicto colombiano contemporáneo, convergen en los personajes de Benkos Biohó, un esclavo cimarrón; Analia-Tu-Bari, también esclava; Dominica de Orellana, lectora y esposa de un funcionario colonial; los jesuitas Alonso de Sandoval y Pedro Claver; un narrador que rememora el campo de concentración de Auschwitz, y Thomas Bledsoe, un novelista que interpela a Claver como personaje literario y a través del cual Burgos reflexiona sobre el dolor –el de la Colonia, el de los campos de concentración y el de Colombia– a través de distintas voces. Al hacerlo, se pregunta por la identidad americana, la tradición oral y la escritura, y en ello radica el valor de esta novela. Burgos es un escritor de oficio que en su juventud obtuvo reconocimiento con su primer libro de cuentos Lo amador (1980). Esta distinción temprana, a mi parecer, le dio la tranquilidad para seguir escribiendo sin preocuparse por el impacto comercial de su obra. En ello radica su impecable factura y su moderado reconocimiento.

La obra de Roberto Burgos es extensa y tiene una marca: la pregunta por la identidad americana en tanto producto de la colonización española. Si tuviera que apostarle a una novela de este autor para la posteridad, esta sería La ceiba de la memoria, ya que aborda el colonialismo y el poscolonialismo, y trata de expresar cómo esto nos define y se concreta, por ejemplo, en Cartagena de Indias, su ciudad de origen. Si un lector común o un académico quieren ahondar en el drama de la esclavitud y del mestizaje, encontrará en esta novela tal vez la fuente literaria más rica.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.