Fotograma de la película. Fundación Patrimonio Fílmico colombiano

Pasado el meridiano, José María Arzuaga

2014/01/23

Por Oswaldo Osorio

La Colombia y los colombianos reales se demoraron mucho en llegar al cine nacional. Paradójicamente, fue un español radicado en el país uno de los primeros en asumir este compromiso y lo hizo con sus dos primeros largometrajes: Raíces de piedra (1962) y Pasado el meridiano (1967). Y es que José María Arzuaga era un gran admirador del cine y de los principios del neorrealismo italiano, por eso estos dos filmes son su apuesta por dar cuenta de este país desde el punto de vista de los marginales y hacerlo comprometido con la reflexión y la denuncia de su adversa realidad.

La película cuenta la historia de Augusto, el ascensorista de una agencia de publicidad, quien busca infructuosamente que su jefe le dé una cita en la que le pedirá permiso para ir al funeral de su madre. Ya desde este planteamiento argumental se evidencia el principal interés de Arzuaga, esto es, poner de manifiesto no solo las marcadas diferencias sociales que podía haber en una ciudad como Bogotá, sino también la carga de indolencia y casi humillación contenida en estas diferencias. Augusto es un hombre de un doloroso patetismo, tanto por lo insignificante que es considerada su existencia en aquel lugar de gente adinerada, como por la pusilanimidad de un ser marginal y sin autoestima que habla quedo y siempre con miedo.

Se trata de una cinta con muchas deficiencias en su factura, al parecer consecuencia de su producción también marginal, y con una narrativa que muchos han acusado de imprecisa, pero que se puede valorar mejor si se tiene en cuenta la vocación experimental de su director. Aun así, se trata de uno de los hitos más significativos del cine nacional por la lúcida y emotiva exploración, en clave de denuncia, que hace de la realidad urbana del país, así como por estar sintonizado con ese cine comprometido, social e ideológicamente, que se estaba haciendo en el resto del mundo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.