BUSCAR:

Especial Independientes: los artistas

Cooperartes.

El fenómeno del año

Por: Lina Vargas*

Publicado el: 2012-12-19

Los artistas son los que más han reflexionado sobre su independencia. Juan Peláez, del espacio artístico Miami, lo explica así: hasta hace muy poco el único requisito para ser independiente era moverse por fuera de la institución o del mercado del arte. Hoy no basta con eso, se necesita tener un proyecto riguroso y coherente. Aunque los primeros espacios independientes en Colombia son de los años ochenta, uno de los más visibles, El Bodegón, cerró sus puertas a comienzos de la década pasada. “Era un grupo de quince personas –recuerda Peláez, quien hizo parte del proyecto– que alquilaba una bodega en el centro de Bogotá para hacer exposiciones, conciertos, lanzamientos y fiestas. El lema era arte contemporáneo y vida social porque la idea de una exposición es también reunir a un grupo de gente que tenga un interés común por una obra y esté dispuesta a discutir”.

Luego, recuerda María Paula Sánchez, también de Miami, hubo un vacío. Por un lado estaba el tambaleante distrito –que acababa de perder la galería Santa Fe– y por otro, un circuito comercial dedicado, lógicamente, a vender. Aunque ningún independiente está en contra de la labor de las galerías, sí consideran que otros aspectos como el intercambio de información se pierden cuando se trata solo de ganar dinero.

Por eso, a partir del 2010 los espacios independientes –o gestionados por artistas– empezaron a surgir por todos lados. Un año después, solo en Bogotá había al menos veinte, muchos de los cuales hicieron parte de Circular, una iniciativa colectiva de once talleres, estudios y lugares de exhibición que ha abierto sus puertas al público durante la época de ferias de arte en Bogotá. Este año, Circular repitió con trece espacios, entre otros, Si Nos Pagan Boys, Miami, Polígono, Cooperartes, 4/4, Laagencia y La junta.

Miami está ubicado en una casa antigua del barrio Teusaquillo de Bogotá. Si no hay una exposición montada, el primer piso es un gran espacio blanco ocupado únicamente por una tienda en la que la obra más costosa es de dos millones de pesos. Para sus tres fundadores vender es algo secundario porque, en realidad, la financiación sale de sus propios bolsillos, del arriendo de talleres a artistas y diseñadores y de la venta de cerveza en los eventos. Lo importante, dice Sánchez, es propiciar la conversación en torno al arte contemporáneo. Al principio iban muy pocas personas, pero, como señala Peláez: “A medida que estos espacios empiezan a ser reconocidos y a venir más artistas, los galeristas van a entender la importancia de profesionalizar unas relaciones con los artistas que tienden a ser muy informales”.

Algo que salta a la vista en los espacios artísticos independientes es la diversidad de materiales. Los grandes lienzos y el óleo, pareciera, fueron remplazados por objetos cotidianos. Nicolás Cuestas, socio de Bastardo, explica así su trabajo: “Somos un colectivo que hace proyectos de diseño aplicados a multimedia, impresos y producción de cine y televisión en los que usamos la ropa como plataforma de producción artística”. Como habría de esperarse, los medios digitales son fundamentales para Bastardo: hay una masificación de la pieza de arte y una apropiación de elementos. Por ejemplo, una ilustración hecha por ellos puede ser usada como un cuadro o estampada en una camiseta, una idea que va muy en sintonía con una nueva concepción del artista no como genio creador sino como un ensamblador de diversos materiales y piezas.

La clave de la independencia en el arte está en el trabajo colectivo, la reflexión sobre el quehacer artístico y el flujo de información. Es por eso que espacios como Laagencia y Residencia en la Tierra han optado por abrir residencias para artistas colombianos y extranjeros. Para Laagencia es importante el proceso de creación, que los artistas lleguen con una idea y que esta sea desarrollada, con tiempo, a partir de la discusión.

Daniel Santiago Salguero, artista y fundador de Residencia en la Tierra, ubicado a cuarenta kilómetros de Armenia, recuerda que hace unos años había apenas cinco residencias en Latinoamérica y que hoy hay más de diez solo en Colombia. El propósito de su proyecto es descentralizar el arte. “Espacios como La Usurpadora en Puerto Colombia, Flora en Honda y Más Arte, Más Acción en el Chocó son iniciativas muy valiosas que abren el arte a otro tipo de comunidades en otros contextos”, dice Salguero. 

 

¿Dónde encontrarlos?

» Si Nos Pagan Boys
www.sinospaganboys.tumblr.com

» Cooperartes
www.cooperartes.com.co

» Bastardo
www.imperiobastardo.com

» Miami
www.m-i-a-m-i.com

» Residencia en la Tierra
www.residenciaenlatierra.org

» Carlos Alfonso
www.carlosalfonso.blogspot.com

» Laagencia
www.laagencia.net

» Espacio 101
www.espacio101.blogspot.com

» La Redada
www.laredada.org

» Colectivo Zunga
colectivozunga.blogspot.com

» Colectivo Guácala
www.facebook.com/colectivoguacala