BUSCAR:

¿Por qué lo hizo?

Portadas de Newsweek y The New Yorker.

El apoyo del presidente Obama al matrimonio gay

Sin duda, tras las declaraciones de Obama en apoyo al matrimonio gay, el tema se ha puesto de moda en la agenda mediática mundial. ¿Pero es tan santo como lo pinta la portada de la revista 'Newsweek'? La sorprendente cifra de donantes gay a la campaña de Obama pone en duda la aureola de santidad.

Por: Redacción Arcadia.

Publicado el: 2012-06-28

A mediados de mayo la revista Newsweek coronó a Barack Obama con un halo multicolor cuando el mandatario se declaró a favor del matrimonio gay en los Estados Unidos. La provocadora imagen estaba acompañada de un titular igual de explosivo: “El primer presidente gay”. La polémica, que no es nueva en la potencia norteamericana ni en Colombia, ha desatado una oleada de declaraciones, chistes, manifestaciones en la cultura popular y, sobretodo, suspicacias electorales.

El pronunciamiento de Obama sobre los votos matrimoniales es efectivamente una cuestión de votos. Este año el presidente demócrata se juega la reelección frente al republicano Mitt Romney, y el cambio de posición del presidente frente al matrimonio homosexual—o su “evolución”, como él mismo lo expresó—es una movida política calculada. Andrew Sullivan, autor del artículo tras la controvertida portada de Newsweek, afirma que Wall Street no ha sido tan generoso con Obama como en las elecciones de 2008. Uno de cada seis donantes de peso de la campaña es gay, y Obama necesita su dinero. Además, según afirma Glenn Thrush del portal de análisis Politico, la percepción general es que a Romney le falta fortaleza en sus convicciones y que Obama debe mostrar valentía frente a un tema candente. Es decir, es cosa de machos defender el matrimonio gay.  

Además de hacer un análisis político no muy distinto del que han hecho otros periodistas, Sullivan busca motivos históricos y personales en la decisión del presidente. “Obama tuvo que salir de un clóset un poco diferente”, afirma el periodista en Newsweek, “tuvo que descubrir su identidad negra y luego reconciliar esa identidad con su familia blanca de la misma forma que una persona gay tiene que reconciliar su identidad homosexual con su familia heterosexual”.

El paralelo entre la identidad afroamericana y la identidad gay pone el pronunciamiento de Obama en su verdadera dimensión histórica: así como en los años 50 y 60 el movimiento de derechos civiles logró hacer importantes reformas antidiscriminatorias, transformar la definición legal del matrimonio acabaría con la desigualdad civil de las parejas gay. En pocas palabras, Sullivan expresa con mucha elegancia que un presidente afroamericano que niega el derecho a la igualdad de los homosexuales es un presidente que traiciona su historia, sus valores y su raza. El diario satírico The Onion hace la misma afirmación en un artículo que ridiculiza la “evolución” de Obama: “Sasha, su hija de 10 años, le explicó que el matrimonio gay es un tema poco controvertido para la mayoría de gente joven y que, en 20 años, haberse opuesto a ese tipo de unión será tan inexplicable como haber apoyado la segregación racial”.  

¿Cómo reaccionarán los republicanos? ¿Las declaraciones de Obama buscaban quizás también pintarle al electorado a un Romney reaccionario? Romney rechaza rotundamente, es posible que durante la carrera electoral cambien de opinión. Según Frank Bruni del periódico The New York Times, uno de los donantes republicanos más acaudalados ha puesto su poder de convencimiento detrás de la igualdad de derechos matrimoniales. Su nombre es Paul E. Singer y hasta la fecha ha donado casi diez millones de dólares de su patrimonio para apoyar las campañas de apoyo al matrimonio gay en los estados de Nueva York, New Hampshire y New Jersey.  Según Singer, los republicanos más prominentes sienten que “apoyar la igualdad de derechos matrimoniales podría ampliar la base política del partido y suavizar su imagen”. Al parecer, muchos de los votantes que están en desacuerdo con la gestión económica de Obama sienten que los republicanos son demasiado conservadores con respecto a la inmigración, los derechos reproductivos, el aborto y la homosexualidad. Bruni cita a Ken Melhman, ex director del Comité Nacional Republicano, con relación a este punto en particular: “Un partido político que ignora la demografía y las tendencias culturales más amplias, corre un riesgo muy grande”. Bajo esta perspectiva, es cuestión de supervivencia política, de republicanos pero también de demócratas, defender el matrimonio gay.

Otras consecuencias

Las ondas telúricas de las declaraciones de Obama se han hecho sentir mucho más lejos que en los escritorios de redacción política y en las oficinas de campañas electorales. Linterna Verde, estrella de DC Comics, recién le propuso matrimonio a su compañero Sam, y en la edición del 20 de junio de Astonishing X-Men de Marvel, el mutante Northstar—declarado gay desde 1992—celebrará su boda con Kyle.  Los humoristas norteamericanos, por supuesto, han tenido cuerda para muchos chistes. Dice David Letterman: “Cuando una pareja de hombres gay se casa, ¿quién recibe la despedida de soltero? ¿Quién olvida el aniversario? ¿Quién se niega a detenerse en la carretera para pedir indicaciones? ¿Quién se demora años arreglándose antes de salir? ¿Quién maneja y quién jode?”