Tinta portuguesa

En un proyecto sin precedentes, Portugal consiguió que editoriales colombianas publicaran treinta y dos títulos con lo mejor de su literatura.

2013/04/12

Por Lina Vargas* Bogotá

Quien haya tratado de conseguir en Colombia un libro de Valter Hugo Mãe, Mia Couto, Afonso Cruz o José Luís Peixoto sabe que es una tarea casi imposible. Todos son escritores portugueses –aunque en rigor Couto nació en Mozambique– y todos hacen parte de una literatura que va más allá de Camões, Pessoa y Lobo Antunes. Por eso, una buena noticia para el mundo editorial colombiano, y sobre todo para los lectores, es que por primera vez, en esta versión de la Feria del Libro de Bogotá, se lanzarán alrededor de cuarenta títulos de escritores portugueses. Y mejor aún, las encargadas de publicar los libros son siete editoriales nacionales: Siglo del Hombre, Panamericana, Alfaguara, Planeta, Tragaluz, Taller de Edición Rocca y El Peregrino.

Todo empezó hacia finales del año pasado, cuando el gobierno portugués, a través de la Dirección General del Libro, los Archivos y las Bibliotecas y su programa de apoyo a la traducción y producción de literatura portuguesa en otros países y del Instituto Camões, dio el visto bueno para que el proyecto arrancara. Para entonces algunas editoriales ya habían comenzado el proceso de traducción. No había tiempo que perder. El encargado de que todo saliera bien fue Jerónimo Pizarro, profesor de Literatura de la Universidad de Los Andes y comisario de la visita de Portugal a Colombia. Fue él quien contactó a las editoriales, las tradicionales y las independientes, y les explicó el programa. Les dijo que Portugal cubriría la mitad de los costos de traducción y el 30 por ciento de producción de los libros (se invirtieron cien mil euros) y que traería a los autores publicados y se encargaría de promocionarlos. Acordaron que en promedio imprimirían mil ejemplares de cada título y que diez de ellos irían a bibliotecas portuguesas.

Al principio –recuerda Pizarro– tenían la intención de publicarlo todo. Luego se dieron cuenta de que los libros debían estar listos para la Feria y que una traducción de poesía barroca del siglo XVI, por ejemplo, era una tarea que requería demasiado tiempo. Por eso se concentraron en el siglo XX. El resultado es una colección de treinta y dos títulos inéditos en el mundo hispano que abarca novela, cuento, poesía, crónica, ensayo y literatura infantil y juvenil. Cada editorial escogió los títulos según sus líneas de trabajo. Allí están las tres antologías de poesía de Nuno Júdice, Vasco Graça Moura y Ana Luísa Amaral, en una bellísima edición de Rocca; los cuentos del autor de Mozambique José Eduardo Agualusa, Catálogo de luces, y El banquero anarquista, de Pessoa, en la siempre impecable Tragaluz; las novelas La máquina de hacer españoles, de Valter Hugo Mãe; Jesucristo bebía cerveza, de Afonso Cruz, y Jerusalén, de Mia Couto, todas de Alfaguara; El Peregrino participa con los relatos Historias falsas, de Gonçalo M. Tavares; Siglo del Hombre con Portugal, ensayo contra la autoflagelación, de Boaventura de Sousa Santos ,y Panamericana y Planeta con varios libros para niños que dan cuenta del buen momento que atraviesa la ilustración en Portugal.

A esto se suman dos títulos de la colección Libro al Viento del Instituto Distrital de las Artes que compilan textos sobre el mar; una Historia de la lengua portuguesa, publicada por el Instituto Caro y Cuervo; una antología de autores portugueses contemporáneos e importaciones de Alfaguara (Saramago), Acantilado (Eça de Queiroz) y Mondadori (Lobo Antunes). En total, dice Pizarro, habrá más de cuarenta títulos. Luego añade: “Portugal es un país que se expandió dando la vuelta a África hasta llegar a Japón y que nos hace falta conocer mucho más”. Los estupendos libros que a partir de abril estarán en la Feria y en librerías colombianas son una buena forma para empezar a hacerlo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.