RevistaArcadia.com

El misterio de Lichtenstein

El cable eléctrico, uno de los cuadros del emblemático artista pop Roy Lichtenstein, fue devuelto a su propietaria, Barbara Bertozzi Castelli, viuda del galerista Leo Castelli, luego de estar perdido durante cuarenta años.

2012/10/30


La conexión con Colombia es esta: en 1970, Leo Castelli –entonces considerado el galerista más importante del mundo– lo envió al restaurador colombiano Daniel Goldreyer para que limpiara la pintura, una práctica muy común si se tienen en cuenta los altos costos de la restauración en Estados Unidos. El cuadro desapareció. En el 2009, Goldreyer murió y su viuda, Sally Goldreyer, lo encontró en el taller de restauración y lo vendió a Quinta Galería –la galería bogotana dirigida por Mauricio Quintana que antes de cerrar hace un par de años descrestó con sus exposiciones–. Según la Fiscalía de Nueva York, cuando Sally Goldreyer se enteró de que el cuadro estaba perdido, entregó el dinero de la venta. Finalmente, El cable eléctrico apareció en julio pasado en Nueva York. Hay quienes suponen que Leo Castelli olvidó reclamar la obra que hoy cuesta cuatro millones de dólares. Cuesta creerlo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.