Memorias para leer en esta Feria del Libro de Bogotá

Novedades en la Feria del Libro: Memoria.

2015/04/16

Lengua olvidada

La analfabeta

Agato Kristof, Alpha Decay

Marta Kovacsics *

El libro La Analfabeta de Ágota Kristof no tiene más de treinta páginas, pero son treinta páginas que después de haberlas leídos, irremediablemente lo manda a uno a las escaleras, esas escaleras donde uno se sienta a pensar por un tiempo indefinido sobre lo que acaba de leer. Es la historia de su infancia y juventud y más tarde su huída, a los 21 años de Hungría a Suiza, con una hijita de 4 meses y su marido. Son 11 capítulos muy cortos sobre situaciones, impresiones y vivencias de lo que le sucedió desde su infancia hasta su residencia en la Suiza francófona. Precisamente en la brevedad, en lo áspero reside la belleza de este librito. Por mucho tiempo no la abandona esa sensación de ver el idioma francés como un enemigo, ya que no le permite seguir manteniendo con la intensidad que ella quisiera su propia lengua materna. Llega hasta el punto, que en un momento de recoger a su hija del parvulario, después de su jornada de trabajo en una fábrica de relojes, al hablarle en húngaro siente que ésta no la entiende y que a la vez no es capaz de entenderla a ella, porque le habla en francés. Ella, que creció en un pueblo alejado, donde no había ni luz, ni calefacción y que por el simple hecho de “pasar el tiempo” en el salón, donde su padre era maestro de escuela, se aficionó a los diccionarios y para quien la lectura y la escritura se convirtió en el aire para respirar, se encontró de un momento a otro en un desierto, donde la respiración ya no le alcanzaba. En un desierto, donde no había letras, ni palabras que la satisficieran, así como tampoco al calor de la casa y de su familia, sobre todo de su hermano mayor, con quien se sentía especialmente cercana. Finalmente da el paso que necesita para volver a respirar: aprender el idioma francés, pero de fondo, para luego saber escribir, leer y gozar de la literatura francesa. Pero también para tener la felicidad de usar de nuevo los diccionarios (dice que nunca más los iba a poder dejar de lado) para revisar bien la palabra y tener certezas que tanto necesitaba. Así escribió su primer libro, en francés, que luego fue editado por el afamado editor Gilles Carpentier de la editorial Seuil: El gran cuaderno, que hará parte de la trilogía que en español salió bajo el título Claus y Lucas. El hecho de escribir en francés, el hecho que éste ahora sea su idioma literario, hará alejarla cada vez más de su propia identidad, pero sin darse de pronto cuenta que esa mutilación, ese enajenamiento, la llevarán precisamente a ese otro ser: el ser sensible frente a los cambios que marcan profundamente y ser capaz de hacer surgir de ese dolor una obra maestra.

*Traductora

Alas para el abismo

Como marcas en la brecha

Hernán Darío Correa, El Peregrino Ediciones

Roberto Burgos Cantor*

La ambición de este libro, la tensión de su escritura, incursiona afuera y adentro como la mirada del ave maya allí citada.

Las reiteradas irrupciones del presente acogidas con lealtad y que subrayan su compleja temporalidad, le dan sus características de arriesgado, conmovedor y necesario. El lector tendrá una experiencia incuestionable: se ha vivido. Nada es tan inmóvil, tan perpetuo, tan igual, como el vértigo arremolinado de los hechos lo hace suponer.

Hernán Darío Correa ha logrado un texto no usual en las indagaciones de la época, por lo general ejercicios de expiación, impudicia confesional, estéril testimonio. Quizá el sentido de marcas de su título esté más cerca de su acepción de huellas. Aparece la vivencia desnuda, en ocasiones inocente, y enseguida el esfuerzo por interpretarla sin torcer ni ahogar su presencia. De alguna manera el libro es un tejido de vida en el cual se entrelazan el destino íntimo y el destino político con las felicidades de la acción y la frustración de los resultados.

Un pensador de estos tiempos afirmó que la única vía de acceso al presente es la arqueología. Como si tantos y apresurados entierros confinaran el entendimiento de la historia a una alocada sucesión de urgencias y hubiera que buscar en lo que se creía muerto las palpitaciones que lastran el porvenir.

Así este libro da cuenta de una travesía humana y una peripecia intelectual que lejos de afirmar convicciones y dogmas, acrecienta el espacio de nuevas preguntas. En esta perspectiva puede verse el bello homenaje a los libros que se leyeron y con los cuales se hizo amistad. Diálogos de la razón ilustrada. Y a su lado el arte, no como consuelo, si como un ahondamiento del misterio. Es estremecedor el pasaje cuando el joven Correa llega al cerro para auxiliar al avión de pasajeros que allí se estampó y encuentra entre el humo y los hierros dispersos, un pie con las uñas pintadas, y piensa antes del vómito en Magritte.

Canetti: Es muchísimo lo que dormita en cada hombre, pero no hay que despertarlo en vano. Esta es su virtud. 

*Escritor

Christiane, la yonquiestrella

Yo, Christiane F. Mi segunda vida

Christiane V. Felscherinow y Sonja Vukovic, Alpha Decay.

Camilo Jímenez Santofimio*

Corría 1978, cuando Christiane F., una niña de 16 años, se volvió la yonqui más famosa del mundo. Dos periodistas le habían ayudado a escribir un relato sobre su relación con las drogas y la prostitución en Berlín. El libro, titulado en español Yo, Christiane F. Mi segunda vida. Hijos de la droga, se convirtió en un éxito mundial. Fue el más vendido de Alemania durante dos años, se tradujo a 15 idiomas y vendió casi 4 millones de ejemplares. Y la historia desató un debate, pues una heroinómana adolescente causaba sensación, pero también revelaba algunas verdades incómodas de la civilización occidental.

Para muchas personas, ahí terminó la existencia de Christiane F. Pero para ella el tiempo siguió corriendo. Y de lo que ha sucedido en los últimos 37 años cuenta ahora el libro Yo, Christiane F. Mi segunda vida, escrito a cuatro manos con la periodista Sonja Vukovic. En el tomo el lector conoce a Christiane Felscherinow, así reza su nombre completo, y la escucha hablar de forma desparpajada sobre su situación. A los 52 años, los tormentos no la han abandonado. Está sola, sigue vinculada a la heroína y está enferma: porta la cepa más agresiva de la hepatitis C y está al borde de una cirrosis. “Todo esto es muy real”, escribe. “Y no se lo deseo a nadie, ni siquiera a mi peor enemigo”.

El destino de la protagonista es triste, pero no hace al libro en una historia lúgubre. Todo lo contrario. La nueva autobiografía de Christiane F. abunda de vida y, al abarcar la existencia de una mujer perseguida por haber sido una “yonquiestrella”, cuenta la vida de un ícono de la contracultura alemana de los años ochenta. El lector ve trabajar al periodista Henri Nannen y al productor Bernd Eichinger; vive con la familia del editor Daniel Keel; conversa con Friedrich Dürrenmatt y Loriot, y viaja en el avión de los Rolling Stones. Y choca no con la nostalgia de un David Bowie, personaje de reparto del libro que pregunta melancólico en una de sus recientes canciones: ¿Ahora dónde estamos? (‘Where Are We Now?’), sino con la crudeza de quien vivió esos años al borde. “Me da ganas de contestarle”, escribe Christiane F. “Seguimos en el mismo punto, no nos hemos movido desde entonces”.

*Editor de enforques y reportajes de Semana

El polemista

 

López sin tapujos

Alfonso López Michelsen

Se decía en una época que cuando Alfonso López Michelsen escribía “ponía a pensar al país”. Durante muchos años, como columnista de El Tiempo, el expresidente defendió tesis controvertidas sobre el acontecer nacional. Sin embargo, desde muchas décadas antes, López había cultivado la escritura como una manera de reflexionar sobre asuntos como el poder, la política y sus tesis. Autor de Los Elegidos, una novela que debería leerse más, en este libro, López sin tapujos, se encuentran una cincuentena de sus artículos más polémicos: de las aclaraciones sobre el caso de la Handel y Mamatoco, a su posición sobre la unión de parejas del mismo sexo. Un libro que se pasea por temas que son parte de nuestra historia.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com