'Siempre fue ahora o nunca' Rafael Baena. Alfaguara

Sumo y sigo

Margarita Valencia reseña 'Siempre fue ahora o nunca' de Rafael Baena

2014/04/22

Por Margarita Valencia*

Rafael Baena (Sincelejo, 1956) ha publicado cuatro novelas desde 2007: Tanta sangre vista, ¡Vuelvan caras, carajo!, Samaria films XXX y La bala vendida. No parece gustarle que lo encasillen como autor de novela histórica, pero no sabe uno cómo más empezar a buscarle el lado: con excepción de Samaria films XXX (que él mismo definió como una gran broma), Baena (reportero gráfico de oficio) parece empeñado en trazar con las palabras lo que evidentemente le negó el lente, que nos muestra pero no nos explica: un camino para adentrarnos en la violencia, para entenderla, quizá para domeñarla: “En Colombia los acontecimientos suelen atropellarse los unos a los otros”, reflexiona la narradora de Siempre fue ahora o nunca. “Las cosas inauditas de hoy son la rutina de mañana en esta noria en la que los periodistas no sabemos si reír o llorar”.

“Nuestro centro quedó vuelto picadillo en menos de un segundo”, cuenta uno de los personajes, un guerrillero del M-19. Y es una buena manera de describir la vida del país en los últimos demasiados años. A cada instante, nuestro centro queda vuelto picadillo en menos de un segundo. Hemos vivido “atropellados por la historia”, que nos saca de nuestras vidas privadas, de nuestros afectos más simples, de nuestras preocupaciones mezquinas, y nos convierte en espectadores cotidianos de campos de batalla que no acabamos de entender.

Pues bien, Baena resolvió coger lápiz y papel, como los cronistas del salvaje oeste, y “levantar un acta generacional”. Con su primera novela dejó constancia de que dejaba atrás la noria del periodismo, y ahora se sirve magistralmente de las herramientas de la ficción: la distancia del narrador, las voces múltiples que cuentan su pedacito de trama desde su ventana, el dominio del tiempo.

Con calma y buena letra, Baena ha estado escribiendo su país desde las guerras de Independencia hasta ahora, en lo que evidentemente no es una ni dos novelas sino un gran proyecto, más Robert Musil que Walter Scott. En esta última entrega, Siempre fue ahora o nunca, aborda el presente con la autoridad de un narrador de alto vuelo y nos regala un cuaderno de bitácora que devoramos, a pesar nuestro, absortos, entretenidos, fascinados (¡son más de seiscientas páginas!): el arte sigue dándole sentido a la vida.

 

* Editora.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación