El enigmático Zorn

El próximo sábado 15 de junio se presentará en Bogotá, Moonchild, otro de los proyectos del arreglista, saxofonista y productor de origen judío John Zorn, uno de los músicos más extremos e inclasificables de los que hayamos tenido noticia en las últimas tres décadas.

2013/06/14

Por Daniel Bonilla* Bogotá

La carrera de este neoyorquino inicia en los tempranos años ochenta y desde ese entonces son incontables los discos que ha prensado, bien como solista, productor, bajo el nombre de algún proyecto de banda o como colaborador de otros artistas. Tan extensa es su producción que abarca más de ciento cincuenta discos en algo más de treinta años, con lo cual podría considerársele fácilmente uno de los músicos más prolíficos de la historia. Sumemos a eso que, desde 1995, fundó el sello independiente Tzadik Records, por donde ha desfilado lo más graneado de la música de vanguardia contemporánea.

Hace solamente un par de años, en el 2011, Colombia quedó por fuera de los planes de gira de Zorn. En aquella ocasión, Argentina, Ecuador, Chile y Brasil fueron los privilegiados para recibir a Masada, una propuesta que reconfiguró, a comienzos de la década de los noventa, el panorama del jazz, incluyendo elementos de la música judía. Pero Masada no es solo un grupo más de virtuosos, es toda una apuesta experimental que bajo el mismo nombre deviene varios grupos más: Masada String Trio, Electric Masada y Masada Guitar Trio, con los cuales Zorn ha grabado una treintena de discos y se ha presentado con éxito en los más reconocidos festivales del mundo.

Este año, en septiembre, Zorn cumplirá sesenta años de edad y ha programado una extensa gira mundial con alrededor de doscientos conciertos con varios de sus proyectos activos, entre los que se encuentra Moonchild, que es precisamente con el que pisará suelo bogotano, como punto final al recorrido que hará por Latinoamérica que incluye, además, a Santiago de Chile, Quito y Buenos Aires, relegando a São Paulo, ciudad que inicialmente tenía prevista la fecha que ahora pertenece a Bogotá.

Este trío, que a veces muta a cuarteto, es uno de los proyectos más radicales de Zorn, en el cual conjuga sonidos provenientes del metal y el hard core, pasando por el rock progresivo, el free jazz y los cantos gregorianos y en el que, curiosamente, el mismo Zorn no suele aparecer en escena. Dado el carácter enigmático de este músico, y teniendo en cuenta que es su primera vez en nuestro país, puede que tengamos su saxofón en algún número, pero eso hace parte también de lo impredecible de su show.

Moonchild viene circulando desde el 2006 y en su haber figuran seis discos, el último de los cuales, Templars: In Sacred Blood, presentado en mayo del año pasado, podría considerarse el menos extremo de todos sin perder nada de la fuerza de los anteriores, caracterizados por la rudeza rítmica del bajo y la batería y, sobre todo, por el desenfreno vocal, casi extático, del cantante Mike Patton. Se suma al equipo el teclista John Medeski, que ya estuvo en Colombia hace unos años con su celebrado trío Medeski, Martin & Wood, otro punto de referencia del jazz contemporáneo.

Templars: In Sacred Blood incorpora el motivo de los Templarios, la orden militar cristiana más conocida durante la Edad Media, cuyo nombre está asociado con las Cruzadas pero también con algunos de los episodios más violentos en la historia de Occidente. A partir de allí, Moonchild construye todo un universo de alusiones a tradiciones oscurantistas, en la línea de sus trabajos anteriores: Songs Without Words, Astronome, Six Litanies for Heliogabalus, The Crucible e Ipsissimus. Pero no solo eso, porque no se trata de lo que habitualmente se conoce bajo el mote de discos conceptuales, que abordan narrativamente una temática y la desarrollan desde las letras de las canciones y el diseño gráfico hasta complejos montajes escénicos. Moonchild es más bien una música delirante que va más allá de la palabra cantada y lleva al límite la música misma y, por supuesto, al público.

Junto a Zorn viene otro de esos imprescindibles de la música contemporánea. Se trata de Mike Patton, conocido por muchos como el líder de Faith no More, una de las bandas que ayudó a definir la escena del rock a comienzos de la década de los noventa. Pero eso es solo la punta del iceberg porque, si bien la popularidad de Faith no More no ha sido poca en los últimos años, Patton ha consolidado una carrera paralela de proyectos alternativos y diferentes entre sí. A él lo hemos escuchado interpretando desde doo-wop y canción popular italiana hasta tonadas cercanas al black metal y la música electrónica, y su actitud en concierto es de una energía inagotable. Su registro vocal, uno de los más amplios que existen hoy en día, queda en evidencia en el desenfreno de los temas de Moonchild, que suponen una altísima exigencia y donde se incluyen gritos, susurros y gemidos.

Una experiencia imperdible el próximo 15 de junio en el teatro Jorge Eliécer Gaitán, porque la llegada de Moonchild significa el encuentro con dos exponentes esenciales de la vanguardia musical de los últimos tiempos. Se podría asegurar que John Zorn y Mike Patton, en proyectos conjuntos o por separado, son responsables de gran parte de las revoluciones musicales contemporáneas.

*

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.