RevistaArcadia.com

Habladurías

2012/11/27

DOCUMENTALES DEL YO

El Teatro Embajador de Bogotá se llenó la noche del 6 de noviembre para la inauguración de la XIV versión de la “Muestra Internacional Documental: relatos desde la intimidad”, que abrió con la película Don Ca de la directora colombiana Patricia Ayala Ruiz. En su discurso, Ayala pidió un aplauso para Camilo Arroyo, un señor de barba blanca desconocido para casi todos. Arroyo es el protagonista de Don Ca, el documental que muestra la vida de este payanés que desde hace cuatro décadas vive en Guapi y se ha convertido en una especie de padre adoptivo de varios jóvenes del lugar. La ópera prima de Ayala, conmovedora y bien hecha, estuvo muy en sintonía con el resto de la muestra, cuyo propósito fue justamente destacar la subjetividad de los realizadores. Hasta el 10 de noviembre los espectadores pudieron ver documentales como Ce sera presque comme j’ai rêvé, sobre la crisis emocional que vivió el cineasta belga Frederic Guillaume tras su divorcio, y Nacer en el que el director Jorge Caballero hace una reflexión sobre los niños que nacen en hospitales públicos de Bogotá. Qué bien que la Muestra haya tenido tanta acogida entre el público capitalino.

EL SUEÑO DE SHAKESPEARE

Con solo tres presentaciones, el 1, 2 y 3 de noviembre en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá, la obra Sueño de una noche de verano de Shakespeare demostró que Idartes está apostando por muy buenas piezas. Dirigida por la actriz y dramaturga colombiana Ana María Vallejo, es una adaptación contemporánea que cuenta la comedia a través de un juego con el vestuario, la escenografía, los efectos visuales y la música. La historia es conocida: ubicada en la Grecia antigua, un grupo de cuatro jóvenes cae en las trampas amorosas provocadas por los dioses. Fueron quince artistas en escena, más un grupo musical, que deslumbraron con sus actuaciones pero sobre todo con el vestuario a cargo de Ana Sofía Londoño: prendas coloridas que permitieron que la obra virara en el tiempo y el espacio. Hadas con lentejuelas doradas, jóvenes atenienses con botas de cuero rojo y figuras mitológicas con atuendos que recordaban los de Jimi Hendrix.

DÍAS DE ARTE

Le fue muy bien a Artbo. Quienes conocen la Feria de cerca coinciden en que cada vez se posiciona más en el circuito artístico latinoamericano y prueba de ello fueron las buenas ventas así como la impresionante asistencia, pues no hubo un solo día en que el espacio no estuviera repleto. Hubo, eso sí, una paradoja: la calidad de las obras expuestas por algunas galerías nacionales pequeñas hizo que las ventas aumentaran, pero dificultó las de las galerías tradicionales y de mayor reputación. Mejor dicho, la Feria tuvo mayor equilibrio. Otra conclusión es que las apuestas divertidas y coherentes –que se pudieron ver en varios stands– tienen buenos resultados. También le fue bien a los proyectos individuales y a Arte Cámara. En definitiva, el balance fue bueno, lo que demuestra que Artbo es una feria de arte con identidad.

SIETE HOMENAJES

El martes 30 de octubre, la Secretaría de Cultura de Bogotá entregó el Premio Vida y Obra al director artístico y escénico Jaime Manzur Londoño y los homenajes distritales a seis artistas colombianos: Flor de María Pachón en Danza; Jaime Llano González en Música; Jorge Moreno Clavijo en Artes plásticas y visuales; Patricia Ariza en Artes audiovisuales; y Rogelio Echavarría en Literatura. Fue un homenaje emotivo en el que los protagonistas fueron los artistas premiados: Manzur terminó cantando en el escenario, Moreno, elegantísimo con un corbatín rojo, provocó más de una carcajada y Ariza recordó el papel de los artistas en la política. El quinteto de cuerdas de la Orquesta Filarmónica de Bogotá interpretó Patria, Flores negras, La gata golosa y, a petición de los asistentes, Atlántico. Para finalizar hubo un concierto lírico a cargo de los Amigos de la Fundación Jaime Manzur.

WILLIAM OSPINA

Noviembre ha sido un mes de lanzamientos literarios: Ricardo Silva, Miguel Torres y Andrés Neuman presentaron sus novelas. También William Ospina lanzó La serpiente sin ojos, la tan esperada última parte de la trilogía de Ursúa. El evento se hizo en la Universidad Jorge Tadeo Lozano y empezó con un concierto de piano a cargo de Teresita Gómez y Claudia Calderón en el que se escucharon joropos, pasillos y fandangos. Ospina habló sobre los viajes que hizo por el río Amazonas para escribir su novela y anunció que el próximo año publicará con Mondadori tres libros de ensayos, uno de ellos inédito. Buena parte de los quinientos asistentes hicieron una paciente fila para llevar sus novelas firmadas.

BUEN CINE EN NEIVA

Más de siete mil personas asistieron durante los cuatro días del Festival Independiente de Cine de Neiva, Cinexcusa, que este año tuvo como tema la discriminación sexual, social, étnica y de género. Veintitrés cortos hicieron parte de la competencia oficial. Hubo una muestra central que reunió largometrajes de España, Francia, Dinamarca, Reino Unido y Hong Kong, una selección de cine colombiano que destacó a directores nuevos como William Vega (La Sirga) y Sebastián Valencia (Póker) y una competencia regional de cortos. Además, se entregaron doce becas para cineastas de la Escuela de Cine Cinexcusa y se proyectaron audiovisuales realizados por habitantes de las comunas de Neiva.

EL PASEO DE ROBERT WALSER

Todos los días hábiles de la primera semana de noviembre tuvo lugar en Bogotá una curiosa cita teatral. A las cuatro de la tarde, frente a la iglesia de Santa Teresita, en el bogotano barrio de Teusaquillo, en plena calle, diez espectadores –el cupo máximo– esperaban la aparición de un personaje (el actor argentino Esteban Feune de Colombi) a quien acompañarían a un excéntrico recorrido por el barrio. La obra, El paseo de Robert Walser, es una cuidada selección de fragmentos de la nouvelle El paseo del escritor suizo Robert Walser (muerto en un manicomio en Herisau en 1956), puesta en boca de un personaje que (quizás sí, quizás no) es Walser mismo, y que acaba proponiendo a los ambulantes espectadores una mirada nueva sobre las imágenes y escenas cotidianas. Su creador, el catalán Marc Caellas, ya la había presentado en el literario barrio de Boedo en Buenos Aires. Sin duda, un paseo memorable.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.