Festicámara de Medellín

Habladurías

.

2013/04/12

Por Revista Arcadia

MEDELLÍN DE CÁMARA

Marzo fue un mes de música. Del 15 de marzo al 1 de abril, Medellín fue la sede de la tercera edición del Festival Internacional de Música de Cámara (Festicámara), donde cuarenta jóvenes de la Red de Escuelas de Música de Medellín compartieron escenario con veinte músicos profesionales. Hubo cinco conciertos con repertorios que incluyeron a Beethoven, Françaix, Schubert, Mozart, Haydn y Raff. Pero además de impresionar al público, Festicámara se destacó por ser un evento comprometido con la enseñanza musical. Los jóvenes de la Red de Escuelas de Música recibieron en la Plaza Mayor clases magistrales por parte de los profesionales internacionales, que además estuvieron abiertas al público. El Festival tuvo un inspirador cierre con un concierto en el Orquideorama del Jardín Botánico. El ensamble de músicos jóvenes y profesionales interpretó la sonata para flauta, viola y arpa de Debussy, el cuarteto para cuerdas no. 8 en do menor de Shostakóvich y el quinteto para piano en fa menor de Brahms. La clausura fue la confirmación de que Festicámara no es un festival de cámara más, sino un programa innovador que busca establecer la música como un espacio de formación personal.

BOGOTÁ FUE BEETHOVEN

También en Bogotá finalizó con éxito el Festival Internacional de Música Bogotá es Beethoven. Esta edición inaugural sorprendió por su magnitud: en cuatro días se llevaron a cabo 56 conciertos con más de 420 artistas. El invitado principal fue Beethoven, a quien se rindió homenaje con repertorios que abarcaron buena parte de su obra. Los escenarios estuvieron llenos e incluso hubo quienes se quedaron sin boletas para algunos conciertos. El Festival demostró, además, que la música clásica tiene entusiastas en toda la ciudad. Prueba de ello fue la acogida que tuvo en los centros comunitarios La Victoria y Servitá y en las bibliotecas Virgilio Barco, El Tintal y El Tunal. ¡Muy buen comienzo!

EL LEGADO DE SOLEDAD ACOSTA

El centenario de Soledad Acosta de Samper, una de las figuras más influyentes del panorama intelectual del siglo XIX en Colombia, será celebrado este año con un programa académico y cultural que promoverá la lectura de su obra. El lanzamiento del Año Soledad Acosta de Samper, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura, se realizó el pasado 15 de marzo en el auditorio Teresa Cuervo Borda del Museo Nacional. Allí estuvo la investigadora Carolina Alzate, quien presentó la ponencia Soledad Acosta de Samper: mujer y escritura en el siglo XIX colombiano, sobre cómo la lucha de Acosta por el acceso a la educación y la autonomía ha sido una característica de los discursos de género en el país. Fue un homenaje justo y necesario, pues Soledad Acosta marcó el comienzo de un siglo de conquistas en los espacios políticos, sociales y culturales. Y prueba de ello fue el evento de lanzamiento, dirigido por representantes del Ministerio de Cultura, la directora del Museo Nacional de Colombia, la directora de la Biblioteca Nacional y las investigadoras invitadas. Todas mujeres.

EL LIBRO DE PIEDAD BONNETT

Uno de los lanzamientos de libros que sin duda quedará registrado en la memoria de sus espectadores es el de Lo que no tiene nombre, el desgarrador testimonio de la escritora y poeta Piedad Bonnett sobre la muerte de su hijo Daniel. El evento, realizado el 13 de marzo en el Gimnasio Moderno de Bogotá, fue, por decir lo menos, emotivo. Héctor Abad Faciolince leyó un texto sobre el oficio de ser padre y tres fragmentos del libro de Bonnett. Uno de ellos, sobre el arrogante desdén de uno de los psiquiatras que atendió a Daniel, fue especialmente conmovedor. A continuación, durante algo más de cuarenta minutos, los escritores –y amigos– hablaron sobre la escritura del libro, que logra mezclar la pulsión del sentimiento con la contención emotiva y la rigurosidad del lenguaje. Fue una charla honesta en la que se tocaron temas profundamente dolorosos y se habló de la literatura como un espacio para decir verdades. El auditorio, desde luego, estuvo a reventar.

EL SECRETO DE BURGOS CANTOR

Siguiendo con lanzamientos, el 21 de marzo, en la Biblioteca de Los Fundadores del Gimnasio Moderno, fue la presentación de El secreto de Alicia, el más reciente libro de cuentos del escritor cartagenero Roberto Burgos Cantor. Primero hubo una conversación, transmitida por video, entre los escritores Julio Olaciregui y Pablo Montoya, quienes destacaron la fuerza visual de las descripciones y la manera en la que los personajes dan cuenta del afán de consuelo ante el vacío de la existencia. Durante su presentación, Piedad Bonnett elogió el manejo del lenguaje y la sofisticación narrativa. La escritora resaltó la versatilidad de Burgos Cantor para abordar el género: los cuentos largos del libro, con textura y personajes definidos, se intercalan con otros más sintéticos, emparentados con la poesía. Al final hubo espacio para una sección de cuatro preguntas, donde Burgos Cantor despertó el interés de sus lectores cuando habló, en un tono íntimo y honesto, sobre la escritura y confesó que su cuento favorito del libro era “El nuncio”, por ser el que más le había costado escribir.

TANGO EN BOGOTÁ

El pasado viernes 22 de marzo, en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, la Orquesta Sinfónica Nacional y el bandoneonista argentino Rodolfo Mederos rindieron homenaje al tango en el espectáculo Noche porteña. El repertorio, conducido por el sobresaliente director venezolano Carlos Izcaray, recorrió las distintas épocas y variaciones del tango. La vieja guardia, la guardia intermedia y la nueva guardia estuvieron presentes con tangos de compositores como Augusto Berto, Ángel Villoldo, Carlos Gardel, Juan Carlos Cobián y el más reciente, Astor Piazzolla, para complacer a un público nostálgico por este género. El concierto mostró un fabuloso diálogo entre la orquesta y Mederos, a la vez que fue el esfuerzo por abrirle espacio al tango en un mundo donde, como afirma Mederos, “hay muchos discos y mucho ruido, pero poca música”. ?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.