Vik Muniz

Habladurías

.

2013/12/12

Por Revista Arcadia

Los que vinieron

El 2013 pasará a la historia como un año de grandes invitados culturales en Colombia. La lista es impresionante y abarca todas las artes. Ya desde enero, el Hay Festival recibió dos premios Nobel, Herta Müller y Mario Vargas Llosa, además de David Grossman, Julian Barnes y Leonardo Padura. Y siguiendo con escritores, el Nobel Le Clézio, Cees Nooteboom, Peter Stamm y Daniel Cassany vinieron a la Feria del Libro de Bogotá que además contó con una variada delegación de escritores e ilustradores portugueses, representantes del país invitado de honor. J.M. Coetzee –el cuarto Nobel– estuvo en la Universidad Central de Bogotá; Leila Guerriero, en el Festival Visiones de México del Fondo de Cultura Económica; Peter Kuper y Gabrielle Bell, en el Festival de Cómics Entreviñetas y Jorge Volpi, en la Biblioteca Luis Ángel Arango. Y esos fueron solo los escritores. En música el número es mayor. La Orquesta Aragón de Cuba vino al Carnaval de las Artes de Barranquilla; la violinista rusa Viktoria Mullova y el Cuarteto Latinoamericano, al Festival Internacional de Música de Bogotá. En abril, el Festival Estéreo Picnic trajo a New Order, The Killers y Café Tacuba, y pocos días después The Cure se presentó en Bogotá. En mayo, el pianista chino Lang Lang celebró los treinta años de la Orquesta Filarmónica de Medellín con un concierto en el Teatro Metropolitano. La Orquesta Sinfónica de Montreal, la soprano rusa Anna Netrebko, la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar bajo la dirección de Gustavo Dudamel, la mexicana Ximena Sariñana, el Cuarteto Kronos, Paco de Lucía, Beyoncé, John Zorn, Black Sabbath, Caetano Veloso y Japandroids también pasaron por acá. Y en cine: los directores Fernando Pérez, Alexander Payne, Guillaume Nicloux, Michel Ocelot y Rubén Alves, el crítico Nicolas Azalbert y la actriz Maribel Verdú. Vinieron, además, el artista brasilero Vik Muniz y el chino Liu Bolin, la compañía de danza Deborah Colker y la compañía de teatro Pé de Vento. Y, por si fuera poco, estuvieron los chefs Gastón Acurio y Ferrán Adriá, el caricaturista Valerio Bindi, el documentalista Christian Frei y la naturalista y antropóloga Jane Goodall.

http://www.utadeo.edu.co/files/styles/internal_517x290/public/node/news/field_images/web_obregon_1.pngLos paisajes de obregón

El pasado 6 de noviembre se inauguró la exposición Obregón: geografías pictóricas en el Museo Nacional en Brasilia. Se trató de una exploración de los paisajes del pintor colombiano, en la que los invitados quedaron cautivados por la intensidad de los colores y descubrieron la geografía colombiana a través de las obras. Las salas se llenaron con más de 420 personas entre las que estaban varios familiares del artista y representantes de ambos gobiernos. Los asistentes recibieron un catálogo bilingüe –tipo coffee table– que recoge la investigación para la exposición y constituye un recorrido fotográfico por la obra de Obregón.

Mes de la danza

Noviembre fue el mes de la danza en el país. El lunes 4 Cali inauguró la Primera Bienal Internacional de Danza con la presentación de veintidós parejas, una por cada comuna, en la Plazoleta Jairo Varela. Al día siguiente, la apertura estuvo a cargo del Ballet Folklórico de México. Nueve compañías internacionales y diecinueve colombianas participaron en el encuentro, que no solo incluyó la salsa, sino tango, ballet, flamenco y hip-hop. Del 14 al 30 también estuvieron en Bogotá varios grupos invitados por el Festival de Danza en la Ciudad. Bailarines expertos en el folclor colombiano abrieron el evento con la obra original Evocación: tejiendo memorias entre olvidos y sueños. No solo hubo shows en teatros y espacios públicos, sino talleres y actividades académicas. La convocatoria fue buena –más de 23.000 asistentes– pese a que este año la gente tuvo que comprar boleta para ver los espectáculos del Jorge Eliécer Gaitán. 

Los libros del mes

Además de Memorias olvidadas, del expresidente Pastrana, sin duda el lanzamiento más polémico del mes, hubo presentaciones de la antología Klim ciento por ciento y de Jota, caballo y rey de Daniel Samper Pizano. La Biblioteca Fundadores del Gimnasio Moderno fue el escenario para ambos. El 13 de noviembre el periodista Alberto Casas Santamaría y el escritor Juan Esteban Constaín conversaron sobre Klim ciento por ciento, una compilación de las mejores columnas que Lucas Caballero Calderón escribió para El Tiempo. Y el 21 de noviembre Daniel Samper Pizano lanzó su novela Jota, caballo y rey, publicada por Alfaguara, sobre la amistad de dos jóvenes durante el primer año de gobierno de Rojas Pinilla. Resulta que en la charla con Roberto Pombo, Samper Pizano mencionó que Jota, el protagonista, había sido inspirado en Lucho Garzón. Garzón, que estaba entre el público, contó la anécdota completa: en su juventud quiso ser jockey, pero por razones de peso y estatura no lo logró.

Un recorrido
Con una visita guiada se inauguró Álvaro Barrios: la leyenda del sueño, una exposición del artista barranquillero que reúne cerca de noventa obras entre dibujos, pinturas, grabados e instalaciones bajo la curaduría de María Belén Sáez de Ibarra. El artista acompañó a un nutrido grupo de asistentes en su recorrido por dos de los pisos del Museo de Arte del Banco de la República en Bogotá. Además, Barrios contó varias anécdotas –como el rito religioso que se inventó en Pensilvania para que lo dejaran entrar a ver las obras de Duchamp– y dejó claro que no le gusta que lo asocien con el arte pop, pues sus grabados anteceden a esa corriente y son una expresión de su muy temprana afición por las tiras cómicas que leía en los periódicos en Barranquilla.

Cine al parque
Llovió, sí, pero aun así más de dos mil personas asistieron a la Cinemateca Rodante, el evento en el que la Cinemateca Distrital dio a conocer sus nuevos proyectos, que se realizó el pasado 23 de noviembre en el Parque Nacional de Bogotá. El público, que se protegió de la lluvia en carpas, estuvo en talleres, conferencias y, por supuesto, muestras audiovisuales desde las ocho de la mañana hasta las diez de la noche. Sin embargo, según Julián David Correa, director de la Cinemateca, una de las actividades más exitosas fue el jam audiovisual, una mezcla improvisada de imágenes y sonidos con intervenciones del público. Algo parecido al jazz, pero en cine. Por allí pasaron varios estudiantes universitarios, aficionados y directores de cine. La jornada cerró con la presentación de los cortometrajes ganadores de la convocatoria de creación de la Cinemateca. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.