Ricardo Piglia

Habladurías

Lo que trajo el Hay Festival, la preentación de la nueva novela de Evelio Rosero, y las presentaciones de Andrés Orozco con la Filarmónica, entre los eventos que destacamos del mes pasado.

2014/02/28

Por Revista Arcadia

Lo que trajo el hay

Como en años anteriores, a los escenarios del Hay Festival en Cartagena, que se realizó entre el 29 de enero y el 2 de febrero, no les cabía una persona. Según datos del Hay, cerca de 50.000 personas asistieron a las charlas. La inauguración corrió por cuenta del director argentino Juan José Campanella quien dedicó una buena parte al análisis de una de las más famosas escenas de su película El secreto de sus ojos. Y es que los argentinos fueron protagonistas de este Hay: la charla de Ricardo Piglia, sobre su entrada a la literatura, fue emotiva y honesta, y Daniel Divinsky, coeditor de Ediciones de la Flor, encantó a los asistentes en su magnífica charla sobre Mafalda –que La Flor publica desde hace 50 años– con Daniel Samper Pizano y Felipe Ossa. La entrevista a uno de los grandes invitados de este año, el escocés Irvine Welsh, no empezó de la manera más divertida –a relaciones económicas entre Inglaterra y Escocia–, pero mejoró cuando Welsh recordó su adolescencia en Edimburgo. A propósito, durante el desayuno de escritores británicos que organizó el British Council, Welsh, con un gran sentido del humor, dijo a Arcadia: “Si estás en Escocia y te quieres reír, ve a un funeral”. También hubo tensiones políticas en el Hay por cuenta de las charlas del periodista Jon Lee Anderson con la bloguera disidente cubana Yoani Sánchez y el español Ignacio Ramonet, sobre Cuba y Venezuela, respectivamente. Desde luego, también hubo fiestas y en algunas se vio a escritores, como Rosa Montero y el genial Joe Sacco, bailar los ritmos caribeños.

 

La sala de las historias

En Escena es el nombre de la nueva y fascinante sala del Parque Explora de Medellín que desde su inauguración, el pasado 12 de febrero, actúa como un espacio para que los visitantes cuenten sus historias. Con 800 metros cuadrados, la sala se divide en cuatro zonas, cada una con materiales y herramientas dispuestos para la creación: Discursos, Efectos, Representación y Trasescena. Los asistentes pueden hacer sus propios grafitis, programas de radio, televisión, una página de periódico, cómics y fanzines y exponer su obra allí mismo. Son 800 metros con un diseño amigable –todo está lleno de madera y botones– para que la gente se anime a participar (justo lo contrario a esa sensación de intimidación de muchos museos). Desde el 13 de febrero, En Escena es además el escenario para el ciclo de charlas sobre medios de comunicación, organizado por el periodista Pascual Gaviria. La primera fue con el periodista y locutor –aunque ingeniero químico de profesión– Hernán Peláez. De pie, ante un público numeroso y animadísimo, Gaviria y Peláez hablaron durante dos horas sobre los orígenes de La Luciérnaga, los buenos momentos y aquellos episodios complejos en los que ante las presiones del gobierno de turno, el programa siempre se decidió por la independencia. El ciclo continuará el 6 de marzo con la periodista Marisol Cano Busquets y el poeta Juan Manuel Roca y el 7 de mayo con el teórico Néstor García Canclini.

 

Un domingo con la filarmónica

El evento cultural más emocionante de comienzo de año en Bogotá fue el concierto de la Filarmónica Joven de Colombia, bajo la batuta de nadie menos que Andrés Orozco, en el León de Greiff. El domingo 26 de enero, a las 11 de la mañana, con el auditorio repleto (se dice pronto, pero son más de 1600 butacas), la orquesta comenzó con un fragmento del Concertino para orquesta de Blas Emilio Atehortúa, rescatado para la ocasión. Luego, con el talentoso Jorge Andrés Pinzón como solista, tocaron el Concierto para oboe en C mayor de Mozart, y como remate, la épica Vida de héroe de Richard Strauss. Orozco estuvo amoroso, apasionado y entregado a la orquesta. La presentación de la Filarmónica Joven inauguró la programación artística de la Universidad Nacional, y la calidad de su sonido fue realmente excepcional. Cuesta creer que la Filarmónica Joven sea un proyecto creado hace apenas tres años, y habla muy bien de la Fundación Bolívar-Davivienda, que la financia, y de la capacidad de gestión de la Fundación Nacional Batuta y la Orquesta de las Américas (YOA), sus socios fundadores. Los aplausos fueron largos y merecidos.

 

Recuerdo de León de Greiff

El pasado 6 de febrero se lanzó Antología de León de Greiff (FCE y Pre-textos) en la librería del Fondo de Cultura Económica de Bogotá. La presentación estuvo a cargo del poeta y escritor Darío Jaramillo Agudelo, quien se encargó de la compilación del libro, y el profesor Jerónimo Pizarro. “Todo esto lo he querido quintaesenciar con este conjunto de poemas que muestran, espero, lo mejor de las cuatro mil quinientas páginas reunidas en su Obra Poética, su Obra Dispersa y su Obra Completa”, escribió Jaramillo Agudelo. Fue una charla emotiva a la que asistieron cerca de 80 personas que interactuaron en torno a los poemas de De Greiff. De hecho, uno de los momentos más recordados fue el final del evento, cuando Jaramillo Agudelo recitó “Relato de Sergio Stepansky”.

 

El nuevo libro de Rosero

También el  jueves 6 de febrero, en la Biblioteca Fundadores del Gimnasio Moderno –que por cierto celebra un siglo de vida este año– se presentó Plegaria por un papa envenenado, la más reciente novela de Evelio Rosero. Juan David Correa, coordinador académico de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, fue el encargado de presentar la obra y de charlar con el autor. Rosero, con una sencillez genuina, desprovisto de vanidades, habló de la omnipresencia de la religión en su infancia, y de cómo, a partir de la lectura de la biografía de David Yalop sobre Albino Luciani, se obsesionó con el tema del asesinato de Juan Pablo I, un papado que duró apenas 33 días. A pesar de que la presentación coincidió con el día sin carro, Rosero es un autor que convoca y la sala estuvo casi llena.

 

Mundos sugerentes

Gilbert Garcin: Tout peut arriver, la exposición de 40 fotografías que se puede ver en la sede del Chicó de la Alianza Francesa de Bogotá, sorprende. Las fotos de Garcin –un exvendedor de lámparas que empezó en la fotografía a los 65 años, después de jubilarse– se salen de lo previsible. Se trata de fotomontajes en blanco y negro de mundos creados en miniatura: hilos, piedras, algodones; en composiciones evocadoras que mezclan el humor, lo absurdo, la reflexión y la crítica. La mirada de Garcin a las ilusiones y temores humanos han hecho de él una figura de culto en todo el mundo. La exposición es el resultado de un convenio entre la Alianza Francesa con la reconocida galería parisina Les Filles du Calvaire  gracias al cual se verán las obras de otros tres artistas, Thierry Fontaine, Ismaïl Bahru y Catherine Poncin, en la Alianza.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com