Picnic de Palabras

Habladurías

La charla de Doris Salcedo, el Festival de Cine de Cartagena y Picnic de Palabras entre los eventos destacados de marzo.

2014/03/21

Por Revista Arcadia

LA CHARLA DE DORIS SALCEDO

“Mis obras son capaces de oponerse a la hegemonía simbólica que supone la violencia. Mi tarea es: ¿cómo hacer imágenes sobre la violencia sin violencia?”, dijo la artista Doris Salcedo durante su charla el pasado 10 de marzo en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Había, por lo menos, trescientas personas. Antes de leer el texto que había preparado, Salcedo anunció que tomaría prestadas las palabras de filósofos y poetas para definir su propio trabajo. Por eso, se oyó varias veces la frase “abro y cierro comillas” para citar a Jean-Luc Nancy, Derrida y Borges. Salcedo dijo que en sus instalaciones no reproducía los actos violentos y que su obra es un acercamiento a la historia contada por los vencidos que respeta el dolor de las víctimas. Al final, respondió algunas preguntas del público, entre otras, las de Jose Roca, curador de su muestra Plegaria muda en el espacio de arte Flora de Bogotá. Eso sí, desde el comienzo de la conferencia advirtieron que estaba prohibido tomar fotos. Cuando uno de los asistentes trató de hacerlo, de inmediato llegó un guardia de seguridad.   

 

DÍAS DE CINE

Como ya es costumbre, el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias cerró la agitada temporada cultural que ocupa el primer trimestre del año en la ciudad amurallada. La apertura del tradicional festival –que cumplió 54 años– estuvo a cargo de la coproducción colombo española Ciudad delirio, dirigida por Chus Gutiérrez. La cinta, que se proyectó en la Plaza de la Aduana, dividió las opiniones de los espectadores. Luego vinieron seis días en los que el cine fue protagonista. Clive Owen, Alejandro González Iñárritu, Abbas Kiarostami y Pawel Pawlikowski estuvieron presentes y hablaron –desde puntos de vista muy diferentes– sobre sus carreras y el futuro de la industria. Las cintas invitadas y en competencia se exhibieron en diferentes espacios de la ciudad pero, hay que decirlo, estos ya no son suficientes: las filas eran interminables. El cierre estuvo a cargo de Fading Gigolo, de John Turturro, en la que participa Sofía Vergara. 

 

 

 

EL PALACIO DE JUSTICIA EN CÓMIC

Afuera llovía, pero adentro, en la librería La Madriguera del Conejo, todos los asistentes tenían calor. Fue el pasado 13 de marzo durante el lanzamiento de Los once de Miguel Jiménez, José Luis Jiménez y Andrés Cruz Barrera. Publicado por Laguna, es una novela gráfica sobre la toma al Palacio de Justicia, cuyos protagonistas son los ratones que vivían en el edificio cuando ocurrieron los hechos el 6 y 7 de noviembre. Claro, lo primero que se viene a la cabeza es Maus de Spiegelman, la gran novela gráfica sobre la Segunda Guerra Mundial también ilustrada con animales. Justamente, los autores de Los once, mencionaron Maus y Rebelión en la granja de Orwell como sus dos grandes influencias. Los once –dijeron– no tiene una moraleja pero sí busca que las generaciones más recientes se enteren de lo que pasó. La librería estuvo repleta hasta al final y el calor cesó gracias a la cerveza que repartió la gente de Laguna.

 

 

 

LECTURA AL PARQUE

Si usted pasa un domingo por el parque Alcalá, al norte de Bogotá, se encontrará con unas cuarenta personas sentadas sobre manteles de cuadrados rojos y blancos. Es el Picnic de Palabras, una iniciativa de fomento de lectura creada por la literata Marcela Escovar, dirigida a los niños. Escovar escoge los libros –bellísimos libros- álbum y algunas novelas gráficas– y entre todos los asistentes leen a los niños que van a la actividad. La primera vez que se realizó, hace ya algunos años, la hija de cuatro años de un vendedor de helados se emocionó tanto que pidió que le leyeran varias veces los libros. El 16 de marzo, la más reciente jornada, llovió, pero eso no impidió que una veintena de niños se reuniera bajo una carpa blanca. La idea ha llamado la atención al punto de que hoy se hacen picnics en cuatro ciudades de Colombia, Monterrey y Buenos Aires. Además, el proyecto fue escogido para participar en el Congreso de Literatura Infantil de este año.

 

RECUERDO DE FRANCISCO POSADA

Este año, el humanista y escritor Francisco Posada cumpliría ochenta años. Nació en Bogotá en 1934 y se graduó como abogado en la Universidad del Rosario. Estudió en Alemania y Francia y a pesar de su prematura muerte, en 1970, se convirtió en uno de los intelectuales más destacados del país. Aunque su libro El movimiento revolucionario de los comuneros es su obra fundamental, sus inquietudes académicas lo llevaron a interesarse por temas tan variados como el movimiento agrario del siglo xx en Colombia, los modos de producción y la cultura muisca. Director del Departamento de Filosofía y decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional, Posada fue pionero de la investigación sociológica en el país. Es por eso que el 17 y 18 de marzo pasado se realizó un homenaje en la Universidad Libre de Socorro y en la Casa de la Cultura del municipio santandereano, escenario del grito comunero. Allí estuvieron filósofos e historiadores y decenas de estudiantes interesados en la obra de Posada.

 

 TEATRO EN EL MUSEO

Quienes hayan leído Estupor y temblores, la novela de Amélie Nothomb, sabrán que se trata de una de las grandes obras de la literatura contemporánea. Irónica, honesta, desesperada y entusiasta, la novela cuenta la historia, en parte biográfica, de una joven belga que viaja a Japón con la esperanza de volver al país en el que vivió buena parte de su infancia. Lo que encuentra es una estricta y absurda dinámica laboral que registra como si se tratara de un diario íntimo. Todo esto se vio el pasado 7 de marzo en Bogotá, cuando la compañía francesa Théâtre des Hommes, dirigida por Layla Metssitane y Xavier Carrar, presentó la obra en el auditorio Teresa Cuervo Borda del Museo Nacional. Cerca de trescientas personas asistieron al evento organizado por la Alianza Francesa, cuyo papel protagónico estuvo a cargo de la actriz francesa de origen marroquí Layla Metssitane, quien deslumbró con su monólogo.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación