Habladurías

2014/08/21

La evolución del Cine Colombiano

En La Cueva de Barranquilla, el bogotano Gonzalo Castellanos presentó el 17 de julio su nuevo libro Cinematografía en Colombia, tras las huellas de una industria, un análisis de por qué un país de brechas y conflictos decide apostarle al cine. La obra del gestor cultural examina cómo la Ley de Cine, de 2003, que él mismo ayudó a impulsar, revolucionó una industria que hasta esa fecha solo había hecho 280 películas y que desde entonces ha realizado 132, casi la mitad. Durante la presentación, a la que asistieron unas 20 personas, Castellanos conversó con Heriberto Fiorillo, director de la Fundación La Cueva, sobre el proceso de creación del libro y sobre lo que significa hacer cine en un país afligido por la pobreza y la violencia. Después de la conversación y gracias al tamaño del público, el ambiente se tornó más intimo y el autor se tomó su tiempo respondiendo preguntas, que fluctuaron desde lo personal y político hasta lo ideológico y artístico. El libro también fue presentado en Bogotá, Cartagena y Santander.

Kentridge en el MAMM

Si bien el sudafricano William Kentridge no pudo asistir el 30 de julio a la inauguración de Fortuna, una exposición de 150 obras suyas en el Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM), eso no le impidió dar una entrevista y hablar con el público. A través de una videoconferencia que se llevó a cabo en la antigua sede del museo a las once de la mañana (cuatro de la tarde en Johannesburgo), el artista charló con Lilian Tone, la curadora de la muestra, sobre las ideas detrás de su arte, su amor por “el continente imaginario” que construyen los buenos escritores, el rol de Richard Wagner en la cultura y el deseo que tenía de ir a la capital antioqueña, entre muchos otros temas. Luego, a las seis de la tarde, el museo abrió sus puertas y oficializó la muestra con unas palabras de María Mercedes González, su directora. Los más de 700 espectadores pudieron apreciar con una copa de vino en la mano la evolución artística del sudafricano desde los años ochenta y sus diversas técnicas, como los dibujos en carboncillo y el collage. La exposición, la primera de Kentridge en Suramérica, comenzó en Bogotá en abril.

El Arte de Durero

El Museo de Arte del Banco de la República inauguró el 31 de julio su exposición, Durero. Grabados 1496-1522, una muestra de 113 grabados originales pertenecientes a la colección Dal Bosco, una de las más importantes de Europa. La inauguración inició con una conferencia de apertura que estuvo dirigida por la curadora Rosa Perales Piqueros, doctora en Historia del Arte de la Universidad de Sevilla. Perales presentó en el Centro de Eventos de la Biblioteca Luis Ángel Arango a uno de los grandes genios del Renacimiento y admitió que si bien “el artista ha sido uno de los más estudiados de su época, también ha sido el más desconocido en cuanto a la trayectoria de lo que solían ser los mandares de la historia del arte”. Luego de la conferencia, los anfitriones invitaron al público presente a pasar al museo para disfrutar de la muestra, dividida en seis ejes temáticos.

La música no entiende de conflictos

Con un hermoso concierto del dúo Amal, que agotó las entradas de la Sala de Conciertos, se inauguró la temporada de conciertos de la Luis Ángel Arango. El dúo Amal –palabra árabe que significa esperanza–, se creó en 2011 cuando el palestino Bishara Haroni y el israelí Yaron Kohlberg se unieron. Desde entonces han recorrido el mundo como muestra de entendimiento y reconciliación a través de la música. Llegaron a Colombia cuando la escalada militar en Gaza se recrudecía. “La esperanza por estos días parece algo lejana. Pero creemos que especialmente en momentos así es cuando más se necesita. Sentimos que ejemplos como el nuestro pueden servir como muestras de que las cosas pueden ser diferentes”, dijeron previo al concierto. En poco más de dos horas interpretaron obras de Shostakovich, Prokofiev, Milhaud, y La consagración de la primavera, de Stravinsky.

 Caballero, al desnudo

Cuando existe una extraña sensación de que de Luis Caballero se ha dicho –y mostrado– casi todo, aparece una exposición soberbia y poco frecuente, casi íntima. Caballero, colección y archivo se inauguró el 5 de agosto en el Museo de Artes Visuales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y reúne decenas de documentos, bocetos, notas personales y sobre todo fotografías que sirvieron para que uno de los más importantes artistas de Colombia explorara la desnudez masculina. El trabajo colaborativo de la familia y tres curadores (Carmen María Jaramillo, Mariana Dicker, y Elkin Rubiano) permitió develar un mundo que apenas sospechábamos y que se nos revela de manera armónica. Desde recortes de películas y polaroids hasta notas personales y entrevistas, la muestra da cuenta de un Caballero cuyo arte encontraba su rizoma en la vida de un hombre que estaba atado al mundo, a sus pasiones y sentimientos, a sus cuerpos y a sus rostros. Con Caballero, colección y archivo se quiebra el límite entre lo público y lo privado para poner al desnudo la obra de un artista, pero más que ello, la vitalidad de un hombre que narraba su vida en imágenes. Como bien apunta Rubiano: “En el archivo de Caballero se encuentran otras formas de exploración en las que, en lugar de dimensión táctil se da paso a la pura visualidad”. Con esto se abre el espacio para que las miradas de los espectadores se encuentren con lo íntimo de Caballero, con todos esos objetos e historias que le ayudaron a hacer visible la complejidad de la desnudez. 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com