RevistaArcadia.com

De la ciencia a la ficción

Nicolás Morales celebra los esfuerzos de las editoriales universitarias para ingeniarse diferentes formas de abordar y publicar narrativa.

2016/11/22

Por Nicolás Morales

En medio de su ajetreo diario en la edición de manuales de laboratorio y textos académicos sobre el estudio de suelos, las editoriales universitarias se dan mañas para ingeniarse diferentes formas de abordar y publicar narrativa. Aquí va un inventario somero de estos esfuerzos. Habrá otras entregas.

Ficción en paisalandia. Encontramos primero a Eafit con muchos libros de ficción. De hecho creo que es la editorial universitaria más comprometida con la novelística colombiana. Hay de todo como en botica, pero quiero resaltar la magnitud del catálogo, con textos rescatados, cuentistas de primera línea y un sinnúmero de novelas como nadie puede exhibir. Por su parte, la Editorial Universidad de Antioquia publica de manera sostenida tanto nuevos autores como clásicos. Este año recibimos los cuentos de Santiago Andrés Gómez, El cuarto asesino. O la poesía de Jorge Iván Agudelo, Ni el abrazo ni el refugio. Muy original es la edición de autores canónicos en una de las colecciones insignia, Biblioteca Clásica para Jóvenes. Me deleité con la traducción de cuentos de Machado de Asís y el poemario de Borges.

Relecturas. Esta colección, que lleva los sellos de la U. de los Andes, Panamericana Editorial, Eafit y la Universidad Nacional, es increíble. Reedita obras clásicas de la literatura colombiana y latinoamericana que eran imposibles de conseguir en librerías, demostrando la vigencia de autores de culto que estaban relegados a bibliotecas personales debido a la tozudez de las editoriales comerciales en publicar únicamente best sellers “contemporáneos”. Gracias a este esfuerzo, el lector en ciernes puede gozar de Fanny Buitrago, Hernando Téllez o Albalucía Ángel.

Las óperas primas de los pro. Desde hace unos años la Universidad Nacional edita las tesis meritorias de la maestría en escritura creativa con muy buenos resultados. Activa a los escritores profesionales y oxigena las librerías con plumas distintas a las del circuito. Van más de 16 títulos que incluyen dramaturgia (¡gracias, pues es escasa!), poesía, novela y cuento. Una de esas es la pequeña joya de la escritura, ya muy reseñada: Las diecinueve enaguas, del escritor César Mackenzie.

La gran poesía y corta novela. En 2010, la Javeriana inició una colección de poesía con poetas locales; pero con el tiempo, editó excelentes poetas extranjeros, como el chileno Óscar Hahn, el español Francisco José Cruz y el buen Eduardo Chirinos, que nos abandonó este año. Ya en su sexto año ininterrumpido, la colección sigue entregándoles a los olvidados lectores de poesía cuatro títulos al año. La PUJ también edita cada dos años la novela corta finalista en su Premio Nacional, único en este género en Colombia. Autores como Rigoberto Gil Montoya, Mary Yolanda Sánchez y Miguel Mendoza hacen parte de este catálogo.

Central lo de la Central. Los famosos premios Teuc de la Universidad Central, patrocinados por Isaías Peña, generan cada año libros de poesía y narrativa de gran valor. Los últimos fueron Los trashumantes, de José Manuel Rodríguez, y Dejo mi sombra, un estupendo libro de poesía de Matías Luque.

Estados de Lujuria. La editorial de la Universidad de Caldas creó esta colección con la idea de compilar relatos eróticos de reconocidos escritores nacionales y editarlos como libros ilustrados para adultos. De hecho, el título de la colección está inspirado en un cuento de Philip Potdevin, quien aportó uno de los textos iniciales: Solicitación en confesión. A este se sumó, entre otros, La posada del Almirante Benbow, de Octavio Escobar Giraldo (Premio Nacional de Novela 2016). Su título más reciente es La sobremesa, relato de la mexicana Mónica Lavín.

El Valle edita ficción. La Universidad del Valle no traiciona su legado. Regularmente publica compilaciones de gran valor. Hay varias, pero destaco la de cuentos vallecaucanos que editó María Eugenia Rojas, que incluye a Ángela Adriana Rengifo, Óscar Osorio, Fabio Martínez y Alejandro José López, y la de cuento colombiano a cargo de Harold Kremer y Guillermo Bustamante. También pude encontrar un libro fantástico que recoge varios relatos de Óscar Osorio titulado Un largo invierno sin promesas, además de poemarios como el de Alfonso Rubio.

Sincelejo editing. La Corporación Universitaria del Caribe editó la novela de Héctor Rojas Herazo Respirando el verano. Ya el año anterior había editado El canto de las aceitunas, poesía a la mujer negra, del autor Julio Sierra Domínguez. 

Por un puñado de monedas. En 2003, el Externado comenzó a entregar un librito minúsculo y sencillo, pero valioso, a los lectores de El Malpensante, que luego también se distribuyó en cárceles, eventos literarios y bibliotecas públicas y comunitarias. Hoy son patrimonio. La colección no ha parado y va en su número 129, con un inusual tiraje de 9.000 ejemplares, que también se consiguen en librerías.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.