BUSCAR:

Leonel Estrada (Aguadas, 19 de junio de 1921 – Medellín, 9 de noviembre de 2012)

Leonel Estrada (1921 - 2012)

Obituario

Por: Juliana Restrepo

Publicado el: 2012-12-19

El viernes 9 de noviembre de 2012, a sus noventa y un años de edad, falleció en Medellín Leonel Estrada. El polifacético y visionario maestro es recordado como el responsable del despertar cultural de Medellín en la mitad del siglo XX.

Estrada dedicó su vida entera al arte; fue crítico, artista, educador, gestor, coleccionista, poeta y artista. Ortodoncista de profesión, siempre alternó su actividad en el consultorio con sus estudios en las diferentes técnicas artísticas. Entre cita y cita recibía a pacientes y artistas, hacía logografismos, creaba poemas visuales, pintaba y escribía una nueva definición para el Diccionario de Arte Actual.

Nació en Aguadas, Caldas. Pasó su infancia en Manizales y llegó a Medellín a los diecisiete años; allí trabajó, pintó, escribió, sirvió y enseñó. Y en esa misma ciudad se casaría con María Elena Uribe, quien se convirtió en su complemento desde la literatura y el pensamiento. Son cinco sus hijos, diecisiete sus nietos y diez sus bisnietos.

Leonel fue un hombre incansable, activo hasta el último momento de su vida. Su profesión lo llevó a ser muy conocido y querido en la ciudad. Él se consideraba a sí mismo un modelador de rostros; entrar a su consultorio era entrar a un maravilloso mundo donde la ciencia y el arte convivían. Era excelente conversador, con un sentido del humor impecable. También era extraordinario bailarín. Su hija Beatriz Helena recuerda que todas las noches después de la cena había música y baile; bailaban juntos todos los hijos y él, merengue, merecumbé, cumbia, vallenato y tango.

Estudioso de muchos temas, en especial de arte, estaba suscrito a revistas internacionales de arte donde se enteraba de las expresiones modernas que se estaban dando por fuera del país. También en los viajes, cuando visitaba museos, galerías y grandes exposiciones con ojo inquieto y creativo.

En el sótano de su casa estaba La Taberna. Allí se reunían sus amigos a cenar, conversar y a inventar el mundo. Botero, Negret, Grau, Caballero, Manuel Hernández, Rayo, Lucy Tejada, Obregón, Dora Ramírez, Arosemena, Carlos Granada, Arnulfo Luna, Manuel Mejía Vallejo, Gonzalo Arango y Olga Elena Matei fueron algunos de los visitantes frecuentes a este lugar emblemático donde se gestaron muchos de los proyectos culturales de la ciudad.?Fue un intelectual visionario, con una actitud “mucho más amplia de lo que corresponde a la mayoría de los teóricos e intelectuales de las distintas vertientes del Movimiento Moderno”. Así lo definió Carlos Arturo Fernández en su texto Leonel Estrada, crítico de arte.

Ese hombre creativo, dispuesto al cambio y a la apertura, fue quien a finales de los años sesenta convenció a los empresarios antioqueños de creer e invertir en las artes plásticas. En 1968 tuvo lugar la primera Bienal de Arte de la ciudad de Medellín, un evento que cambiaría para siempre el panorama de las artes en el país. Según el escritor Darío Ruiz, la primera Bienal de Coltejer supuso para la ciudad un cambio de vida, una revaloración del concepto de artista. Y las bienales internacionales de arte de Medellín (1968, 1970, 1972, 1981), que sirvieron de base para la aparición del Museo de Arte Moderno en la misma ciudad, fueron sin duda el gran logro de Estrada.

Durante su vida ocupó importantes puestos académicos, públicos y privados. Fue decano de la Facultad de Odontología y presidente de la Sociedad de Antropología de la Universidad de Antioquia. En 1956 fue nombrado Secretario Departamental de Cultura, y convirtió la Casa de la Cultura de Medellín en el Instituto de Artes Plásticas, que fue la base para la creación de la Facultad de Artes de la Univeridad de Antioquia. Creó el Conservatorio de Música de Antioquia, que luego sería el Departamento de Música de la Universidad. Fue secretario de Educación Departamental, presidente del Consejo Superior de la Universidad de Antioquia y miembro de la Junta Directiva del Museo de Antioquia. Fue también miembro del comité asesor de la Bienal de Florencia y perteneció a varias instituciones nacionales.

Fue autor de varios títulos de arte y poesía: Logografismos, El camino sigue abierto, Retrato antiguo. Quizás su libro más importante fue Arte actual. Diccionario de términos, conceptos y tendencias, cuya primera versión se publicó para la primera bienal. Luego vino otra edición y en los últimos años estaba preparando la tercera. Realizó ventiuna exposiciones de sus obras artísticas.

Su labor fue reconocida por diferentes entidades. Fue ganador del Premio Latinoamericano a las Artes Visuales, concedido por la Asociación Argentina de Críticos de Arte, en 1994; también recibió el Premio a las Artes y Letras, concedido por la Gobernación de Antioquia en 1999. En el 2011 recibió, por la labor de toda su vida, el reconocimiento como Amigo Platino del Museo de Arte Moderno de Medellín y la Gran Orden del Ministerio de Cultura.

El hombre que nunca se detuvo, pintó, en sus últimos años, un cuadro diario. Preparaba una exposición que llevaría por las escuelas para que los niños pudieran conocerla. Soñaba con una bienal de arte por televisión y a través de los nuevos medios.

A sus noventa años, en el 2011, recibiendo el Honoris Causa como doctor en Artes por parte de la Universidad de Antioquia, el maestro habló del futuro, de los proyectos por venir, de su mundo infinito. Leonel Estrada dejó un legado invaluable para la gestión artística y cultural en el país.