RevistaArcadia.com

Al principio y al final

"Las conquistas de derechos en las últimas décadas de los movimientos sociales indígenas y negros, no han sido mendicantes, sino procesos de reinvindicación profundamente culturales y ancestrales, bajo principios de autonomía, autoridad y territorio".

2010/11/10

Cambridge, 22 de Octubre 2010

Al principio y al final

Escrito por Paula Moreno- Ex-ministra de cultura

SPURS Fellow MIT-Fulbright 2010 -2011

Hace algunas semanas un grupo de académicos en Toronto en la conferencia de Estudios Latinoamericanos (LASA) me hablaron sobre el artículo "la presencia de los invisibles".Hasta ese momento, la verdad había percibido el tema como otro ataque personal que por su nivel de análisis no merecía mayor atención. Sin embargo, me parece importante la reflexión sobre la ligereza en el análisis de los temas étnicos, bajo la estrategia de una supuesta solidaridad con una causa de equidad, cuando en realidad se hace más evidente el racismo.

Cuando leí el artículo recordé cuando inicié mi gestión en el Ministerio. Una pregunta común era si había hecho una maestría en Cambridge o si sólo había sido un curso de inglés, si en realidad había trabajado mi tesis sobre diversidad y desarrollo. Y sí, en Cambridge comenzó para mi una profunda reflexión. El dialogo continúo con académicos como Amartya Sen (Premio Nobel de Economía), Arturo Escobar y la lectura sobre temas étnicos de autores como W.E. Du Bois o Charles Mills, me ayudaron a comprender como la invisibilidad es uno de los problemas más complejos del desarrollo.

Se debería realizar un análisis profundo y continuo sobre estos temas, que hacen parte de la agenda del periodismo cultural en un país diverso como el nuestro. Sin embargo, solamente haré referencia a dos puntos del artículo: el enfoque y la importancia de la biblioteca y la gestión denominada en el artículo "burocrática y cortoplazista" bajo mi administración.

En 2008, el Ministerio inicio la preparación para la conmemoración del Bicentenario como un proceso de recuperación de la memoria diversa de la nación. La comprensión profunda de la diversidad esta directamente asociada a la ética de una nación. El relato nacional no ha sido escrito de manera incluyente. Gran parte de nuestro relato se escribió omitiendo un país indio, negro, campesino, femenino, con fuerza y autonomía regional.

Las 200 preguntas que recogió el Ministerio de Educación, evidencian que la mayoría de los estudiantes indagan porque la historia oficial había omitido a su región, a sus antepasados, o si simplemente la historia es el recuento de procesos de otros sin elementos en común con la mayoría de colombianos de hoy.

El reconocimiento efectivo y equitativo está marcado por los referentes. Cuando no se conoce la producción literaria de los autores afrocolombianos; cuando la única alusión en los textos de historia a la población negra es la esclavización, e incluso un mal recuento de su abolición, no como conquista de los africanos esclavizados sino como concesiones de los conquistadores. Cuando en general se omite el aporte de la población afrocolombiana a la construcción del país, se genera un daño inmenso a la autoestima y la visión integral de la población negra, que afecta a todos los colombianos. La cultura es el eje del desarrollo de un país diverso como Colombia, puesto que en ella se sustenta la valoración propia y del otro que construye una visión compartida de nación. No se debe desestimar el poder de la cultura en el proceso de búsqueda de equidad racial en el país.

Las conquistas de derechos en las últimas décadas de los movimientos sociales indígenas y negros, no han sido mendicantes, sino procesos de reinvindicación profundamente culturales y ancestrales, bajo principios de autonomía, autoridad y territorio. El problema estructural del racismo, que se expresa en la pobreza, no es sólo de carencias físicas sino de marginalización que se perpetúa por la falta de comprensión cultural y respeto a una visión propia del desarrollo que están en la mente de quien discrimina y toma decisiones. En todo este proceso, no sólo el Estado sino los medios de comunicación (cuyo rol no es únicamente comentar) entre otros sectores, tienen un papel fundamental para hacer los esfuerzos conscientes e incluir no solo en la discusión sino en la acción.

En segundo lugar, quisiera referirme al cortoplazismo al que se hace mención. El enfoque de gestión "Colombia diversa: cultura de todos, cultura para todos 2007-2010" tuvo tres ejes: reflexión, estrategia y acción para la sostenibilidad en la gestión pública cultural. El plan estratégico que se implementó estos años da cuenta de bases solidas y analíticas para el sector. Algunos ejemplos de los resultados de estos procesos son: el Compendio de Políticas, tres leyes aprobadas (patrimonio, bibliotecas y lenguas), los nuevos planes nacionales implementados, más de 15 programas nuevos (e.g. memoria literaria, cultural digital, emprendimiento y turismo cultural, museos comunitarios, LASO etc). Estos son algunos ejemplos de procesos que por su naturaleza no fueron creados ni diseñados por un corto periodo y que responden a un trabajo intersectorial y con alianzas estratégicas.

En efecto, la visión a la largo plazo de la política cultural étnica, se expone en el primer compendio de políticas culturales del país (incluso el primero de este tipo en Iberoamérica). En 2007, se iniciaron programas específicos y sistemáticos para la población afrocolombiana como la Ruta de la Marimba (cuyo proceso conlleva el reconocimiento a finales de este mes por parte de la UNESCO, de los cantos tradicionales y la marimba del Pacífico sur como Patrimonio de la Humanidad), la Ruta de la Chirimía (con un apoyo por cuatro años del BID y el gobierno de Corea), el trabajo con más de 7.000 mujeres afrocolombianas en enfoque de derechos culturales y desplazamiento, el programa de formación para funcionarios públicos sobre enfoque diferencial y acción sin daño o las becas, entre otros. En 2008, Colombia lideró la creación de la Agenda Afrodescendiente para las Américas que estableció lineamientos consensuados por 15 países de África, el Caribe y América Latina, para la gestión cultural étnica. En efecto, los compromisos de la agenda se evaluaron en mayo de este año en Salvador de Bahía (Brasil). En general, las políticas, planes y programas son, sin duda alguna, susceptibles de mejoras pero deben ser elementos de análisis para una crítica con conocimiento. Las memorias del Ministerio bajo mi administración, disponibles desde julio 2010, recogen de una forma integral y conceptual estos procesos.

Finalmente, se habla de la acción política y burocrática. Las publicaciones públicas por lo general tienen una presentación del Ministro y su nombre. Mi pregunta es¿a qué tipo de proselitismo hace referencia el artículo? ¿En el caso de los otros ministros y funcionarios públicos ha sido también proselitismo aparecer en los créditos y presentar las publicaciones? Bueno, al final, cuando leí el artículo, recordé uno de los versos más bellos de la colección que reitera sus sentidos, para seguir trabajando por una discusión profunda del tema étnico para abordarlo desde el comienzo hasta el final y no como pretexto.

"Dejar atrás muy atrás para ser ignorados...

los espejismos que duplican la muerte

hasta que lleguen con sus garras de invierno los ríos de la fábula y sientas que cruzan por tu piel los faunos que se creían derrotados porque no muere el viejo cimarrón de la lluvia"

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.