RevistaArcadia.com

De Ferias y fiestas. Entrevista a Viviana Mayor.

2010/04/27

Por Daniel Salamanca



Para mí México es sinónimo de fajitas mixtas, taquitos al pastor, salsa Valentina, enchiladas atómicas, pico de gallo, chiles mortales, tequila ensimismado, mezcal con gusano y otras mil pociones casi tan mágicas como el Mole Poblano. ¿Pero, qué hay más allá de ese picante culinario, de las coloridas máscaras que luchan libremente y de los bigotes y sombreros que entonan las más agrias y sentidas rancheras?
Hay arte. Del más nombrado e influyente de nuestro siglo. Desde el reconocido muralismo de Rivera y Siqueiros en la primera mitad del siglo XX, al arte conceptual de Gabriel Orozco, quien este año rompe todos los pronósticos y cumple probablemente el sueño de todo artista mainstream, al presentar una retrospectiva itinerante por el MoMA de Nueva York, el centre Georges Pompidou de Paris, La Tate Modern de Londres y el Kunstmuseum en Basel.
Además de esto, y de lo que trata este artículo, es que en México se realiza una feria de arte contemporáneo llamada Zona Maco, que en esta séptima versión abrió sus puertas entre el pasado 14 y 18 de abril y que se perfila como uno de los eventos comerciales más importantes de nuestro continente. Pues bien, Viviana Mayor, una de mis mejores amigas, fanática entusiasta del arte y probablemente futura curadora, nos cuenta sus impresiones.

DSN: ¿Que tal la ida a México?


VM: Desde que supe que iba a viajar a la feria de arte contemporáneo de México, Zona Maco 2010 me emocionó la idea de estar en el centro de la acción de uno de los países con mayor producción artística y en un evento altamente reconocido en todo el mundo. Pero México no sólo se presentaba como un punto efervescente de creación sino también como la tierra del tequila y los tacos; Incluso me dijeron que las fiestas eran casi más importantes que la feria, tanto, que probablemente si iba a todas, conocería mucho mejor a todos los involucrados.

DSN: ¿Cómo describirías rápidamente la feria?


VM:
Mi primera impresión fue la de estar en una feria mucho más compacta que la de Bogotá, pues de entrada respeta su definición de feria de arte contemporáneo y en este sentido, las propuestas se podían clasificar bajo esa etiqueta. La consistencia también se notaba en el nivel que en general manejaban las distintas galerías. Obviamente, no todo era bueno, hubo muchas cosas que solamente se quedaban en el pretexto de ser arte contemporáneo.

DSN: ¿Y de las fiestas que tanto te hablaron?

VM: La primera fiesta fue la que organizaron las Galerías OMR, KBK y Enrique Guerrero en un bar que según me dijeron, era el bar de los artistas y cineastas: El Covadonga. No es el bar que tenemos en la cabeza los colombianos, todo lo contrario, es un gran salón, con mucha luz y muchas mesas, donde el mejor plan es sentarse a comer, beber y jugar cartas o dominó, más bien poco baile y nada de oscuridad. Esa noche el Tequila Centenario llovía por todos lados y entre uno y otro vi varias caras conocidas, como la de Mateo López o Nicolás Paris, entre muchas otras que al final se borraron por los efectos del agave. Esa fiesta siempre ha tenido fama de ser la más dura, donde todos se emborrachan sin piedad. Y así fue.

DSN: ¿Se siente un predominio de los locales?


VM: Las mejores cosas parecían ser las de casa y es así como los mejores proyectos pertenecían a artistas mexicanos o a galerías mexicanas. Menciono por ejemplo un par de trabajos: el de Aldo Chaparro de la galería OMR. Sus cuervos disecados captados en un instante preciso de manera fotográfica, sobre monolitos de mármol negro me hicieron pensar en La naranja mecánica. Creo que esa es precisamente la intención, la de la referencia identificable, sin muchos intricados. También me gustó mucho Alejandro Almanza (México) de Magnan Metz Gallery, NY, con un trabajo que descontextualiazaba las bolas disco y las luces de neón, reinventando su utilidad y significado; imagínense tener una repisa hecha con neones que sostiene varias bolas disco.


(Máximo González)

DSN: ¿Hubo algo distinto y ajeno al arte que te llamara la atención?

VM: Mientras más recorría la feria, me daba cuenta que el lugar estaba lleno de evidencias sobre todo lo que rodea el mundo del arte: galerías enormes, artistas famosos y coleccionistas faranduleros. Lo digo en el buen sentido, todo esto hace de las ferias eventos sociales muy interesantes, donde el arte actúa como punto de convergencia entre distintas culturas e intereses. Pero entre todo lo que vi, puedo decir que las chicas mexicanas “fresas” son muy guapas y que tienen los tacones más altos y más bonitos que he visto en mucho tiempo; pensaba yo que será lo que pasa en Bogotá que nunca he llegado a encontrar esos zapatos.
 
DSN: ¿Cómo transcurre la feria?


VM
: El viernes los expositores se ven más agotados; entre estar todo el día en la feria y después de fiesta, a cualquiera se le agotan las Energizer. Precisamente el jueves había sido la fiesta de las nuevas adquisiciones de la colección Jumex, una de las colecciones institucionales más importantes de todo el continente y todavía me arrepiento pues no pude ir, pero lo que oí es que es de lejos la fiesta más ostentosa y pesada de todas, parece un matrimonio, mesas vestidas, mucha comida y mucho alcohol. Sin desmeritar lo anterior, me dijeron que valió la pena ir por las exposiciones “The Travelling Show” y “El Gabinete Blanco” curadas por Adriano Pedrosa, donde se reunieron 129 obras de 84 artistas internacionales. Una exhibición que dejó a muchos sin palabras y que es por si sola, motivo de un próximo viaje a México.


(Galería Vermhelo)

DSN: ¿Sientes que hay un denominador común en la feria? ¿Algo te llamó la atención más que otra?

VM: En las ferias lo que suele llamar la atención del público es lo brillante, lo grande, lo colorido y en Zona Maco, había mucho de eso, pero lo que más me llamó la atención fue constatar que el arte es permeado cada vez más por todo lo que nos rodea; había muchos trabajos que usaban textos, que usaban materiales para descontextualizarlos, que se acercaban mucho al diseño gráfico, de interiores, industrial, etc. Y la forma de comunicar del arte también se ha convertido en un canal ‘plurisensorial’; no es un simple cliché decir que estamos en una época multimedial.

Sin duda, clara evidencia de lo que decía antes, fueron los Project Rooms de Zona Maco Sur, curados por Adriano Pedrosa, en los que vi mucho de esa influencia de lo gráfico, lo textual, lo mediático y lo político en obras muy bien ejecutadas, como los dibujos de Johana Calle que hacen referencia a las palabras escritas en términos visuales; también la instalación del argentino Máximo González donde el mapamundi hecho con billetes de México se iba expandiendo hasta ser pequeñas partículas en el stand, o los muchos libros intervenidos por Adrián Villar, también argentino, que iban desde el cómic hasta el dibujo hiperrealista; simplemente me encantó esta instalación. Por otro lado, estaban las banderas desprovistas de colores y símbolos políticos y que formaban “La noche” del venezolano Luis Romero o la impecable factura de Kevin Simón Mancera con su proyecto de obituarios del mes de enero, que dispuestos en el espacio tenían el poder de crear un ambiente sepulcral por lo que la gente tenía sus reservas al momento de entrar. Otro trabajo que valió la pena tener cerca fue el de Marcius Galán, una instalación donde la ilusión era el principal insumo: un vidrio que transformaba el fondo del stand y sin embargo, no había vidrio.


(Kevin Simón Mancera)


(Marcius Galán)

DSN: ¿Conclusiones?

VM: El último día de la feria es el último día para concretar ventas que por lo que oí no fueron las mejores. Al parecer este año, las ventas estuvieron muy lentas e incluso para galerías locales que se supone tienen un mercado establecido. ¿Error de la organización? ¿Rezagos de la crisis? Un poco de los dos y que deben plantear mejoras para las ferias futuras, pues no se debe olvidar que a pesar de su gran nivel, Zona Maco es una feria comercial en la cual los expositores esperan vender, entre otras muchas otras cosas.
A las 12:30 a.m. llego al Hotel Habitat para la fiesta de cierre, voy con una amiga colombiana que ahora vive en México y empezamos a tomar tequila, el cual cambiamos por whiskey ya que es más barato. Me encuentro con varios colegas, pero ya nadie habla de arte ni de la feria, sólo brindamos por habernos conocido y por México, que en realidad está de puta madre.

DSN: ¿Quieres compartir algunos links?


VM: Les dejo una lista de las que para mí, fueron las mejores galerías:

http://www.kurimanzutto.com/

http://www.labor.org.mx/

http://www.travesiacuatro.com/

http://www.galeriavermelho.com.br/v2/index.asp

http://www.arroniz-arte.com/site/index.php

http://www.kunsthaus.org.mx/

http://www.nueveochenta.com/

http://www.sicardi.com/

Y otros para que se den una vuelta:

http://www.babybabybaby.com.mx/

http://www.textofilia.com/






¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.