RevistaArcadia.com

Philagrafika: Una apuesta por la gráfica contemporánea

2010/04/19

Por Daniel Salamanca

En la ciudad de Filadelfia en el año 1776 se firmó, entre los delegados de las trece colonias norteamericanas, la independencia de lo que hoy conocemos como los Estados Unidos. Esto la hace una de las ciudades más importantes del país del norte, y por ende, de todo el continente. Sin embargo, cuando se habla de cultura y de arte en general, es poco común oír su nombre y, al contrario, siempre suenan mucho más otras ciudades.
Suena Nueva York por su Soho, su MoMA, su Guggenheim, su Parson’s, su Pratt institute, su School of Visual Arts, su Broadway y su lista infinita de cosas cool para ver y visitar. También se habla mucho de Miami por su cercanía con Latinoamérica y por tener dos de las ferias de arte más importantes del mundo como lo son: Scope Art Fair y la versión importada de Basel. Ambas, muy cerca de un malecón en donde día a día se pavonean ricos y famosos. Esto, sin mencionar a Los Angeles, cuna de muchos artistas y, este año, invitada a la reconocida feria Arco de Madrid y a San Francisco y Chicago que tienen las universidades y escuelas de arte más prestigiosas del continente.
Pero este año Filadelfia parece haber sacado sus garras y organizó por primera vez un magno evento de exhibición gráfica contemporánea llamado Philagraphika, que se llevó a cabo del 29 de enero al 11 de abril, y que contó como director de curaduría a un curador colombiano, José Rocca. Una hazaña casi de rock star si se tiene en cuenta que no todos los días se es comisario de un evento de este calibre.
Y bien, la idea de esta exposición que reunió a casi 300 artistas y que acogieron tanto museos como galerías y demás espacios de exposición a lo largo y ancho de esta urbe, además de dinamizar la propuesta artística de esta ciudad, es rescatar, o mejor, resaltar, una práctica común para muchos artistas y que se ha convertido en una herramienta clave de la expresión de ideas.
¿Por qué? Porque la expresión gráfica es tal vez la práctica artística más democrática de todas. Lo digo porque parte del concepto de la reproductibilidad, es decir que se piensa de manera múltiple y rompe con el mito de la originalidad. Esto hace que el precio de cada pieza disminuya y, además e inevitablemente, genera un mayor impacto sobre un amplio número de espectadores. Sin embargo, la idea de esta exposición es precisamente ir más allá en cuanto al concepto de gráfica y plantear nuevas reflexiones sobre este oficio que usualmente en las bellas artes estaba amarrado y coartado al grabado (sobre linóleo, metal o madera) y otras técnicas modernas de impresión (litografía, estampado, xerigrafía, etc…). Aquí se muestran muchas posibilidades que parten de ciertas premisas básicas pero que poco a poco son llevadas al campo de la instalación, el video o la escultura.
Para la muestra, el trabajo del colombiano Miler Lagos quien participaba con una obra in-situ en la galería Arthur Ross.
Lo que siento, más allá de toda la baraja inmensa de propuestas es que en todos los trabajos persiste una estética del grafismo y de lo que es la imaginería gráfica en su sentido más amplio. Hablo del uso de la ilustración, el rescate de las tipografías, la re-interpretación de los rasgos de una diagramación y otras pequeñas claves que dejan saber que todo sigue perteneciendo a ese mismo mundo de la comunicación impresa. Aún cuando no hay impresión. Esa es la apuesta de Filadelfia.
Otros latinoamericanos participantes fueron Óscar Muñoz de Colombia, Enrique Chagoya de México,
el colectivo Eloisa Cartonera de Buenos Aires, Pablo Helguera de México, Pepón Osorio de Puerto Rico
 y Regina Silveira de Brazil.











¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.