El poeta chileno Gonzalo Rojas falleció a los 93 años.

Adiós a Gonzalo Rojas

El poeta chileno Gonzalo Rojas, fallecido hoy en una clínica de Santiago, se consideraba "un poeta del asombro", "lentiforme" (de los que no se apresuran) y a sus 93 años se sentía "como un jovenzuelo" que, como tal, no temía a la muerte y pensaba que iba a vivir mucho.

2011/04/25

Por Nelson Sandoval Díaz

Su obra, dijo en una entrevista con Efe hace algunos años, "está marcada por el asombro", que definía como "el encantamiento" desde el cual escribía.

Rojas sostenía que no era necesario versificar para ser un poeta del asombro y consideraba como tales al pintor chileno Roberto Matta y al escritor mexicano Juan Rulfo, "que no escribieron ningún verso, pero el asombro los hizo asomarse al prodigio de ser".

El poeta chileno, buena parte de cuya obra confronta a la muerte y el amor, moldeado magistralmente, tanto en su vertiente romántica como en un erotismo pletórico, estaba convencido de que los poetas son también sujetos del azar.

"El poeta es un sujeto del azar, en quien la poesía se encarna a través de la palabra que uno no merece, se la dan", aseguraba.

La poesía, decía Rojas, "es erótica, tanática, pero también de la inmediatez, parcamente sociológica, social y política".

Sobre la muerte, sostenía que no hay que temerle, "pues va con uno desde el instante en que nace".

El 18 de agosto de 2010, Rojas se asombró cuando se enteró por Efe de que había muerto el Nobel José Saramago: "¿cuántos años tenía José? 87 años, era un muchacho; imagínese, yo tengo 93 y me siento como un jovenzuelo", comentó aquel día.

Recibir el Premio Cervantes le llevó a exponer toda su admiración por el autor de Don Quijote, a quien consideraba también un poeta, cuya obra máxima perfectamente se puede declamar y "suena tan bonita".

Cervantes era para Rojas "el portento que lo dijo todo en una lengua que es un prodigio", el que puso en marcha un modo de tratar la realidad y de mostrarla. "Hay en él un rasgo que me suena como fundamental, que es la terrestridad", pensaba.

Pese a su condición reconocida de "lentiforme", Rojas no fue en definitiva un autor poco prolífico, como se pensó en alguna época debido a que entre su primera y segunda obra ("La miseria del hombre" y "Contra la muerte") mediaron dieciséis años (1948-1964).

"Sí, soy lentiforme; me demoro, me fastidia la prisa, no entiendo para nada la celeridad ni la publicidad, ni los famosos premios, aunque le caigan a uno", contaba.

Cuando en 1992 ganó el Premio Nacional de Literatura de Chile y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, su creación no pasaba de dieciocho títulos. Tal vez esa lentitud creativa provino de su dura niñez, adolescencia y juventud, cuando sus prioridades debieron ser distintas a llevar al papel los versos que germinaban en su interior.

Nacido el 20 de diciembre de 1917 en la sureña ciudad de Lebu el poeta perdió muy niño a su padre, minero de oficio, a quien en diciembre de 2003 dedicó el Premio Cervantes.

Su despegue literario no fue fácil. "La miseria del hombre", su primer libro, fue mal recibido por la crítica, pero bien acogido por los poetas.

"Al paso que van las letras nacionales no prometen nada bueno", apostilló Hernán Díaz Arrieta (Alone), el crítico del diario "El Mercurio", cuya palabra era ley.

"Me ha tomado mucho, me ha removido y a trechos me deja el deslumbramiento de lo muy original", le escribió en tanto Gabriela Mistral.

Aunque "Contra la muerte" le dio a conocer en Latinoamérica, su consagración internacional ocurrió en 1977 con "Oscuro", publicado en Venezuela, durante su período de exilio de la dictadura de Augusto Pinochet.

Carlos Fuentes y José Donoso consideraron que los frecuentes seminarios y encuentros literarios que Rojas organizó en los años 50 y 60 contribuyeron a la gestación del llamado "boom" latinoamericano, pues indujeron a nuevas perspectivas del continente.

Desde entonces no cesó de moverse a través del mundo. Los viajes aportaban "una vibración intensa" a su creación literaria, sobre todo por ser de Chile, país al que la geología y la geografía le determinaron "una insularidad muy fuerte".

Hasta que decidió pasar la mayor parte de su tiempo en Chillán, donde según su hijo homónimo, "era feliz". EFE

 

Algunos poemas de Gonzalo Rojas

 

Al silencio

Oh voz, única voz: todo el hueco del mar,

todo el hueco del mar no bastaría,

todo el hueco del cielo,

toda la cavidad de la hermosura

no bastaría para contenerte,

y aunque el hombre callara y este mundo se hundiera

oh majestad, tú nunca,

tú nunca cesarías de estar en todas partes,

porque te sobra el tiempo y el ser, única voz,

porque estás y no estás, y casi eres mi Dios,

y casi eres mi padre cuando estoy más oscuro.


La piedra

Por culpa de nadie habrá llorado esta piedra.

Habrá dormido en lo aciago

de su madre esta piedra

precipicia por

unimiento cerebral

al ritmo

de donde vino llameada

y apagada, habrá visto

lo no visto con

los otros ojos de la música, y

así, con mansedumbre, acostándose

en la fragilidad de lo informe, seca

la opaca habráse anoche sin

ruido de albatros contra la cerrazón ido.

Vacilado no habrá por esta decisión

de la imperfección de su figura que por oscura no vio nunca nadie

porque nadie las ve nunca a esas piedras que son de nadie

en la excrecencia de una opacidad

que más bien las enfría ahí al tacto como nubes

neutras, amorfas, sin lo airoso

del mármol ni lo lujoso

de la turquesa, ¡tan ambiguas

si se quiere pero por eso mismo tan próximas!

No, vacilado no; habrá salido

por demás intacta con su traza ferruginosa

y celestial, le habrá a lo sumo dicho al árbol: -Adiós

árbol que me diste sombra; al río: -Adiós

río que hablaste por mí; lluvia, adiós,

que me mojaste. Adiós,

mariposa blanca.

Por culpa de nadie habrá llorado esta piedra.

Acorde clásico

Nace de nadie el ritmo, lo echan desnudo y llorando

como el mar, lo mecen las estrellas, se adelgaza

para pasar por el latido precioso

de la sangre, fluye, fulgura

en el mármol de las muchachas, sube

en la majestad de los templos, arde en el número

aciago de las agujas, dice noviembre

detrás de las cortinas, parpadea

en esta página.

Baudeleriana

Astucias que le son y astucias que no le son

dijera Ovidio: los tacones

le son, ojalá altos, lo bestial

visible, los pezones, no importa

lo exiguo del formato, el beso

bien pintado, parisino

el aroma, azulosos

sin exceso los párpados, sigiloso

el zarpazo drogo y longilíneo

de su altivez, visionario

el fulgor, especialmente eso, visionario el fulgor.

Y claro, áureos los centímetros

ciento setenta del encanto

del tobillo a las hebras

torrenciales del pelo. -"Piénsese

irrumpe entonces a esa altura Borges con asfixia, ¿quién

sino el Aleph pudiera entera esquiza y

bestia así olfatear, besarla en el hocico,

durarla, perdurarla en su enigma, airearla,

mancharla por lo hondo hasta serla, al galope

tendido del tedio? ¿Quién,

especialmente eso, la hartara?"

Especialmente nada, muchachos, ¡videntes

de otra edad! ¡Borges,

Publio Ovidio!, nada: lo cierto

es que no hay nada, salvo

cada 28, sangre

de parir y ese es el juego. De ahí vinimos viniendo los

poetas malheridos aullando

mujer, gimiendo

hermosura, Eternidad

que no se ve: especialmente eso, muchachos,

que no se ve.

París, Noviembre 2003


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.