Escena de Los Simpsons en donde sale el misterioso autor Thomas Pynchon.

5 autores que huyeron del público

A propósito de la noticia de la publicación de la continuación “apócrifa” de El guardían entre el centeno, recordamos cinco escritores, Salinger incluído, que le huyeron al público y mantuvieron una carrera literaria recluídos, lejos de los festivales, encuentros y firmas de libros tan de moda estos días.

2011/01/14

1. ¿A dónde se fue J.D Salinger?

Más aislado que Holden Caufield, uno de los personajes más solitarios de la literatura, fue su creador J. D Salinger. Veterano de guerra y luego budista, en 1953 se mudó de Nueva York a Cornisa, un pueblo en Maine que ni aparece en los mapas. Su retiro fue definitivo en 1961, cuando la revista Time le dedicó una portada a su misteriosa reclusión. Después de eso sólo concedió una entrevista más y publicó otro cuento “Hapword 16, 1924”. Murió el 27 de enero de 2010.

2. El silencio de Thomas Harris

Se sabe que Thomas Harris nació en Mississippi hace 66 años, que fue periodista judicial y que escribió El silencio de los inocentes. Aunque su carrera empezó en la prensa, Harris ha evitado a los periodistas desde hace más de veinte años y no ha aparecido en público. Ni siquiera quiso participar en la adaptación al cine de su más conocida novela, eso sí, le mandó regalos a todo el staff después del éxito.

3. Thomas Pynchon hasta en Los Simpsons

No se conocen más de cinco fotografías suyas de cuando era joven, ha evitado a los periodistas cuarenta años y es conocido por sus múltiples protestas a CNN y otras cadenas de televisión por violar su privacidad. Pero su silencio ha dado bastante de qué hablar. Se dice que vive en México, se especulaba que era un álter ego de Salinger y hasta se presumía que se escondía porque no le gustan sus dientes. Tan conocido es que prestó su voz para aparecer en un capítulo de Los Simpsons con una bolsa de papel en la cabeza.

4. Emily Dickinson, la excéntrica

En Amherst era conocida como una “reclusa excéntrica” y sus vecinos la llamaban la “señora de blanco”. Ella no dejaba saber más de sí. Les hablaba a las visitas desde el otro lado de la puerta y si entraba en confianza mantenía una conversación a gritos desde el segundo piso. En vida no publicó más que un puñado de poemas, casi todos de manera anónima, aunque escribió más de 1700.

5. Henry Darger en El ámbito de lo irreal

Durante su vida lo único que se supo de Henry Darger fue que era aseador de un hospital, que hablaba solo y que no tenía amigos. Sus vecinos en Chicago lo llamaban “el loco” En noviembre de 1972, poco antes de su muerte, su arrendatario encontró un archivo con ilustraciones y páginas de anotaciones (15.000 en total). Tituladas La historia de las niñas Vivian, hoy son el ícono de los marginales: en las subastas se venden por millones de dólares y sirvieron como base del documental En el ámbito de lo irreal.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.