Barack Obama nació el 4 de agosto de 1961.

Barack Obama: “las historias son más importantes que nunca”

A pocos días de la posesión de Donald Trump, el presidente Barack Obama le dio al 'New York Times' una entrevista en la que habla del poder de la literatura, su papel en la política y los libros que recomienda. ¿Por qué la lectura fue el motor del más progresista de los mandatarios que ha tenido Estados Unidos?

2017/01/17

Por Ana Gutiérrez

“En una época en la que los hechos se mueven tan rápido y tanta información se está transmitiendo, la lectura me dio la habilidad de desacelerar y afinar mi perspectiva, entender a los demás” explicó el presidente estadounidense Barack Obama en una entrevista en la Casa Blanca el pasado viernes 13, solo 7 días antes de la inauguración del presidente electo Donald Trump. Las habilidades que le dieron los libros fueron “invaluables. No se si me hicieron un mejor presidente, pero me permitieron mantenerse balanceado durante estos ocho años”. Le hablaba a Michiko Kakutani, la principal crítica literaria de The New York Times, con quien discutió el papel indispensable que ha tenido la literatura en su vida.

Obama tuvo una niñez solitaria y compleja. Nació en Hawai, hijo de una mujer blanca y un hombre negro de Kenia, quien dejó a la familia cuando  solo tenía dos años. Con su madre y su padrastro fue a vivir en Indonesia. “Me encantaba leer desde niño, en parte porque viajaba tanto y me sentía desplazado, como un forastero” dijo, explicando que le encantaba la idea de tener “mundos portátiles, que me pertenecían, que podía visitar”.

Las lecturas que lo influenciaron fueron las obras de Shakespeare, Abraham Lincoln, Martin Luther King Jr., Gandhi y Nelson Mandela. Siente especial afinidad con Lincoln, y se vio, a menudo, releyendo la copia escrita a mano que dejó del discurso de Gettysburg en la Casa Blanca. En años recientes ha leído obras como La canción de Salomón de Toni Morrison, El problema de los tres cuerpos de Liu Cixin, escritor chino de ciencia ficción, Ferrocarril Subterráneo de Colson Whitehead y los textos de Junot Díaz, Jhumpa Lahiri, Dave Eggers, Zadie Smith y Barbara Kingsolver.

En cuanto a Díaz y Lahiri, elogió su retrato de “la experiencia particular de la inmigración contemporánea [y] la búsqueda de un lugar mejor mientras se sufra la sensación de estar desplazado”. Los ata a las obras de Philip Roth y Saul Bellow por estar “impregnados de la sensación de ser un forastero, de querer pertenecer pero ansioso sobre lo que se debe sacrificar”.

Admite también que Gone Girl se le hizo “un libro bien construido, bien escrito”.

Obama llegó a la Casa Blanca siendo escritor y planea dedicarse a escribir sus memorias ahora que vuelve a la vida de civil. Explica que su interés en contar historias estaba unido a su interés por la política y el servicio público, recuerda que al empezar a trabajar alguien le aconsejó que “si aprendes a oír las historias de las personas y puedes encontrar lo que valoran en ellas, podrás forjar relaciones duraderas".  En 1995 publicó Los sueños de mi padre: una historia de raza y herencia sobre su vida. La escritura le sirvió de herramienta para organizar “las corrientes enfrentadas dentro de mi vida: la raza, la clase social, la familia. Creo genuinamente que me sirvió para integrar todas esas piezas que me componen en algo relativamente entero”. En el libro discute el papel de los textos de autores afroestadounidenses, como Langston Hughes, W.E.B. DuBois y Malcolm X, para forjar esa identidad integra.  

La lectura sigue siendo una parte importante de su vida diaria. Recientemente le regaló a su hija Malia un Kindle lleno de libros. Entre ellos Los desnudos y los muertos de Norman Mailer, El cuaderno dorado de Doris Lessing, La mujer guerrera de Maxine Hong Kingston y Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

Obama concluyó diciendo “en un momento cuando nuestro panorama político está tan enfocado en manejar el choque de culturas que ha traído la globalización, la tecnología y la migración el papel que tienen las historias para unificar, en vez de dividir, de participar en vez de marginar, es más importante que nunca”.

Conozca aquí algunos de los libros que recomienda el presidente número 44 de Estados Unidos:

 El problema de los tres cuerpos de Liu Cixin

Ganador del prestigioso premio Hugo de ciencia ficción en 2015, la primera vez que una obra no escrita originalmente en inglés recibe el galardón. Es la primera parte de una trilogía ambientada durante la Revolución Cultural china cuando un proyecto militar secreto manda señales al espacio con el objetivo de establecer contacto con alienígenas.

“Siempre fuiste un misterio para mi. Una vez alabé tus aptitudes delante de tu padre, en paz descanse, quien por fortuna no tuvo que presenciar tanta calamidad, y el negó con la cabeza y me dijo que no esperaba de ti grandes logros académicos. Lo que añadió a continuación acabaría cobrando gran importancia en la segunda mitad de mi vida: ‘Mi Shaolin es demasiado inteligente. Para trabajar en teoría fundamental, lo que hay que ser es tonto’”.  

 La canción de Salomón de Toni Morrison 

Morrison retrata la vida en los barrios negros de Michigan, un ambiente hostil donde el latente odio racial entre blancos y negros llega a sus sangrientos extremos. Es una novela de aprendizaje, que sigue la vida a través de un joven que explora los acontecimientos que convulsionan al Estado y también a su familia y las que la rodean. 

"Cuando la hija del fallecido médico vio al señor Smith aparecer tras la cúpula tal y como había prometido, con las enormes alas de seda azul curvadas en torno al pecho, soltó la gran canasta que llevaba al brazo salpicando el suelo de pétalos de terciopelo rojo. El viento los arrastró hacia arriba primero, hacia abajo después, para depositarlos finalmente sobre los pequeños montones de nieve".

 Un recodo en el río de V. S. Naipaul

La novela del Premio Nobel de Literatura V. S. Naipaul fue publicada en 1979 y fue preseleccionada para el Booker Prize de ese año. Narra la historia de un joven musulmán que se sitúa en un impreciso país de África tras su independencia. Nacido y crecido en otro país, no es ni europeo o del todo africano, por lo cual observa los rápidos cambios del lugar con profunda familiaridad pero la distancia de un extranjero.

Obama citó la primera frase del libro en la entrevista: “El mundo es lo que es: los hombres que no son nada, que se permiten llegar a no ser nada, no tienen lugar en él”.

 Gilead de Marilynne Robinson

La novela de Robinson ganó el Premio Pulitzer de Ficción en 2005. La novela epistolar ambientada en el pueblo ficticio de Gilead, un pequeño pueblo de Iowa, se considera un poderoso retrato de la vida en la región del Medio Oeste de los Estados Unidos, de la fe religiosa, de la duda y lo complejas que pueden ser las relaciones de familia. Robinson luego escribió otros dos libros que tienen lugar en el pueblo.   

“Es ridículo pensar que los muertos echen algo de menos. Si cuando leas esto ya eres un hombre hecho y derecho –mi intención al escribir esta carta es que la leas entonces–, hará mucho que me habré marchado. Ya sabré casi todo lo que hay que saber sobre estar muerto, pero seguramente me lo reservaré para mí. Así parece que son las cosas”.

 Pensar rápido, pensar despacio de Daniel Kahneman

Publicado en 2011 por Kahneman, ganador del Premio Nobel de Economía, reúne investigaciones que ha desarrollado durante décadas, varias con el psicólogo Amos Tversky. El título alude al tema central del libro, la dicotomía que observa entre las dos formas como la mente crea el pensamiento: el Sistema 1 es rápido, instintivo y emocional; el Sistema 2 es lento, deliberativo y más lógico.

“El ‘riesgo’ no existe ‘ahí fuera’, independientemente de nuestras mentes y nuestra cultura, esperando que alguien lo mida. Los seres humanos han inventado el concepto de ‘riesgo’ para poder entender y sobrellevar los peligros y las incertidumbres de la vida. Aunque estos peligros sean reales, no hay algo así como el ‘riesgo real’ o el ‘riesgo objetivo’”.

 La sexta extinción: una historia nada natural de Elizabeth Kolbert

El libro le valió el Premio Pulitzer de No Ficción en 2015. Ilustra cómo la actividad humana (el consumo de combustibles fósiles, la contaminación generalizada, la deforestación y así) llevará a la extinción del título. Es decir, los seres humanos serán los responsables de la más grande extinción de vida de todo tipo en la tierra desde el impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios.

“Se ha estimado que una tercera parte de los corales que construyen arrecifes, una tercera parte de los moluscos de agua dulce, una tercera parte de los tiburones y las rayas, una cuarta parte de los mamíferos, una quinta parte de los reptiles y una sexta parte de las aves se dirigen a la desaparición. Las pérdidas se producen en todos lados: en el Pacífico sur y en el Atlántico norte, en el Ártico y en el Sahel, en lagos y en islas, en las cimas de las montañas y en los valles”.

 Los desnudos y los muertos de Norman Mailer

Mailer trabajó durante tres años en la novela, que se publicó en 1948 sólo tres días después del día de la victoria de los aliados. y lo catapultó a la fama. El New York Times se llamó “sobrecogedora” y los críticos en general la consideraron la gran novela estadounidense de la Segunda Guerra Mundial. La novela explora múltiples puntos de vista en el brutal escenario de la guerra librada en el Pacífico, retratando además a la sociedad de Estados Unidos.

“¿Por qué crees que Hitler ha podido mantenerse tanto tiempo sin que nadie lo molestara? La mentalidad diplomática, en su limitación, no podía suponer que estuviera jugando el antiguo juego con nuevas variantes. Se necesita un observador externo, como tú o como yo, para darse cuenta de que él es el intérprete del hombre del siglo veinte”.

 El cuaderno dorado, de Doris Lessing

La ganadora del Premio Nobel de Literatura de 2007 escribió esta novela en 1962. Es parte de la llamada "ficción del espacio interior" de Lessing, se conoce por su fuerte mensaje anti-guerra, su recuento del comunismo y del Partido Comunista en Inglaterra, y un análisis de de  los conflictos de trabajo, sexo, maternidad, y política que encontraban las mujeres y el movimiento feminista.

“En el fondo, yo siempre pensaba: “Bueno, me casaré, así que no importa que eche a perder todas las aptitudes con que nací”. Hasta hace poco, incluso soñaba en tener más niños... Sí, ya sé que es idiota, pero es verdad. Y ahora tengo cuarenta años y Tommy ya es mayor. Pero lo importante es que si tú no escribes tan sólo porque piensas en casarte... —¡Pero si las dos queremos casarnos! —dijo Anna, bromeando. El tono jocoso volvió a prestar distancia a la conversación; había comprendido, con pena, que no podría discutir ciertos temas con Molly”.

 La mujer guerrera de Maxine Hong Kingston

Kingston narra el proceso de maduración de una niña chino-estadounidense que vive en California. Atrapada entre dos mundos: Estados Unidos donde habita y la China de la cual partieron sus padres, lucha para integrar los mensajes confusos que la rodean. Partiendo de sus memorias, mezcla los recuerdos, los cuentos de su madre, la realidad, la ficción y la fantasía para retratar a una mujer que debe formarse sola.

“‘En China tu padre tenía una hermana que se suicidó. Saltó dentro del pozo familiar. Decimos que tu padre tiene sólo hermanos porque es como si ella nunca hubiera nacido’. Siempre que ella tenía que advertirnos acerca de la vida, mi madre contaba historias como esta, una historia para seguir creciendo. Ella ponía a prueba nuestra fortaleza estableciendo realidades”.

 Cien años de soledad de Gabriel García Márquez

La mítica novela de Gabriel García Márquez, exponente ejemplar del estilo del realismo mágico y a su vez un retrato sensible de la historia colombiana y hacer una síntesis de la naturaleza de su pueblo. Publicada en 1967, cumple cincuenta años y sigue siendo una fuente de fascinación para los escritores y lectores latinoamericanos.

“En cualquier lugar en que estuvieran recordaran siempre que el pasado era mentira, que la memoria no tenía caminos de regreso, que toda primavera antigua era irrecuperable, y que el amor más desatinado y tenaz era de todos modos una verdad efímera”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.