Mural de Diego Rivera.

Cantares aztecas, el códice de la poesía náhuatl

Cuando el ejército español que encabezaba Hernán Cortés emprendió la guerra abierta contra el pueblo azteca, los tlatoanis (gobernantes) llamaron a la batalla de varias formas. Una de ellas fue la poesía.

2012/03/02

Por BBC Mundo.

;
BBC

Los textos evolucionaron conforme los aztecas perdieron la guerra contra las enfermedades y el asedio de tribus rivales, y al final se convirtieron en iconocuicatl, composiciones tristes que narran el período conocido como la Conquista.

Durante cientos de años estos poemas y otros cantos filosóficos, eróticos o de guerra permanecieron virtualmente desconocidos, pero ahora la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) los recupera en una serie de tres libros llamada “Cantares mexicanos. El códice de la poesía náhuatl patrimonio de la nación”.

Es el resultado de una investigación de 20 años y que abre nuevas posibilidades para entender el pensamiento indígena, le dice a BBC Mundo Alicia Mayer González, directora del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la UNAM.

Rescate

La mayoría de los poemas, cantos y relatos fueron transcritos en la mitad del siglo XVI. Muchos fueron reunidos por el fraile Bernardino Sahagún, quien acompañaba a las tropas de Cortés cuando arribaron a lo que hoy es México.

Al religioso se le considera uno de los personajes más importantes en ese pasaje de la historia, pues fue gracias a él que se conservan muchos textos y otros elementos culturales del pueblo azteca.

Sahagún rescató algunos documentos escritos, pero la mayor parte son testimonios orales recuperados por los colaboradores indígenas del fraile.

Una tarea que continuaron otros religiosos de distintas congregaciones, especialmente jesuitas, que llegaron a lo que hoy es México tras la derrota de los pueblos originarios.

Desde entonces las piezas literarias se reunieron en un códice, llamado “Cantares Mexicanos”, y que consta de 295 fojas escritas casi todas por ambos lados.

"Es el manuscrito en náhuatl más antiguo que se conoce en México", explica a BBC Mundo Guadalupe Curiel Defosse, directora del Instituto de Investigaciones Bibliográficas (IIB) de la UNAM.

"En él se refleja parte de la historia, del pensamiento filosófico y literario de los pueblos náhuatl".

Herencia

Hace 20 años el historiador Miguel León Portilla, uno de los principales investigadores de los pueblos originarios del país, inició un seminario para estudiar el manuscrito “Cantares Mexicanos”.

Aunque no es la primera vez que se analiza el códice, sí es el esfuerzo conjunto de más largo plazo que se haya realizado, afirma Curiel Defosse.

El documento fue localizado en el siglo XIX en la Biblioteca Nacional, y desde entonces en distintas épocas algunos investigadores lo estudiaron en partes, con pocos resultados.

"Lo que teníamos era como intentos de la transcripción de todas estas tareas", explica la directora del IIB. "Esta es la primera vez en la historia que se hace un esfuerzo conjunto para que no ocurriera lo que pasó en épocas pasadas".

Así, en las últimas dos décadas los participantes del seminario hicieron un análisis integral del documento, y el primer resultado es la serie de libros editados ahora por la UNAM.

Los volúmenes al análisis de solo 85 fojas, donde se concentra la literatura del antiguo pueblo náhuatl y contienen, además de la transcripción de los textos en su lengua original, una traducción al español, con anotaciones filológicas.

Más allá del valor literario de la obra, la edición es una oportunidad para reflexionar sobre los orígenes de los mexicanos, señala Alicia Mayer.

"Con estos libros la sociedad puede apreciar, cada vez más, un legado que le es también propio", explica. "Es la otra mitad de la herencia, no solamente la española que se conoce mejor".

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.