El cuentista norteamericano Raymond Carver.

Carver sin cortes ni ediciones

Se acaba de lanzar en España el libro de cuentos Principiantes, del escritor norteamericano Raymond Carver. Esta es la versión sin editar de su libro De que hablamos cuando hablamos de amor. Renace la polémica sobre su relación con el editor Gordon Lish, de quien se dice es el verdadero artífice de su estilo minimalista.

2010/05/06

Raymond Carver (1938-1988) es uno de los cuentistas estadounidenses más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Aclamado por la crítica por sus relatos minimalistas, fue conocido como el padre del “realismo sucio”, pues sus relatos estaban plagados de personajes clase media, corrientes, muchas veces alcohólicos, que se veían envueltos en situaciones terribles que enfrentaban por medio del mutismo.

En 1998, diez años después de su muerte, se levantó una polémica sobre el verdadero estilo de escritura de Carver pues se comenzó a especular que era en realidad su editor, Gordon Lish, quien le imprimía ese estilo minimalista a sus cuentos al suprimir adjetivos y frases enteras. Ahora, 22 años después de la muerte del escritor, Anagrama publica Principiantes, la versión original, sin cortes ni edición del libro De qué hablamos cuando hablamos de amor de 1981.

Según Carol Sklenicka, escritora de la biografía Raymond Carver. A Writer’s Life, que recientemente se publicó en inglés, la complicada relación de Carver y Lish comenzó en 1972 cuando Lish decidió cambiar el título original del cuento “Are These Actual Miles?” por “What Is It?”. Carver aceptó este cambio pensando que “publicar en una revista importante valía la pena la concesión”, lo que no sabía era que años después, cuando le entregó a Lish un manuscrito titulado Tanta agua tan cerca de casa, el editor haría significativos cambios estructurales que darían paso a la versión final de De qué hablamos cuando hablamos de amor y que jamás fue revisada por el escritor.

Al comparar De qué hablamos... con Principiantes, los cambios saltan a la vista. La versión original de Carver es más larga, su prosa es más densa y los títulos de los cuentos son completamente distintos. Eso sin mencionar los finales en donde, según Stephen King, novelista y crítico de libros de The New York Times: “Se hace evidente que las versiones de Lish son más mezquinas, más toscas y desmerecen a los personajes”.

Para explicar un poco más estas diferencias, King se tomó el trabajo de contrastar los cuentos “Después de los tejanos” (editado por Lish, publicado en De que hablamos...) y “Si ello te place” (original de Carver, publicado en Principiantes): “En "Si ello te place", James y Edith Packer, una pareja mayor, llega al bingo local y descubre que sus lugares habituales están ocupados por una joven pareja hippie. Peor aún, James observa que el hombre hace trampa (por más que no gana, su novia lo hace). En el transcurso de la tarde, Edith le susurra a su esposo que está "manchando". Más tarde, ya en la casa, le dice que la hemorragia es seria y que tendrá que consultar a un médico al día siguiente. En la cama, James se esfuerza por rezar (una herramienta de supervivencia que tanto James como su creador adquirieron en las reuniones diarias de A.A.), al principio de forma vacilante, luego "empezando a articular palabras en voz alta y rezando con fervor. (...) Rezaba por Edith, para que estuviera bien". Las plegarias no lo alivian hasta que agrega a la pareja hippie en sus meditaciones y hace a un lado los sentimientos negativos anteriores. El cuento termina con una nota de esperanza ganada con esfuerzo: "Si ello te place, dijo en las nuevas oraciones para todos, los vivos y los muertos." En la versión editada por Lish no hay oraciones y, por lo tanto, tampoco revelación; tan sólo un marido preocupado y resentido que quiere decirles a los hippies irritantes lo que pasa "después de los tejanos", después de los juegos. Es una completa reescritura, y es un engaño”.

Sin embargo, otros críticos y conocedores de la obra del escritor norteamericanos no son tan duros con Lish. Para Jesús Zulaika, el traductor al español de Principiantes, “Los nuevos relatos de Carver son tiernos y válidos en sí mismos. Hay gente en todo el planeta que le adora pero los de antes te dejaban sobrecogido y los de ahora son buenos. (...) Es verdad, ni le sobra ni le falta nada, pero en otras historias creo que me quedo con el trabajo editado”.

Parece que con la publicación de Principiantes  el mundo comenzará a conocer la verdadera prosa de Carver, menos tosca y muchísimo más sentida. Una escritura que se aleja del frío minimalismo y que se acerca más a un despliegue de emotividad muy humana. Falta esperar a ver si los fanáticos del Carver editado leerán con igual fervor el Carver sin cortes ni ediciones.

 

 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.