Luis Fernando Afanador.

8 consejos para escribir buenas historias

Continuamos con nuestra serie de consejos de escritores. Esta semana damos a conocer las recomendaciones del crítico literario y poeta Luis Fernando Afanador.

2012/09/25

Por Luis Fernando Afanador.

Decálogo incompleto

1. “Te regalo esa historia”, le suelen decir a los escritores. Hay historias muy buenas que sin embargo no son para uno. ¿Cómo reconocer la historia o el poema que debemos escribir? Cuando sigue golpeando a la puerta después de un largo y prolongado rechazo.

2. Lo más difícil es la primera frase. En la primera frase está el tono, el ritmo y el aliento de un escrito.

3. Un texto se escribe frase a frase. ¿Cómo no decaer? ¿Qué hacer para no perder el entusiasmo? Concentrándose  únicamente en la frase que viene. Si fuimos capaces de escribir la primera, seremos capaces de llegar hasta la última. Escribir es como subir o bajar una pirámide: sentimos vértigo si miramos más allá del siguiente escalón.

4. Una vez que la escritura toma vuelo, debemos creer que nos dirigimos a un lugar preciso. Aunque este resulte sorprendentemente distinto.

5. Escribir se parece mucho a la navegación en vela. Dependemos del viento y podemos entrar en un mar de los sargazos. Cuando esto ocurre no hay nada que hacer. No hay que forzar el entusiasmo. Mañana será otro día.

6. Se escribe paso a paso y vislumbrando un final. Eso quiere decir que el camino es variable, con múltiples opciones y atajos. ¿Con qué criterio escoger cada alternativa? Creyendo que hay un lugar preciso al que nos dirigimos. Aunque no sea verdad.

7. Las historias, los poemas, tienen una forma única en que deben ser escritas.  Nadie la conoce, cada escritor tiene que descubrirla. Miguel Ángel tenía razón.

8. El que escribe pierde la perspectiva. Ningún escritor sabe exactamente qué fue lo que escribió. Felizmente eso lo deciden otros. ¿Cuándo detenerse? Cuando uno cree que no puede ganar más. O se encuentra arruinado. Igual que un jugador de Black Jack.

9. Quería hacer un decálogo personal de mi escritura pero solo pude llegar hasta ocho. Es la prueba de que no he aprendido a escribir y por lo tanto no tengo nada que enseñar.                                                               

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.