Libros impresos vs. libros electrónicos.

2 cosas que no sabe sobre los libros electrónicos

La lectura digital tiene muchas ventajas, sin embargo, se han empezado a conocer algunas características de esta tecnología que van en detrimento de la calidad literaria y que no son beneficiosas para el lector.

2012/07/16

Por Revistaarcadia.com.

Se suelen oír maravillas acerca de los libros digitales. Son livianos y fáciles de llevar, dan la posibilidad de consultar diccionarios con solo hacer clic y guardan cientos de textos que siempre se pueden tener a la mano. Sin embargo, se ha descubierto que algunas características de esta tecnología podrían ir en detrimento de la calidad literaria de los libros que se publiquen en un futuro, y se ha empezado a comprobar que la lectura en papel es más beneficiosa para los lectores.

Según un artículo reciente del Wall Street Journal, los libros electrónicos lo saben todo. Saben cuánto se demora una persona en terminar un libro, en qué capítulo se detuvo, cuántas páginas se alcanzan a pasar en una hora y cuáles son los párrafos que se subrayan. Esta información se ha vuelto muy importante para los editores, pues de esta forma pueden conocer en detalle el perfil de los lectores y planear estrategias para seducirlo.

Antes de que llegaran los libros digitales, las editoriales solo podían medir el éxito de un libro a partir del número de copias vendidas, pero ahora tienen muchas más herramientas para saber qué tanto le ha gustado una obra a un lector y qué es específicamente lo que está buscando. “Si el 90% de los lectores dejan de leer después del quinto capítulo, el editor y el autor tienen una idea muy clara de la forma en que el libro ha sido recibido”, explica Todd Humphrey, ejecutivo del portal de libros electrónicos Kobo.

Según los datos recopilados por portales como Amazon y Apple, libros como Los juegos del hambre o Cincuenta sombras de Grey generalmente son leídos rápidamente y, al terminar, el lector pasa de inmediato al siguiente libro de la trilogía. Por el contrario, hay otras obras que el lector lee por 15 o 20 minutos y luego las abandona, estos textos suelen ser de no ficción. Dentro de esta información se ha encontrado que la frase más subrayada  en la historia de los libros electrónicos ha sido “Porque algunas veces las cosas le pasan a la gente cuando no está preparada para enfrentarlas”, de Los juegos del hambre.

Según Humphrey, Kobo está empezando conversaciones con las editoriales para compartir esta información. “La idea es asesorar a nuestros colegas para que, por ejemplo, conozcan en qué capítulo de qué libro los lectores están abandonando la lectura”, explica.

Aunque los editores están felices, los escritores no están convencidos de que estas mediciones sean tan beneficiosas. El autor inglés Melvin Burgess asegura: “Me causa fascinación la idea de saber cómo lee la gente mis libros, quién los lee y cuándo. Pero hay un peligro en el asunto: empezar a responder siempre a lo que quieren los lectores”.

Si los autores solo escribieran lo que los lectores piden, las librerías estarían repletas de best sellers. Obras al estilo de “Los juegos del hambre” se venderían por montones, y Tolstoi y Kafka se quedarían en los estantes. Se sacrificaría la calidad literaria por las necesidades del mercado, luego de un proceso en el que la privacidad del lector sería invadida para sacar cifras y determinar qué es lo que busca en un libro.


Las ventajas del papel

Quienes han desarrollado aparatos como el Kindle aseguran que su pantalla está creada con herramientas de última tecnología y que, por lo tanto, leer en un libro electrónico es tanto o más cómodo que leer en papel. Sin embargo, los últimos estudios sobre el tema han revelado que existen diferencias y que leer en el papel puede resultar más beneficioso para los lectores.

Kate Garland, académica de la Universidad de Leicester en Inglaterra, es una de las pocas científicas que ha trabajado el tema y ha descubierto lo siguiente: al bombardear a las personas con información desconocida a través de libros electrónicos, les cuesta más trabajo memorizar lo que leen, así que deben repetir la lectura una y otra vez. Es decir, es más difícil retener información cuando se leen libros digitales.

Adicionalmente, se comprobó que aquellas personas que leen en papel no solo recuerdan lo que leen, sino que realmente lo comprenden. Contrario a lo que ocurre con los lectores de libros digitales, que requieren varias repeticiones para llegar al grado de aprendizaje de los otros.

Según los estudios, entre más pequeña es la pantalla, es más difícil memorizar los contenidos, así que lo menos conveniente es leer en celulares. Además, se ha comprobado que la gente lee con más lentitud en los dispositivos electrónicos que en los libros impresos.

A partir de estos estudios, se ha empezado a creer que la gente debería recurrir a los libros físicos cuando se vayan a analizar ideas y conceptos complejos que sea necesario integrar con profundidad en la memoria.


Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación