El novelista y poeta holandés Cees Nooteboom en el Festival Internacional de Poesía de Medellín. Foto: Luis Eduardo Noriega

El holandés Nooteboom enlaza amor y muerte en "Los zorros vienen de noche"

Las historias de amor y de muerte son el eje de "Los zorros vienen de noche", un volumen de narraciones del novelista y poeta holandés Cees Nooteboom cuya primera edición en español se presentará en septiembre en Buenos Aires. Entrevista con el autor holandés desde el Festival de Poesía de Medellín.

2011/07/08

Por Ovidio Castro Medina

"El tema suena muy triste, pero... cuenta historias sobre la muerte, sobre amigos que desaparecen, sobre mujeres de tu vida", dice el escritor en una entrevista con Efe en Medellín, donde asiste al Festival Internacional de Poesía de esta ciudad colombiana.

El autor de "La historia siguiente" (1992), con la que obtuvo el Premio Europeo Aristeon de Literatura 1993 y el XIII Premio Grinzane Cavour, aclara que su nuevo libro no es una novela y que las narraciones que lo conforman tienen nexos que permiten leerlas "sueltas o en grupo".

En un perfecto español, que aprendió "en la calle, leyendo periódicos y viendo la televisión", este escritor nacido en La Haya en 1933 confiesa que uno de los relatos que más le gusta versa sobre los amores frustrados de un crítico literario y una joven y hermosa americana que tras un romance toman rumbos diferentes.

Pasados 30 años, la pareja vuelve a encontrarse, rememora viejos tiempos, se separa de nuevo y ella muere no sin antes enviarle a él una serie de cartas que dejan ver los más intrincados lados de su alma.

"Parece un tema y un texto (el libro) triste, pero no lo es", remarca Nooteboom, declarado seguidor de la obra de varios nobel de Literatura, entre ellos el japonés Yasunari Kawabata, quien lo recibió en 1968.

Como acto previo a la presentación de "Los zorros vienen de noche" en Buenos Aires, el autor tiene programado para el 5 de septiembre un concierto de mezcla de literatura y música, por cuenta del compositor y musicólogo catalán Benet Casablancas.

El catalán ha hecho seis "glosas" en las que un soprano cantará textos de "El desvío a Santiago", libro de Nooteboom, quien anticipa que "luego vendrá más música, otra parte de la obra y más música, y así seis veces".

Al explicar las razones por las cuales títulos como "El día de todas las almas" y "Tumbas" sugieren cercanía con la muerte, el escritor señala que es una temática "no necesariamente triste".

Por ejemplo, recuerda que recopilando material para "Tumbas" se encontró con situaciones particulares, como lo comprobó en las visitas que hizo a las tumbas de poetas y escritores como Robert Louis Stevenson, Pablo Neruda, Jorge Luis Borges o Antonio Machado.

"En la tumba de Machado, en la frontera entre España y Francia, hay un pequeño buzón y todavía le llegan cartas", en la de Julio Cortazar "hay licores finos" y en la de Oscar Wilde "frascos de perfume", precisa el autor.

Y agrega: "los cementerios son novelas, hay vida. En las grandes ciudades en las que la gente vive frenéticamente, se entra a un cementerio y se siente tranquilidad, se puede recuperar el aliento, reposar y seguir".

El autor de "¡Mokusei!", "El Buda tras la empalizada", "Hotel nómada" y "Perdido el paraíso" explica que de sus viajes siempre "le queda algo" y que ahora prepara un libro de gran formato sobre los peregrinajes a los 33 principales templos de Japón.

Allí se siente "como en casa", afirma el holandés, que ha estado doce veces en el país asiático y dice tener suficiente material para el título, aunque bromea que "no es tan fácil subir los 888 escalones que tienen algunos templos".

Para este viajero empedernido, los países que visita se convierten en generadores de ideas que luego plasma en jugosos escritos, alimentadas con una variedad de datos históricos que las sustentan sin importar que su escenario sea Australia, Japón, Bolivia, Alemania o España, donde tiene una casa desde hace casi medio siglo y en la que pasa parte del año.

El Festival Internacional de Poesía de Medellín, a cuya vigésimo primera versión asiste como invitado y que finaliza el próximo 9 de junio, ha sido para Nooteboom ocasión para encontrar "trabajos verdaderamente notables y que no conocía".

Igualmente para charlar con escritores colombianos, como Héctor Abad Faciolince, quien le obsequió varios libros, que llevará consigo junto a otros de la novelista Laura Restrepo, dice el holandés, y apunta que ha leído buena parte de la obra del nobel Gabriel García Márquez, así como títulos de Álvaro Mutis y de Pedro Gómez, embajador de Colombia en los Países Bajos. EFE

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.