Nicanor Vélez murió a los 52 años en Barcelona.

En memoria de Nicanor Vélez

Hace unos días murió este editor y poeta colombiano que dedicó su vida a las letras. Pulcro y riguroso, escribió tres libros y dirigió la colección de poesía de la editorial Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, en Barcelona. Recordamos su historia y compartimos algunos de sus versos.

2012/01/03

Por Revistaarcadia.com

“Nicanor Vélez es el poeta que todos llevamos dentro –escribió recientemente el crítico literario Julio Ortega–. Alguien que escribe sin prisa, de paso, y brevemente. No escribe poesía, escribe poemas. Escribe porque escribe, a favor de una pausa del lenguaje, conversando con los poetas que admira y frecuenta. Porque sabe muy bien lo que es la gran poesía, a cuya devoción, ahora que lo piensa, le ha dedicado la vida. Es el amigo más íntimo de la poesía”.

Como Octavio Paz, Nicanor Vélez no concebía una sociedad sin poesía. Por esta razón, los versos siempre lo acompañaron. Aunque escribió poemas desde la adolescencia, solo en 2002 publicó su primer libro: La memoria del tacto. Luego seguirían La luz que parpadea (2004) y La vida que respira (2011). Tal como lo aseguraba Ortega, creaba sin afán. “Nunca he tenido prisas por acabar un libro –explicó Vélez–. Soy muy lento para montar mis libros, esto explica que cada libro cubra, más o menos, diez años; pues estoy convencido de que en poesía la originalidad radica en el lenguaje, y a ello solo se llega con rigor y más rigor; sin olvidar que el rigor no está, en absoluto, reñido con el riesgo y la aventura. Como decía José Martí: ‘A la poesía, que es arte, no vale disculparla con que es patriótica o filosófica, sino que ha de resistir como el bronce y vibrar como la porcelana’".

Y es que tampoco le sobraban muchos minutos del día para dedicar a su obra. Desde 1997 fundó y dirigió la colección de poesía de la editorial Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores en Barcelona, cuyos libros llevaban un colofón encabezado por la siguiente frase: “Edición al cuidado de Nicanor Vélez”. Su conocimiento, su esmero y su delicadeza eran garantía para los lectores, quienes, gracias al editor, pudieron tener en sus manos las obras completas de Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, José Ángel Valente, Gérard de Nerval, Jaime Gil de Biedma, Federico García Lorca, Octavio Paz, Pablo Neruda y Rubén Darío.

Nicanor Vélez nació en Medellín en 1959 y partió para París en 1981. En Francia se graduó de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales. Desde finales de 1984 vivió en España, donde estudió Filología Española y obtuvo el diploma de Estudios avanzados en poética del verso y de la prosa.

Trabajó como editor desde 1989, siempre fue poeta y, eventualmente, dedicó tiempo al ensayo: escribió artículos sobre José Asunción Silva, Gonzalo Rojas, Juan Ramón Jiménez, Eduardo Milán y Giovanni Quessep, entre otros. El próximo año la editorial Siglo XXI recopilará, con prólogo de Jenaro Talens, sus ensayos y artículos.

Ahora damos paso a algunos de sus versos.

“Tus párpados se mueven y la vida
respira.
Algo de transparencia se consume.
El mundo
se refleja en tu piel
cuando el dolor es una herida,
por aquellos que azuzan
la avidez, la desidia y la ambición,
y olvidan ese cuerpo
otro.
Y es ahí, bajo el filtro
de toda transparencia,
donde se ve en el rostro ese dolor
de humana hembra.
A sí misma se crea la mujer
para engendrar al otro.”

(La vida que respira)

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.