Miguel Hernández y su esposa Josefina.
  • Documento de reparación de Ministerio de Justicia español.
  • Documento de reparación de Ministerio de Justicia español.
  • Documento de reparación de Ministerio de Justicia español.

España repara la memoria del poeta Miguel Hernández

Después de 70 años el gobierno español reconoció que era injusta la condena del franquismo al poeta, que fue recluído en prisión con pena de muerte.

2010/03/26

En un acto corto y austero, el Ministerio de Justicia español declaró hoy oficialmente la reparación y el reconocimiento personal al poeta español Miguel Hernández. Nacido en Horihuela en 1910, Hernández –llamado el gran epígono de la Generación del 27– fue condenado a muerte en 1940 por sus antecedentes izquierdistas y por la publicación de poesía y textos a los que el Franquismo, en ese entonces imperante en España, calificó de propaganda revolucionaria. La sentencia se conmutó por la reclusión y dos años después, con apenas 32, el poeta de poetas murió en una prisión de Alicante a causa de la tuberculosis y la fiebre tifoidea.

En la declaración, el gobierno español destaca que Hernández fue un “defensor de la libertad y de los valores democráticos en momentos dolorosos de nuestra historia” y agrega que “ingresó injustamente en prisión el 4 de mayo de 1939 y fue condenado a muerte en virtud de una sentencia dictada, sin las debidas garantías por el ilegítimo Consejo de Guerra”. El documento, que concede el gobierno español a quienes padecieron violencia y persecución durante la Guerra Civil y la Dictadura, fue recibido con una ovación por parte del público de la Universidad de Alicante, ciudad que este año celebra el centenario del nacimiento de Hernández. 

A la presentación asistieron la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández, los ministros de Justicia y la de Cultura y familiares del poeta. Lucía Izquierdo, su nuera y heredera legal, enfatizó en la necesidad de anular la sentencia de muerte que a 60 años de haberse expedido, continúa vigente. “Que se anule la injusta condena a muerte que está vigente, y pesa como una losa”, solicitó Izquierdo. Por su parte, la vicepresidenta Fernández destacó a Hernández como “un genio artístico que supo levantarse contra generaciones de prejuicios”. Y no es para menos, pues de él provienen poemas tan hondos como Vientos del pueblo me llevan, Nanas de la cebolla y Canción del esposo soldado.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.