Foto: Efe

Carmen Balcells, la 'Mamá Grande' del "boom"

La española que hizo todo lo posible para que los escritores de esa generación pudieran dedicarse a su oficio falleció en la mañana del 21 de septiembre en su hogar en Barcelona.

2015/09/21

Por EFE

Carmen Balcells, figura clave del conocido como "boom latinoamericano" y representante de algunos de los más importantes escritores en lengua española, como Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa, murió hoy a los 85 años y recibirá sepultura en la más estricta intimidad.

Según señalaron a Efe fuentes de su familia, Balcells falleció en la mañana del 21 de septiembre "repentinamente" en su domicilio de Barcelona y, aunque quieren que el entierro sea en la intimidad, también anunciaron que próximamente se celebrará un acto de homenaje en su memoria.

Vea también la entrevista a Xavi Ayén, quizá una de las personas que estuvo más cerca a hacer una biografía de Balcells.

Balcells (Santa Fe de Dalt, Lérida), representó a más de 300 escritores de habla hispana y portuguesa, entre ellos a los máximos exponentes del "boom" latinoamericano, como García Márquez, Vargas Llosa, Carlos Fuentes o José Donoso, además de a Pablo Neruda, Julio Cortázar, Vicente Aleixandre, Miguel Ángel Asturias o Camilo José Cela.

Una de sus últimas apariciones públicas tuvo lugar el pasado 16 de marzo en el gótico Salón de Ciento del Ayuntamiento de Barcelona para asistir a la entrega de la Medalla de Oro de la Ciudad a título póstumo a García Márquez, el primer gran éxito de la carrera de Balcells como agente.

Rodrigo Fresán entrevistó en exclusiva a Carmen Balcells en 2012.

Tras él llegaron muchos otros, cuyos intereses fueron defendidos duramente por la agente, que logró cambiar el tipo de contratos de los escritores con los editores y establecer límites geográficos y de tiempo.

Un trabajo que le ganó el apelativo de "superagente" o de la "Mamá grande del boom", por un afán proteccionista que hoy ha sido reconocido por todos.

"El invento de la palabra boom no fue para constituir una fraternidad de amigos, para relacionarse afablemente e irse de excursión al campo con las familias. No, no, no... Aquello era un lobby, algo que tiene que ver con el poder literario. Con vender, ¿comprende? Vender", decía Balcells a Xavi Ayén para el libro Aquellos años del boom.

"Y, tantas décadas después, aún funciona el invento. Venden millones de ejemplares", afirmaba orgullosa.

Cuando García Márquez falleció el pasado año, Balcells dijo que ese día nacía "una nueva religión: el Gabismo". Como el nobel colombiano, Vargas Llosa, Carlos Fuentes, José Donoso y tantos otros, formaron parte de los representados de la agente, pero también de su vida, a veces incluso a su pesar.

"No siento amor maternal por ellos. Tengo relaciones excelentes con la mayoría y los ayudo y cuido de sus intereses, de su carrera e incluso a veces de sus fantasías, pero siempre teniendo claro que esto es un trabajo".

Fue el empuje de Balcells y el empeño editorial de Carlos Barral lo que atrajo a muchos de aquellos escritores sudamericanos hasta Barcelona y lo que hizo posible el nacimiento y la extensión de ese movimiento especial y único.

Y en el que Balcells tuvo un papel esencial como agente, el de cambiar unas reglas que dejaban indefenso al escritor.

"Creé por primera vez dos elementos nuevos en los contratos: límites geográficos y de tiempo. Antes, las novelas se vendían a un editor para toda la vida y en todo el mundo. Fue un hallazgo que me dio gran seguridad, hoy es el procedimiento habitual en todo el mundo. (...) Con el sistema anterior, Neruda habría cobrado una sola vez por cada uno de sus libros".

Reacciones de quienes la conocieron

Fue una "mujer maravillosa, maga de las letras, nos defendió a los autores como nadie antes. GRACIAS por todo, genia", dijo la escritora española Rosa Montero en su Twitter.

Desde la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara (México), destacaron su "presencia fundamental en la literatura del siglo XX y pilar de las letras latinoamericanas".

"Carmen fue una agente sin cuya participación no habríamos conocido mucho de lo que hoy se lee en América Latina, España y Portugal", afirmó el presidente de la FIL, Raúl Padilla López.

La escritora cubana Wendy Guerra, casi una hija adoptiva para García Márquez, dijo en su cuenta de la red social Twitter: "Ha muerto mi abuela Carmen Balcells. Ha muerto la dama de la literatura. Hoy Mamá Grande acompañará a Gabo".

Mientras que el editor de Anagrama, Jorge Herralde, que conocía a Balcells desde hacía casi cincuenta años, confesó a Efe que la noticia de su muerte fue "muy inesperada" porque "hasta el último momento ha estado en pie de guerra y nunca mejor dicho, con las múltiples conversaciones sobre las asociaciones o ventas de su agencia literaria".

Aunque Vargas Llosa, que la visitó hace tres días, tuvo "el siniestro presentimiento" de que era la "última vez" que estaba con ella.

"Su físico estaba realmente en ruinas y era imposible no preguntarse cuánto tiempo más esa ruina física seguiría sosteniendo a esa maravillosa cabeza y esa energía indómita", escribió el Nobel en la edición digital de El País.

Muy diferente a la impresión que tuvo Eduardo Mendoza, que comió con ella hace solo unas semanas.

"Había preparado, como de costumbre, un banquete descomunal para mí y un plato minúsculo y apenas nutritivo para ella. Como de costumbre, se comió su ración y la mitad de la mía", relataba Mendoza, que afirmó que la agente literaria había construido "algo equivalente al Imperio Romano".

Un imperio que estuvo a punto  de ser aún mayor si hubiesen fructificado las negociaciones para unir su agencia con la del único agente que le daba la replica en el mundo anglosajón, Andrew Wylie, para crear una "superagencia" que cuidara de los intereses de miles de autores, 13 de ellos premios nobel.

Ocurrió en mayo de 2014 y fue su gran, última y fallida "jugada", algo que sorprendió en el sector y fuera de él, porque era la alianza de dos rivales, condenados a entenderse para responder a sus nuevos enemigos, los nacidos de la revolución digital, como Amazon o Google, una unión que finalmente no se llevó a cabo.

También salió de la agencia a quien Balcells había designado como su sucesor, el joven gestor cultural Guillem d'Efak, por lo que el futuro de su imperio se queda en el aire.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación